Home / 9 Provincias / A Huebra: voluntad, convivencia y cuidado de un pueblo
a huebra

A Huebra: voluntad, convivencia y cuidado de un pueblo

En 2012, la Diputación de Palencia puso en marcha el Programa A Huebra para promover el voluntariado ambiental en la provincia y recuperar, mejorar y mantener los espacios comunes  de las localidades

Husillos. Abadía.2013
Algunas entidades locales, como San Felices de Castillería, Villamuriel, Monzón de Campos y Villalobón, entre otras, han recibido ayuda los tres años que lleva en marcha el Programa A Huebra

“Cuando la gente vivía en los pueblos y se necesitaba hacer un trabajo comunitario se convocaba una ‘a huebra’, entonces iba una persona de cada casa y hacían un camino, o desviaban el arroyo o todas estas cosas…, entonces en el tiempo que están en la ‘a huebra’ la gente está junta y hablan de sus cosas, ¿sabes que tengo el niño enfermo, o sabes…? o sea están mucho más unidos, están más unidos porque tienen más necesidad de ayuda y eso se ha perdido; ahora la gente ya no es así, fíjate en las ciudades sobre todo, en los vecinos de un mismo edificio, ahora ni se conocen”, estas eran las palabras de la reconocida fotógrafa palentina, Piedad Isla durante un documental, emitido en la entrega de premios de la segunda edición de los premios de fotografía que llevan su nombre. Ella también retrató la ‘a huebra’.

El denominado toque a huebra era un toque de campana que en los pueblos avisaba a los vecinos y vecinas de que era día de la huebra, o de ir a la hacendera o al plus…expresiones y vocablos que antaño describían ese día en el que todos los habitantes colaboraban de forma conjunta para llevar a cabo actuaciones en beneficio de todo un pueblo, dejando de lado aquello que de forma individual cada uno estuviese haciendo en ese momento. Entre las actuaciones comunes, cortar la leña, brozar el monte, apilar los troncos y las ramas, formando haces o gavillas, limpiar los pilones, adecentar las calles…, una fórmula en la que se unían todos para sacar adelante ‘algo’, que iba en beneficio de todo un pueblo pero con mucho menos esfuerzo. En los pueblos, ese día, lo individual se detenía y se ponía en marcha el trabajo conjunto, el trabajo colectivo.

Un ejemplo de ello, Olea de Boedo, donde prácticamente el 50 % de la pavimentación de sus calles se hicieron ‘a huebra’ y es que como dice el alcalde, Miguel Ángel Merino, “en los pueblos pequeños como éste, tenemos que plantearnos fórmulas para arreglar y hacer cosas nosotros mismos, como pueden ser las pavimentaciones de algunas calles y meter el agua”.

Con el paso de los años, esta tradición se ha ido perdiendo en los pueblos y las campanas ya no suenan como antes, para llamar a los vecinos a la ‘a huebra’, pero no por ello, las ganas de colaborar. Éstas no se han perdido, ni se perderán aunque pasen miles de años; al igual, que el interés de mantener lo mejor posible su lugar de vida, su pueblo, y recuperar aquellos lugares emblemáticos que lucirían de otra manera con unos simples retoques que hagan desaparecer el paso de los años. Por todos estos motivos y para que los habitantes de las zonas rurales no pierdan sus valores ambientales y culturales, la Diputación de Palencia puso en marcha en el 2012 el denominado Programa A Huebra, para poner así a disposición de los pueblos las herramientas necesarias para que los propios vecinos de esos pequeños pueblos puedan implicarse en la mejora de su entorno más inmediato. “Es un programa muy importante para los pueblos porque con una ayuda y la colaboración de los vecinos se pueden hacer cosas interesantes”, señaló el alcalde de Monzón de Campos, Mariano Martínez; cuyo ayuntamiento ha presentado proyectos los tres años del Programa y ha recibido ayuda de la Diputación. Para este 2014 “vamos a acondicionar los entornos de un pozo natural que hemos recuperado con apoyo del Programa A Huebra de 2013; esta zona es un espacio donde antiguamente iba a beber el ganado cuando iban al campo y queremos convertirlo en un espacio medioambiental del que poder disfrutar”, recordó el edil.

El 27 de junio de 2012, se publicó en el BOP la primera convocatoria de ayudas destinadas a la promoción del voluntariado ambiental en la provincia, en la recuperación de espacios de uso común. La partida inicial, 27.000 euros, pero que tras la amplia demanda, la Diputación aumentó, llegando a los 57.000 euros; y para el 2013, siendo consciente la Institución Provincial del interés mostrado por la provincia ante este Programa y sus objetivos, aumentó la partida hasta los 90.000 euros. En este 2014, se destinarán 120.000 euros y es que con el paso de los años el programa tiene mejor acogida en los municipios por lo que son cada vez más los que solicitan ayuda y se animan a participar en esta iniciativa.  Durante estos años, la Institución Provincial ha invertido para promover el voluntariado ambiental en la recuperación de espacios, más de 260.000 euros para la ejecución de 127 actuaciones en varias localidades de la provincia.

Con la llegada del buen tiempo en los pueblos, los engranajes de la ‘a huebra’ se ponen en marcha, porque hay que aprovechar la masiva afluencia de gente y las agradables temperaturas para ponerse a trabajar. Porque para una ‘a huebra’ no importa la edad, el sexo, la condición física y la procedencia….cada uno busca su tarea y cada uno contribuye a la tarea dentro de sus posibilidades. En estos tres años, y para el desarrollo de esas 127 actuaciones  han participado vecinos entre los 13 y los 90 años de edad, una mezcla de fortaleza y sabiduría, donde todos comparten una misma cualidad, la solidaridad, y un mismo objetivo, las ganas de trabajar de forma conjunta. Integrantes de una asociación de comerciantes, de una asociación cultural, de mujeres, de una asociación juvenil o de una de mayores…. En Villamuriel de Cerrato, por ejemplo, el primer año que se puso en marcha el programa, contaron con la ayuda de numerosos jóvenes del grupo Scout Avalon que replantaron especies autóctonas en un jardín y en un monte. “Ese primer año, la afluencia de gente para el proyecto ambiental fue masiva y al año siguiente, que llevamos a cabo la recuperación del Sitio del Soto Albúrez quizás no participó tanta gente, pero es que las labores eran más específicas y complicadas”, apuntó el alcalde, Carlos Morchón.

Da igual el colectivo al que se pertenezca, da igual la profesión, las metas en la vida, las aficiones, los gustos….no importa nada, porque aquí lo que se mira es el trabajo colectivo. Como media, en cada una de estas actuaciones han colaborado y trabajado cerca de 15 personas, por lo que se podría decir que casi 2.000 personas participan durante estos tres años que lleva en marcha el Programa A Huebra – recientemente se resolvía el Programa de este año-, en los trabajos voluntarios en su pueblo, colaborando así en la recuperación y cuidado del paisaje que les rodea. Durante los días que dura el trabajo colectivo, la convivencia existente entre los vecinos, recuerda a aquella ‘a huebra’ que hace unos años recordaba la fotógrafa palentina, Piedad Isla, y en la que los vecinos se hacían preguntas como : ¿qué tal está tu hija? ¿Cómo están tus padres? ¿y la salud, cómo va?…

a huebra

Premios A Huebra

Para fomentar la participación y para premiar el trabajo de los vecinos y de todo un pueblo, la Institución Provincial creó el Premio Al Mejor Proyecto Voluntariado, que alberga tres categorías: por el resultado final; Por la Participación vecinal; por la originalidad de la idea. Por el resultado final y en los dos primeros años, fueron premiados los municipios de Villamuriel de Cerrato por su proyecto de recuperación y replantación de especies autóctonas (2012) y el municipio de Baltanás por el proyecto “Restauración de la ermita de San Gregorio” (2013), en el que se cambió la viga de madera y se arregló el tejado de la ermita, se realizó un techado para cubrir el altar exterior y se realizaron obras en paredes parar evitar la humedad.

En la categoría Por la originalidad de la idea, recibieron el premio y reconocimiento los municipios de Cervera de Pisuerga por su proyecto de limpieza de una zona degradada por la acumulación de neumáticos abandonados (2012), donde esos neumáticos fueron usados posteriormente como jardineras, para lo que se realizó un taller para aprender a construirlas y a crearlas utilizando como materia prima los neumáticos;  y el pasado año, recibió el premio la localidad de Tabanera de Cerrato por el proyecto “El barrio de abajo. Un museo al aire libre”, donde entre las actuaciones que se ejecutaron en la zona conocida como el Barrio de Abajo, limpieza y desbroce, acondicionamiento de espacios, elaboración de paneles informativos y la elaboración de los proyectos de los artistas. En cuanto a la captación de voluntarios para la realización de este original proyecto, los vecinos de pueblo usaron las nuevas tecnologías y las redes sociales para difundir el proyecto y contar con más colaboración.

Por último, y por la participación vecinal, en 2012, Mantinos recibió el premio por la alta participación vecinal, jóvenes y mayores con una media de edad de 45 años, en el proyecto de limpieza de calles, alcantarillas y demás y todo con ello con el objetivo de dejar el pueblo limpio y reluciente para el deleite de los veraneantes y visitantes. Y en 2013, Monzón de Campos por el proyecto “Acondicionamiento y recuperación del entorno del abrevadero, recibió el reconocimiento por la amplia participación vecinal que alcanzó las 50 personas, de colectivos como el Club Deportivo Monzón, la asociación Trova Nueva y otros vecinos. Entre las actuaciones ejecutadas, limpieza de hierbas del arroyo y poda de árboles y posterior plantación, colocación de tubería de desagüe y panel descriptivo y la reparación y acondicionamiento del pilón y construcción de bancos.

Además, en la convocatoria del Premio en 2013 se concedieron tres accésit a: Villalobón, por el “acondicionamiento y recuperación de la Fuente Bermeja”;  a Calzada de los Molinos, por la mejora ambiental de la Ribera de la Perionda” y a San Felices de Castillería, por la “Integración paisajística de equipamientos”.

Te puede interesar

adaptación hogar, hogar, universidad burgos, burgos, soria, cruz roja, diputación palencia, sad, licitación, ayuda domicilio, estudio, tesis,

La Universidad de Burgos organiza una jornada sobre la ‘Adaptación del hogar para personas mayores’

Mañana viernes la terapeuta ocupacional Natalia Hermida Carballido intervendrá en una sesión clínica de adaptación …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann