Home / Opinión / Cartas a la directora / La mejor cara de las personas

La mejor cara de las personas

El reciente accidente ferroviario en Santiago de Compostela ha dejado en la memoria colectiva de nuestro país imágenes dramáticas que han removido todo nuestro interior por el dramatismo inherente a cualquier tragedia que conlleva la pérdida de vidas humanas.

La transitoriedad del ser humano se muestra en toda su crudeza cuando un siniestro inesperado acaba con las esperanzas e ilusiones futuras, no sólo de las víctimas, sino también de sus seres más queridos.
Acontecimientos, en definitiva, que “impactan” en todos nosotros por su sobrecogedora singularidad y que también nos dicen mucho de la naturaleza de las personas a raíz de las reacciones que provocan en su comportamiento y forma de actuar.
En el caso de la tragedia ferroviaria en Galicia, y afortunadamente en otros sucesos que todos tenemos en la memoria, como los atentados del 11-M en Madrid, la respuesta de los vecinos de lugar y localidades próximas, profesionales de todo tipo y responsables públicos es digna de reconocimiento.
Cuando se produce un suceso de estas características, el foco de atención de los medios de comunicación se centra singularmente en el drama humano vivido y en las causas que lo han provocado, prestando menos interés a las actitudes y comportamientos que han hecho posible que la tragedia no tuviera una mayor repercusión.
Transcurridos ya unos días, y sin restar, por supuesto, ni un mínimo de importancia a las causas y consecuencias de lo sucedido, creo conveniente poner en valor como se merece la reacción desinteresada de ayuda de tantas y tantas personas en unos momentos tan difíciles.
Centrándome en el colectivo que mejor conozco, me consta que la inmensa mayoría de profesionales de Enfermería de la zona, alrededores, e, incluso, más lejos, abandonaron sus casas y se trasladaron a los centros de Santiago para ofrecer su ayuda, poniéndose a disposición de los responsables del servicio de salud gallego para lo que fuera menester.
A lo largo de las primeras horas, por ejemplo, Twitter fue un “hervidero” donde se cruzaban numerosos mensajes de enfermeras dispuestas a echar una mano en todo lo posible, tejiéndose, de esta manera, una red de ayuda y solidaridad de manera conjunta con otras personas y profesionales.
Siento, por ello, especial orgullo en pertenecer a un colectivo que ha demostrado, una vez más, que su vocación por ayudar a los demás, por atender y cuidar, está por encima de cualquier circunstancia personal y profesional.
Desgracias como la vivida en Galicia nos “retratan” como seres humanos y, a tenor de lo vivido estos días, podemos felicitarnos de que los profesionales de enfermería, al igual que otros muchos, nos han ofrecido su mejor cara.

Silvia Sáez Belloso, secretaria general del Sindicato de Enfermería, SATSE, de Castilla y León.

Te puede interesar

mar, cerebro, cognitivo, STEFAN ZWEIG, zweig, clarisa, memorias, intelectuales, muñoz molina, angel de castro, angel de castro, queja, colaboración, apocalipsis, asombro, concentración, resiliencia, pitágoras, luz, prueba, razón, antípodas, queda, todo queda, todo pasa, cerezos, nieve, valle, primavera, imaginarse, pregunando, caballos, cabriolas, luna, sol, luz, enroscada, cerezo, callejón, salidas, olores, sabores, infancia, callejón, salida, pirámide, oscuro, balzac, monstruosidad, tribu, costumbres, ángel de castro, valores, insistir, resistir, persistir, vida, violencia, justicia, libertad, igualdad, feminismo, tolerancia, chimenea, tierra campos, frío, cálido, abandono, desvarío, casa, cosas, puertas, guardar, adn, ventanas abiertas, ventanas, paisajes, proust, marcel proust, contemplar, casa, cosas, libros, cuarto baño, baño, amistad, camaradería, caracol, portugués, lorca, casa, cosas, dime, andas, quién eres, refrán, refranes, mayor, ser mayor, ángel de-castro, de castro, valladolid, centro día, centros día, actual, pasado, presente, futuro, ángel castro, ángel de-castro, colaboración, bolero ravel, ravel, caballero bonald, juventud, pasado presente, vivir, vida, aristóteles, horizonte, javier marías, marraja torres, viudas, mujeres, dolor, angustia, duelo, colaboración, opinión, vida,

CÓMO INFLUYE EL MAR EN EL CEREBRO

Todos, creo que sin excepción, cuando nos hemos acercado al mar y hemos paseado por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann