Home / 9 Provincias / Valladolid / Ictia, la escuela para volver a ‘vivir’ tras el derrame cerebral

Ictia, la escuela para volver a ‘vivir’ tras el derrame cerebral

En Valladolid se encuentra Ictia, uno de los pocos centros españoles especializados en ictus del país que trabajan en la rehabilitación neuropsicológica del usuario desde todos los aspectos de su vida ideado y gestionado por Aspaym

La palabra ictus comienza a darse a conocer más por la población general. Al igual que pasó con otras enfermedades, el aumento de la esperanza de vida, las características de la población. En países como España, el ictus es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en varones. En el país ocurren 120.000 – 130.000 casos cada año y más de la mitad de los pacientes quedan con una discapacidad o fallecen.

Esta enfermedad es más frecuente a partir de los 55 años y su riesgo aumenta proporcionalmente con la edad. Así, se estima que más del 21% de la población mayor de 60 años de nuestro país, casi dos millones de personas, presenta un alto riesgo de sufrir un ictus en los próximos 10 años.

Cuando una persona padece un ictus acude al especialista y recibe el diagnóstico y el tratamiento a corto plazo, donde se inicia un proceso de rehabilitación y recuperación especializado.

Tomando como referencia esta base nació Ictia, la Asociación de Ictus y Paresias, perteneciente a Aspaym, que dispone de un centro de atención al daño cerebral ubicado en la calle Severo Ochoa 33, en Simancas en el que se ofrece atención especializada a los pacientes. Teresa San José, psicóloga y con master en neuropsicología,  encargada de realizar en tratamiento rehabilitador neuropsicológico explicaba cómo se trabaja con funciones cognitivas, todo lo que tiene que ver con las funciones mentales de atención, memoria, razonamiento, funciones ejecutivas y también tratamos el razonamiento, rehabilitamos conducta y la emoción. Cuatro profesionales: terapeuta, terapeuta ocupacional, logopeda y neuropsicología forman parte de este equipo en el que también trabaja los seres queridos del paciente. “Aquí tenemos en cuenta a la familia como elemento fundamental. Un ictus afecta al paciente pero también de forma directa a quienes le rodean. Deben saber qué ha pasado y cómo actuar y enfrentarse a la nueva realidad” explicaba Teresa San José.

IMG_4164 2

Cuando se diagnostica la enfermedad se confluyen dos factores que provocan en las personas reacciones diversas, tanto por ictus, como por el shock de lo ocurrido, tal y como explicaba la neuropsicóloga que subrayaba que  ahí que tener en cuenta que hay que discriminar entre el cambio de humor, la apatía, las conductas inadecuadas de los cambios de humor de un proceso de duelo “cualquiera que pasamos por un periodo de enfermedad, de incapacidad o de hospitalización sufrimos un duelo. Y eso hay que separarlo de lo que es consecuencia del propio ictus”.

“El principal objetivo de la asociación es conseguir el mayor nivel de autonomía personal”, explican sus responsables.

Dolores Ariadna Calero es una de las usuarias del centro. Sufrió un derrame cerebral el 23 de marzo de 2013 que tuvo como consecuencia una parálisis total del lado izquierdo “no podía comer, no podía andar, no podía moverme, no podía ir al baño. No podía hacer absolutamente nada”, indicaba Dolores. Fue operada, delegada a Benito Menni, y mientras estaba realizando tratamiento “una amiga mía me explicó lo que era Aspaym, y me invitó a probar. Desde el día que ingresé, que ya es un año y medio, no lo he dejado ni lo dejaré hasta estar completamente restablecida. Aquí no te te tratan como a un enfermo, eres una persona más. Te atienden con cariño, delicadeza, te ayudan en todos los momentos. Somos una familia, y eso se nota en el desarrollo y en la evolución. Ya me siento independiente, sólo dudo en el momento de la ducha, en resto de la vida puedo defenderla”, añade Dolores.

IMG_4176

La usuaria de Ictia también señalaba la figura de su marido como principal bastón “el me ha apoyado no sólo en el aspecto físico, sino en el psicológico, algo que ha sido difícil, porque los cambios de humor, las situaciones en las que no sabes lo que te pasa, es básico. Y ahí también ha sido fundamental Ictia, porque nos ofrece un apoyo y respaldo a los dos, nos ayuda mejor a conocer lo que está sucediendo y además, junto con otros usuarios y familiares nos sentimos respaldados entre no-sotros”.

Luis Pastor, su esposo, explicaba lo complicado del proceso y de cómo la soledad y el no sabe cómo enfrentarse al sufrimiento de la persona a la que se ama es la principal de las barreras. “Está todo bien y de repente, todo cambia. Cuando le  dio el ictus no pudimos ni imaginar que estuviese tan bien, y miramos para atrás y vemos el camino recorrido pero es muy duro. El cambio ha sido muy radical en nuestras vidas. Muy muy duro”. A esto añadía que Aspaym fue fundamental para ellos a través de su centro “la relación aquí es muy buena, y un apoyo importante. Sobre todo porque el estado de ánimo también es importante en el proceso rehabilitador”..

Todo se basa en  la individualización de cada tratamiento, centrándose en la persona, no en el ictus, ya que los síntomas de un infarto cerebral dependen de la región del cerebro afectada. Puede producirse una parálisis de medio cuerpo, trastornos del habla o trastornos de la visión, por ejemplo.

Si los denominados accidentes neurológicos se producen solo de forma temporal y no dejan secuelas, pueden constituir la antesala de un infarto cerebral.

En las primeras horas de evolución de la apoplejía el tratamiento pretende restablecer el suministro de oxígeno a la región del cerebro afectada para que el tejido cerebral afectado sea el mínimo posible.

A largo plazo, si tras un infarto cerebral se lleva a cabo una rehabilitación adecuada, puede lograrse una recuperación o incluso una remisión de los síntomas.

En ictia se desarrollan terapias individualizadas de 45 minutos para después continuar el tratamiento con familias y en poco tiempo comenzarán a poner en marcha las terapias grupales.

Además, desde la asociación se organizan actividades de referencia como charlas informativas, jornadas de rehabilitación adaptadas a la vida diaria y fuera del centro de trabajo, investigación de nuevas técnicas de rehabilitación, etc.

“Lo que se pretende con estas acciones -explicaba la neuropsicóloga – es además de salir de la rutina, crear otros puntos de relación, y de sociabilización, así como de potenciación de los sentidos”. A esto añadía que “a través de las catas se trabajan los sentidos, y su participación implica, además, concentración específica sobre lo que se hace. Es un ejercicio rehabilitador muy importante, porque además, el cerebro trabaja de forma amena, sin  ‘darse cuenta’ de que está  ‘aprendiendo’”:

San José hacía estras declaraciones dudante la celebración, el pasado 19 de diciembre, en la cata de aceites y de vino entre profesionales del centro, usuarios y sus familiares con un triple objetivo: el de estimulación de recuerdos, el social y el de estimulación en la rehabilitación de los usuarios del centro.

El taller fue impartido por Javier Meana, de AQ5Sabores, que se encargó de la parte de aceites, y de María Burgoa, responsable de la Bodega Lar de Maía, que se encargó del testado de los vinos.

centro referencia. Como indican desde el propio centro Ictia, este colabora con el CIDIF (centro de investigación en discapacidad física)  que es el que se encarga de estudiar e investigar nuevas técnicas de rehabilitación para personas con un daño cerebral sobrevenido.

Por otro lado, disponen de un departamento de formación de la empresa, facilita aun más la especialización de los diferentes miembros del equipo.

“Los profesionales de Ictia están especializados en distintos métodos de tratamiento de patologías neurológicas como: el método Bobath, DNHS (punción en musculatura espástica), fisioterapia respiratoria, kinesiotaping, terapia cráneo- sacra, Perfetti, Integración Sensorial, terapia orofacial y miofuncional, Basale Stimulation, rehabilitación cognitiva mediante el ordenador (Gradior), psicoeducación, rehabilitación neuropsicológica basada en la restauración y optimización”, indican desde la organización.

A lo que se suma la colaboración en la formación de nuevos profesionales mediante convenios con diferentes universidades como: la universidad europea Miguel de Cervantes, la Universidad de Salamanca y la Universidad de Burgos.

Te puede interesar

El Registro Mundial de Trasplantes, que gestiona la ONT, eleva a 126.670 los trasplantes realizados en el mundo en 2016, con un aumento histórico de un 5,8%

 Las cifras reflejan una España más líder que nunca en este campo: con 2.019 donantes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann