Home / JCYL / Sanidad recomienda prohibir el cigarrillo electrónico en centros sanitarios, en centros educativos y en espacios comunes de la Administración pública

Sanidad recomienda prohibir el cigarrillo electrónico en centros sanitarios, en centros educativos y en espacios comunes de la Administración pública

La Consejería de Sanidad ha manifestado ayer en el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León su preocupación por el uso de estos dispositivos como sistema para dejar de fumar y ha informado sobre las recomendaciones para evitar su utilización en determinadas dependencias públicas.

Tras el acuerdo tomado el pasado 18 de diciembre de 2013 en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sobre elevar una posición común a todos los grupos del Congreso para restringir la utilización del cigarrillo electrónico, la Consejería de Sanidad ha informado hoy al Consejo de Gobierno de diversas recomendaciones.

La primera de ellas, que los profesionales sanitarios no promuevan el uso del cigarrillo electrónico como método de prevención del tabaquismo o para dejar de fumar. En segundo lugar, que se prohíba, mediante normas de régimen interno, su uso en todos los centros, servicios y establecimientos sanitarios. Y por último, que se prohíba también en los espacios de uso común de los centros escolares y de los de carácter social, así como en espacios donde se realice atención al ciudadano en las dependencias de la administración autonómica.

Esta decisión se debe a que no se ha demostrado que el consumo de cigarrillos electrónicos sea seguro, y puede producir incluso efectos adversos en la salud a corto plazo. Además, se considera que su utilización en espacios públicos podría producir un efecto llamada en determinados colectivos especialmente influenciables.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que no contienen tabaco y que, mediante un sistema electrónico, vaporizan una mezcla compuesta habitualmente por nicotina, propilengicol y otros productos químicos. Tanto la Organización Mundial de la Salud como el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo han elaborado informes desaconsejando su consumo.

Además, tanto su presentación –idéntica a la de los cigarrillos tradicionales-, como la utilización de estos dispositivos, manteniendo el gesto de fumar, pueden incidir negativamente en la deshabituación tabáquica, y la normalización de su uso en espacios públicos puede suponer una influencia negativa en niños y jóvenes y comprometer así los avances realizados en esta materia en los últimos años.

Te puede interesar

El Registro Mundial de Trasplantes, que gestiona la ONT, eleva a 126.670 los trasplantes realizados en el mundo en 2016, con un aumento histórico de un 5,8%

 Las cifras reflejan una España más líder que nunca en este campo: con 2.019 donantes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann