Home / Blogs / Muslitos de pollo rellenos de calabacín y gambas
muslitos_pollo_rellenos

Muslitos de pollo rellenos de calabacín y gambas

Una comida deliciosa y sin apenas calorías, ideal como segundo o como plato único de cena. Además de ser muy económica y con ingredientes sencillos muy fáciles de encontrar en el mercado. Los muslitos pueden comprarse solos, o comprar la pieza entera, de esta segunda manera sale más económica y con el esqueleto hacer un caldo delicioso. Las carnicerías tradicionales suelen deshuesar el pollo, limpiar y filetear las pechugas que pueden emplearse en otras recetas y separar las diferentes partes para un aprovechamiento total.

Ingredientes para 2 personas

4 muslitos de pollo (sólo muslos, sin contramuslos)

1 calabacín pequeño

1 cucharada Aceite oliva

1 vasito de Vino blanco

Sal

Pimienta

200 gramos de gambas frescas

100 m/l leche evaporada

2 ajos

1 cebolleta

Hilo especial cocina

Preparación de los muslitos

En primer lugar se deshuesan los muslitos con cuidado. Aunque parezca una tarea complicada no lo es, en algunas carnicerías lo suelen ofrecer ya limpios, sino el procedimiento es el siguiente.

Se agarra el hueso desde su comienzo en la parte ancha del muslito, y se va limpiando con un cuchillo deshuesador (con hoja delgada, estrecho y con punta) y se retira.

Con la carne, se salpimenta y se coloca en una sartén previamente caliente con una gota de aceite de oliva y se da un golpe de calor para que se dore la piel.

Se retiran cuando estén listos y se reservan. En este aceite, y si hace falta se incorpora más, se pocha la cebolla bien fileteada y los ajos picados y cuando ya esté blanda se añade el calabacín troceado y limpio (es preferible dejar la piel para cocinar siempre que esté bien lavada).

A parte, se cuecen las gambas con sal y una hoja de laurel. Una vez listas se pelan y se añaden a la mezcla de verduras.

Con esto se rellenan, con una cucharita los muslitos y se cosen para que queden bien rellenos. Se colocan en una fuente bañándolos con vino blanco y una gota de aceite de oliva.

Con el sobrante prepararemos la salsa, añadiendo la leche evaporada y si es necesario un poco de caldo. Se puede utilizar el que ha resultado de cocer las gambas.

El emplatado es muy sencillo. Colocar salsa en el fondo y poner encima los muslitos.

Te puede interesar

aves, huevos, albóndigas, croque-monsieur, manzanas, bogavante, mozzarela, fast-good, parís, neobristrots, gastronomía, pastelería, pasteleros, dulces, francia, art, vivre, paris, turismo, viaje,

París reinventa el arte del buen comer con nuevas ideas y tendencias

Diez propuestas para disfrutar el “art de vivre” en París

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann