Home / Blogs / ‘Mi tierra es muy Castilla’, el último adiós a Pedro Quintanilla Buey

‘Mi tierra es muy Castilla’, el último adiós a Pedro Quintanilla Buey

La poesía de Castilla y León no puede entenderse sin los Hermanos Quintanilla Buey. Tres hacedores de versos que han desarrollado, de diversa forma y profunda su amor por la literatura y en concreto por la belleza de la palabra.

El 28 de diciembre se despedía de su región, y su  Comunidad Pedro. Aunque su hermano Andrés era más conocido, el natural de Magaz de Pisuerga supo con su poética, y con su labor como intelectual, fomentar y apasionar a toda una generación con su tierra y la cultura. Reiterando estas palabras un verso suyo “Mi tierra es muy Castilla”.

Los libros de este palentino publicados ‘Versos para encontrarme’ o ‘El pájaro y otros relatos’ eran la expresión de todo lo anteriormente expuesto. En su acto de despedida han estado los que lo han acompañado durante vida, mostrando en sus rostros y en sus palabras los sentimientos y la emoción que trasmitía. Enfermo de párkinson, deja tras de sí una trayectoria impecable y un recuerdo que perdura con los versos de su hermana, también poeta, Carmen Quintanilla Buey, colaboradora de Gaceta de Castilla y León.

“Pedro Quintanilla Buey como su hermano, se ha nutrido vitalmente de las raíces castellanas. Pero a diferencia de Andrés, no busca a Castilla en lo demás ni en los demás. Todo el cúmulo de elementos que le rodea es el mismo: el mozo, el anciano, las mujeres, la casa, el cielo, el árbol, la torre… Pero así como a Andrés le servía de intución y de ocnocimiento de Castilla, a Pedro le sirve para encontrarse a sí mismo”. explicaba otro de los grandes, que también fallecía recientemente, José María Fernández Nieto.

“Es muy frecuente en sus poemas, todos sonetos, ese aliemento posesivo, ese constante de referirse a todo lo demás en función de sí mismo, en un egocentrismo poético que no es posesión sino búsqueda del yo. Y esa búsqueda rastrea elementos castellanos que lo conducen hacia su mundo pequeño, hacia lo suyo, su mujer, sus hjijos, a los cuales dedica los mejores sonetos de su libro, porque para Pedro, Castilla nace ahí, en esos seres aqueridos, en sus cosas, en sus personales raíces”, añade Fernández Nieto.

Sobre todo buena persona, dedicado a sus cuatro hijos y a la literatura, también fue uno de los propiciadores de grupos fundamentales en la poesía como San Juan de Baños y Sarmiento y su fama y su trabajo fueron reconocidos con premios estatatales y en otros países, como Estados Unidos, donde recibió la medalla de Bronce del Círculo de Poetas y Escritores Iberoamericanos de Nueva York en 1972.

‘Yo vivo aquí donde la pana sueña

con el cielo encerrado a cal y canto.

Donde vive la risa a medio llanto

donde jugaba España de pequeña.

‘Un momento de la vida’, el homenaje de Carmen Arroyo a Pedro Quintanilla

“Un momento de la vida”. Así contestabas, Pedro, en una entrevista, a la pregunta de qué significaba, o era, para ti,  un cuento.

Tú que escribías -con calidad bien probada- cuentos, y que por ellos fuiste premiado muchas veces, quisiste dejar en tu respuesta la palabra idónea, precisa.

 Quizá, por ser poeta y prosista, introducías en tus relatos la poesía de la vida, la inevitable necesidad de trascender lo cotidiano hasta hacerlo capaz de penetrar en nuestro corazón.

 Y por eso, precisamente, Pedro, amigo entrañable, de cordial sonrisa y mirada profunda que regalabas cada mañana de tu vida, ya fuese primavera joven y gozosa o invierno de dolor y sufrimiento, conseguías hacer liviano el dolor para quienes te rodeaban y te querían.

Hoy, cuando escribo estas líneas, conservo aún la imagen de tu nieta que lloró al darle un abrazo y al pequeño Pedro que permanecía agarrado a su madre para consolarse de tu ausencia.

No podremos olvidarte porque en tus cuentos seguiremos encontrando la gran verdad, “un momento de la vida”, cada uno de tu vida ejemplar. Es lo que siempre queda cuando una buena persona inicia ese recorrido en el que te precedieron otros poetas: Carlos, Andrés, Jose María…Todos enamorados de la vida a la que supieron cantar para encantarnos. Lo mismo que tú, Pedro.

Es invierno y, ¡quién sabe!, si los poetas elegís fecha  para la despedida, tú este 29 de diciembre, Carlos un seis de enero y José María, el diecisiete.

Y se cumplen en ti los versos que escribió Jorge Manrique: “dio el alma a quien se la dio/ (el cual la ponga en el cielo/ en su gloria),/ que aunque la vida perdió,/ dejónos harto consuelo/ su memoria”.

Te puede interesar

empleabilidad, cultura, colaboración, fundación, santa maría la real, empleabilidad, metodologías, objetivos, fases, innovación social, empleo, unamuno, libro, aguilar campo, estudios románico, calle mayor, palencia, aguilar campoo, escuelas taller, áfrica subsahariana, fundación españa duero, calle mayor, josé maría perez, fundación España Duero, peridis, esperando al rey, palencia, novela, histórica, novela histórica, santa-maría la-real, jcyl, junta castilla-león, venta de baños, club lectura, cervera, carrión, carrión condes, palencia, bibliotecas monásticas, alfonso VIII, nobles, canteros, obispos, reyes, infantas, biblioteca pública, biblioteca pública palencia, palencia,

Peridis presentará en Palencia su libro “Hasta una ruina puede ser una esperanza”

La conocida frase de Unamuno inspiró la restauración del monasterio de Santa María la Real …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann