Home / 9 Provincias / Segovia / “No es un pequeño cambio, es un todo”
en mi casa, modelo, nuevo modelo, cambio, segovia, fuencisla, diputación segovia,
María Gómez Prado y su hija asunción Calle en la habitación de la primera, tras el cambio

“No es un pequeño cambio, es un todo”

María Gómez Pardo, de 88 años y medio, lleva tres años en Nuestra Señora de la Fuencisla, el centro dependiente de la Diputación de Segovia que se encuentra en Palazuelos de Eresma. Entró como residente normal, como el resto de sus compañeras, y desde que comenzó a funcionar la Unidad de Convivencia del nuevo modelo ‘En mi casa’ es una de sus primeras inquilinas. Su caso es el ejemplo de cómo la nueva gestión, basada en pequeñas unidades en las que conviven un máximo de catorce personas, en ‘apartamentos’ con cocina, salón, comedor, habitaciones individuales (o dobles en el caso de miembros de la misma familia), en el que pueden personalizar sus habitaciones, y hacer lo mismo que hacían en sus casas, dentro de sus posibilidades, atendidos siempre por el mismo personal cambia la vida de las personas.

Asunción de la Calle Gómez, es su hija. Vive en Madrid, y todas las semanas acude a estar con ella, ha visto cómo ha sido su progreso y analiza cómo es también este modelo para las familias.

¿Cómo fue su llegada a la Fuencisla y su adaptación?

Me dijeron que tenía una plaza y, de repente, en tres días, tenía que estar en la residencia. Fue una decisión complicada, porque dejar tu casa siempre es difícil. Vine con mi hija, la conocí y tomé la decisión de venir y lo hice muy contenta. Luego sí, ya tenía mucha pena porque dejar la casa siempre es complicado, pero desde ese día estoy aquí.

Cuando llegué compartía habitación, estuve con tres diferentes compañeras. Tuve un problema en los pies y casi no podía moverme y no sabía ni andar sola.

¿Cuándo se produjo la ‘mudanza’ a la unidad de convivencia?

El 15 de octubre hará un año. Y el cambio ha sido inmenso. Ahora no resistiría estar en el anterior modelo. Ahora subo a ver a mis anteriores compañeras, pero estar aquí es un sueño.

¿Qué es lo que más notado?

No tenemos tantas exigencias, siempre nos cuidan las mismas enfermeras. Tengo el cariño de todos los profesionales, tengo mis cosas en la habitación, ahora ya me muevo, ando tranquilamente, como bien, colaboro en las tareas.

¿Qué es lo que hace en la unidad?

Preparo ‘florones’, un dulce típico de masa frita. Tienen un éxito muy grande y me los piden siempre. Aquí hacemos lo que podemos. Tenemos un consejo de los residentes, y cada uno hace lo que puede siempre bajo la supervisión de los profesionales. Antes recogía y fregaba los platos, hasta que ya no podía y ahora lo hace otro compañero. Esto te hace sentir bien.  Ayudo a repartir el pan. Siempre trato de hacer lo que puedo dentro de mis posibilidades. Ahora hago de vez en cuando estos platos para los cocineros, para el médico que me ha curado los pies, para todo el que me pide. Tengo un compromiso que hago con mucho gusto en nuestra cocina. Estamos entretenidos y bien.

¿Cree que es más adecuado este modelo para vivir o el anterior?

Lo mejor es estar en casa. Me acuerdo mucho de ella.

Pero de vivir en una residencia cuando ya lo necesitamos no hay color. ¡Quita! Me quedo con esto. Mis amigas me dicen que suba y subo casi todos los días, pero esto es totalmente diferente.

Su hija apuntaba que cuando le dieron la oportunidad de venir no quería hacerlo.

“Estaba a gusto en su habitación, tenía dos compañeras con las que no estaba mal, y estaba cómoda. Hasta el último día tenía el no en la boca. A nosotros vinieron a explicárnoslo, a la familia y a ella misma, y queríamos verlo y participar en ello porque nos parecía muy bueno y al final vino. El miedo del cambio siempre existe, y ahora, sino hubiese venido se habría arrepentido. Todos los que están en el otro modelo quieren estar en este”. explicaba Asunción, seguía explicando:

¿Cómo has visto los progresos de tu madre?

La llegada hace tres años a la residencia fue muy dura. Y cuando nos hablaron del nuevo modelo nos pareció muy buena idea. Lo hizo en un momento muy malo para ella. Estaba en una silla de ruedas y yo pensaba que no volvería a andar, y ahora camina con bastón ya que se siente más segura, pero no porque lo necesite. Y su caso no es el único, hay compañeros que también han experimentado una mejora muy buena.

¿Cómo familiar cómo valoras el modelo?

Mucho mejor, estamos más a gusto, ellos tienen su habitación, con sus cosas, esto es como su propia casa, nos sentamos en el salón con ellos. No es lo mismo estar en una sala con 60 que en un apartamento en el que son 14, como en una familia, estás en la mesa con ellos, es todo diferente. El trato con los profesionales la facilidad para las cosas…  En conjunto es un todo.

Te puede interesar

testamento vital, sacyl, salud castilla y león, testamento, comunidad, castilla y león, castilla, salamanca, segovia, avila, burgos,

Castilla y León registra 1.460 testamentos vitales en 2017

Desde la puesta en marcha de este servicio, en 2008, se han formalizado ya 9.747 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann