Home / 9 Provincias / Antonio Horcajo Matesanz, Hijo Predilecto de la ciudad de Segovia

Antonio Horcajo Matesanz, Hijo Predilecto de la ciudad de Segovia

En un acto celebrado en el antiguo Salón de Plenos del Ayuntamiento, acompañado de numerosos familiares, amigos y miembros de la Corporación, ha recibido de manos del Alcalde el titulo de Hijo Predilecto estampado en un artístico pergamino “como muestra de gratitud y afecto del pueblo segoviano, por su entrega al servicio, defensa y crecimiento de nuestra ciudad, desde el año 1948 dedicando los últimos veinte años a presidir el Centro Segoviano de Madrid”.

En la sesión del Pleno de la Corporación Municipal celebrada el pasado día 30 de septiembre, adoptó, entre otros, el acuerdo de otorgar a Don Antonio Horcajo Matesanz el título de Hijo Predilecto de la Ciudad de Segovia.

Esta mañana, en un acto celebrado en el antiguo Salón de Plenos del Ayuntamiento, acompañado de numerosos familiares, amigos y miembros de la Corporación, Antonio Horcajo Matesanz ha recibido de manos del Alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes, el titulo de Hijo Predilecto estampado en un artístico pergamino “como muestra de gratitud y afecto del pueblo segoviano, por su entrega al servicio, defensa y crecimiento de nuestra ciudad, desde el año 1948 dedicando los últimos veinte años a presidir el Centro Segoviano de Madrid”.

Antonio Horcajo Matesanz nació en Segovia el 14 de febrero de 1931. Cursa los estudios de Ciencias Políticas y Económicas en la Universidad de Madrid. Es Diplomado de Alta Dirección de Empresas, por la Escuela de Organización Industrial, siendo actualmente el único superviviente de la famosa primera promoción. Perteneció, por oposición, al Cuerpo Superior de Técnicos de la Administración del Estado, donde alcanzó el máximo nivel. Ha sido profesor de Economía Financiera en la Universidad de Verano de Jaca.

Como Vicesecretario de Ordenación Económica de la provincia de Segovia fue el creador de los Polígonos Industriales de Segovia, así como de los Consejos Económicos Comarcales que marcaron una pauta de desarrollo de la provincia. Trasladado a Madrid ocupó los cargos de primer Director de la Oficina Nacional de Crédito a las pequeñas y medianas empresas, que él puso en marcha con evidente beneficio para la economía segoviana, hasta entonces fuera de ese tipo de financiación. Luego fue designado, sucesivamente, Director de Acción Exterior Empresarial y Director de Promoción de Comercio Exterior.

Como miembro de la Corporación Madrileña dio muestras de su segovianía al conseguir llevar al callejero de la Capital del Estado a cuatro segovianos ilustres: el Doctor Andrés Laguna, el Doctor don Teófilo Hernando, el también doctor don Antonio García Tapia y el Marqués de Lozoya, para quien también logró la Medalla de Oro de la Villa. A los cinco años de la muerte de don Aniceto Marinas, logró mediante una campaña de prensa, el año 1958, una calle con el nombre del escultor segoviano.

Fundador de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de la que fue miembro de la Junta Directiva durante 12 años y Vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales con el encargo de abrir las relaciones exteriores empresariales en la España democrática. Ha participado en los Congresos Internacionales de Crédito Agrario en Túnez, el Mundial de la Energía en Moscú, el de Financiación de Empresas en Tokio y ha participado, como miembro titular, en las reuniones del Comité Interamericano de Comercio y Producción en Buenos Aires, San Carlos de Bariloche y Río de Janeiro. Perteneció al Grupo de expertos de la OCDE en materia de Mercado de Capitales y Movimientos Financieros y fue miembro de la Misión Conjunta del Banco Mundial y de la FAO, en Roma.

En el ámbito local ha sido un destacado luchador por el segovianísmo: Premio del Ayuntamiento de Segovia por su trabajo: “Posibilidades para un futuro mejor del Comercio y la Industria de Segovia”. Tiene el Premio del Día de la Provincia, en sus diferentes convocatorias, con trabajos referidos a Cuellar: “Estructura Económico-Social de Cuellar y su futuro económico”. Sobre Riaza: “Porvenir Económico de la Comarca riazana” y de la Comarca de Pedraza: “Estudio de la Comarca de Pedraza y análisis de las posibilidades de agrupación para los municipios que forman esta Comunidad”.

Fue un impulsor de la industrialización segoviana, dimensionada a nuestras posibilidades y respetando la convivencia con otras parcelas vitales para Segovia, como son el Patrimonio Cultural y la actividad turística. Fundó la Asociación de Empresas del Polígono de Hontoria el día 30 de diciembre de 1986, absolutamente necesaria para impulsar la puesta en marcha del Polígono en absoluta connivencia con el Ayuntamiento de Segovia.

El 19 de abril de 1958 fue felicitado, según acuerdo unánime del Ayuntamiento de Segovia, “por el brillante y sugestivo artículo: “Segovia tiene duende”, del que es autor y que el diario madrileño El Alcázar publicó en su número del día 12 del corriente mes, en el que se cantan bellamente los encantos de la noche entre los monumentos y rincones de nuestra Capital, recogiendo al tiempo el esfuerzo realizado por el Ayuntamiento en punto a mejoras del alumbrado e iluminación, y al logro con ello de nuevas y evocadoras perspectivas”. Cientos de artículos ha escrito en esta misma línea de dar a conocer Segovia en su esplendor, sin que temblara la pluma cuando era precisa la crítica constructiva en pro de una Segovia, floreciente, respetada y amada.

De la trayectoria personal de Antonio Horcajo Matesanz bien puede decirse -y es suficientemente conocido por todos- que a lo largo de su vida, desde que en 1948 publicó su primer artículo, hasta hoy, Segovia ha sido el motivo permanente de sus libros, conferencias, artículos… que denotan una total entrega al servicio de ella, como profundo conocedor de sus historia, de la trayectoria vital de sus hijos y de un concepto de futuro, en cada época, que le ha llevado a defenderla por encima de cualquier otra razón o conveniencia, primando siempre la defensa, el mejor conocimiento de la Ciudad y el empuje para su crecimiento ordenado.

Entre sus obras escritas -se hace ahora omisión de las de tipo profesional o económico y otras materias ajenas a Segovia, aunque algunas de ellas han sido solicitadas por universidades extranjeras, como Jhon Hopkins, Uppsala, o Burdeos- debemos destacar: “Segovia Viva”, libro de juventud editado en 1955; “Andrés Laguna a la luz de su Discurso de Europa”, preparatorio del Centenario del sabio segoviano; otro libro, de tema segoviano, es “Marcelo, un hombre bueno”, donde recoge el final de una época de la provincia de Segovia, declarado como fundamental para la historia de Madrid es su “Biografía del Distrito de Retiro”, que sería presentado en el Ayuntamiento por el Alcalde Ruiz Gallardón y por el que lo fuera, Álvarez del Manzano, autor del prólogo.

En cuanto a la expresión oral, aparte de las conferencias, ha sido solicitado por diferentes municipios de Segovia y por barrios de la ciudad, para, por uno u otro motivo, hablar como pregonero o simple disertador de su intra historia: San Millán (1993), San Marcos (2004) Santa Eulalia, Sepúlveda, Riaza, Navas de Riofrío, Valseca, Valverde del Majano, Juarros de Riomoros, Cascajares, o pregonero de las fiestas de esta capital.

Si por algo sobresale en su trayectoria personal ha sido por su total entrega a Segovia y los segovianos. Profundo conocedor de su Historia, se ha manifestado siempre como uno de sus impulsores más claros y desinteresados en los últimos veinte años en que ha ocupado la presidencia del Centro Segoviano de Madrid, institución que ha revitalizado buscando un afianzamiento de lo segoviano, no solo en la Capital del Reino, sino en ese amplio concepto, que él ha conseguido sea comprensible, y coherente, para todos y que define como La Segovia Ausente.

Quien conoce su comportamiento, y puede decirse que ha calado en toda la sociedad segoviana, sabe que Segovia es el eje vertebrador de su actuación vital, muy por encima incluso de su propia trayectoria profesional. Ha servido a su Tierra con generosidad y para ello ha creado los instrumentos propios sin buscar nunca apoyos financieros o de otro tipo, que pudieran obstaculizar la independencia de su actuación. Segovia es tan consustancial con su naturaleza que en todos los ámbitos, y entre todas las gentes, siempre destaca y hace buena su naturaleza segoviana.

Solo como recordatorio algunos de esos instrumentos han sido:
– Segovia Ausente, que aglutina a todos los segovianos ausentes de su cuna, pero que pueden encontrar un punto de referencia común, donde sentirse acogidos aun cuando estén a miles de kilómetros de su lugar de nacimiento.
– Aula Marqués de Lozoya
– Los Premios Tierra de Segovia: sus hijos y sus obras: creados -hace 19 años-
– Memorial de Manuel González Herrero
– Medalla de la Concordia de Segovia: Con motivo del Centenario de Isabel la Católica y como homenaje a la Ciudad de Segovia que la proclamó, se fundió en bronce una gran medalla conmemorativa de la que se quiere resaltar la concordia de Segovia.
– Monumento en Segovia en recuerdo del Marqués de Lozoya.

Discurso de Pedro Arahuetes en el nombramiento de Hijo Predilecto a Antonio Horcajo Matesanz:
Quiero, en primer lugar, como Alcalde de Segovia, dar la enhorabuena a Antonio Horcajo Matesanz, por ser nombrado Hijo Predilecto de la Ciudad de Segovia.

Como hemos tenido ocasión de escuchar, según el Reglamento de Protocolo, Honores, Distinciones y Ceremonial del Ayuntamiento de Segovia, la distinción de “Hijo Predilecto de la Ciudad” se concede a aquellos segovianos de nacimiento cuyos méritos así lo aconsejen.

Y éste, sin duda alguna, es uno de esos casos.

Sería imprudente, por mi parte, tratar de glosar íntegramente la trayectoria profesional de Antonio Horcajo pues ha desarrollado una vasta actividad en el ámbito económico y empresarial, no sólo en nuestra provincia, sino a nivel nacional e internacional en los diferentes puestos de responsabilidad que ha desempeñado.

Sin embargo, también es de justicia recordar, aunque sea someramente, algunos de sus logros ya que puedo afirmar, sin sonrojo alguno, que la reciente historia de Segovia ha sido moldeada por las inquietas manos de nuestro querido amigo.

Como Vicesecretario de Ordenación Económica de la provincia de Segovia fue el creador de los Polígonos Industriales de Segovia, fundando en 1986 la Asociación de Empresas del Polígono de Hontoria, así como de los Consejos Económicos Comarcales que marcaron una pauta de desarrollo de la provincia.

Asimismo, fue uno de los fundadores de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de la que fue miembro de la Junta Directiva durante 12 años y Vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales con el encargo de abrir las relaciones exteriores empresariales en la España democrática.

Y como miembro de la Corporación Madrileña, además de ser pionero en la recuperación de espacios verdes, dió muestras de su segovianismo al conseguir llevar a su callejero a varios segovianos ilustres: a los Doctores Andrés Laguna, Teófilo Hernando y Antonio García Tapia; y al Marqués de Lozoya, para quien también promovió la Medalla de Oro de la Villa. Y tras dejar de ser concejal de la capital, y a los cinco años de la muerte de Aniceto Marinas, logró que se le concediera una calle al escultor segoviano.

Estas y otras razones engrandecen la figura de Antonio Horcajo, pero si algo debemos destacar de nuestro querido amigo, motivo que aquí nos reúne, es su incesante trabajo de estudio y divulgación de la historia de nuestra tierra (una grata tarea que ha venido manteniendo desde su juventud), reconocida al formar parte de la Real Academia de Arte e Historia de San Quirce.

Gran estudioso y divulgador de dos figuras señeras en la Historia de Segovia, como son el médico, físico e investigador Andrés Laguna y el escultor Aniceto Marinas, Antonio Horcajo es, además de un gran humanista, un destacado luchador por el segovianismo.

Desde 1948, fecha en que publicó su primer artículo, hasta la actualidad, cuando es habitual leerle en la prensa local, Segovia ha sido el motivo permanente de sus libros, conferencias, artículos… que denotan una total entrega al servicio de ella, como profundo conocedor de su historia, de la trayectoria vital de sus hijos y de un concepto de futuro, en cada época, que le ha llevado a defenderla por encima de cualquier otra razón o conveniencia, primando siempre la defensa, el mejor conocimiento de la Ciudad y el empuje para su crecimiento ordenado.

Pregonero en barrios y pueblos de su querida Segovia, Cronista oficial de Riaza y presidente durante los últimos 20 años del Centro Segoviano de Madrid… Si por algo sobresale en su trayectoria personal ha sido por su total entrega y servicio a Segovia y los segovianos.

Entre sus obras escritas, de carácter no profesional, les invito a leer “Segovia Viva. Escenas, tipos y paisajes”, libro de juventud editado en 1955; “Andrés Laguna a la luz de su Discurso de Europa”, preparatorio del Centenario del sabio segoviano; y “Marcelo, un hombre bueno”, un himno enfervorizado a la Castilla rural que desgajó la emigración.

Estimados amigos, será difícil encontrar a alguien que ame tanto a Segovia, y lo demuestre, como Antonio Horcajo. Como alcalde, pero sobre todo como segovianista, me siento orgulloso de que de vez en cuando, de nuestra tierra florezca un personaje que nos haga sentirnos orgullos de nuestros congéneres.

De una calidad humana extraordinaria, nuestro querido amigo Antonio Horcajo nos ha ayudado, y lo sigue haciendo, a conocer mejor nuestra historia, entendernos y valorarnos, haciendo gala de su amor a Segovia por encima de todo.

Estimados amigos, hoy asistimos a otro pequeño paso de la intrahistoria de nuestra ciudad, del reconocimiento de todos los segovianos a uno de sus vecinos, de una ciudad que hace “Hijo predilecto” a uno de sus prohombres.

Sirva de ejemplo de la importancia de este hecho que en los más de treinta años que llevamos de democracia sólo se ha entregado esta distinción a otras tres personas: Pedro Delgado, en 1994; Tomás Urrialde, en 2006, y Teresa Aragoneses, en 2009.

Y lo hacemos en esta sala, que fue Salón de Plenos de la Casa Consistorial hasta hace dos décadas, abrazado no sólo por la Corporación municipal y los principales representantes de la sociedad segoviana, sino también por las pétreas miradas de los insignes Juan Bravo, Diego de Colmenares y tu admirado Andrés Laguna.

Para finalizar, sólo me queda felicitar en nombre de todos los segovianos a Antonio Horcajo Matesanz por este reconocimiento que ratifica lo que todos ya sabíamos, que Antonio es profeta en su tierra y en esa Segovia Ausente, ese concepto de pertenencia a un sentir, como es el segovianismo, a pesar de la distancia geográfica.

Pero todo este amor a su tierra conlleva unos sacrificios de los que seguramente puede dar buena cuenta su familia. Estoy convencido de que habrán sabido comprender la ausencia de su padre y esposo y, a través de esa comprensión, sentirse orgullosos de la bondad y generosidad de Antonio. Orgullosos de compartir hogar con un hombre entregado a su tierra, sacrificado para que su Segovia natal resurgiera de su propia historia y recuperara su esplendor tan estudiado y denostado a lo largo de los últimos siglos.

Orgullosos de que Antonio haya hecho de su amor a Segovia la senda de su biografía, entregando su vida a una noble y leal causa, haciendo de esta tierra su razón de ser.

En definitiva, su familia y todos los aquí presentes como representantes de la sociedad segoviana, estamos orgullosos de hacer oficial el sentir de un pueblo: que Antonio Horcajo Matesanz sea reconocido como “Hijo Predilecto de Segovia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann