Home / Opinión / Colaboraciones / Venta de Baños: un pueblo a la deriva

Venta de Baños: un pueblo a la deriva

Hoy traigo a esta Penúltima Opinión a Venta de Baños, como podría haber traído a otros pueblos y ciudades de nuestra querida España que carecen de una proyección de futuro con objetivos predeterminados.

Es decir, vegetan en la anarquía y suciedad y se mecen según vengan dadas las circunstancias, nunca donde esos objetivos puedan ser al-canzados o perseguidos como consecuencia de un estudio y una voluntad política al servi-cio de la ciudadanía. Sabido es que tanto las cosas como los individuos están y estamos aunque no queramos, sujetos no sólo a nuestra voluntad, sino también a imponderables aje-nos como afirmó el gran Ortega y Gasset. Ahora bien, de reconocer que no se puede asegurar nada de antemano a no intentar conservar y mejorar lo que se tiene, media un abismo y el fracaso permanente en nuestras actividades, lo cual es totalmente deplorable.

Es una pena que las muchas potencialidades de muchos pueblos y ciudades sean desaprovechadas por esa falta de no saber hasta donde se puede llegar y de la consiguiente firmeza y trabajo para conseguirlo. Venta de Baños es un pueblo singular en todos los aspectos; en principio, es obvio para sus ciudadanos que es el lugar ideal para vivir. Está situado en la fértil llanura castellana, bien conectado por ferrocarril, carretera y autovía hasta el punto de ser un auténtico nudo de comunicaciones, tiene agua asegurada por el Pisuerga, el Carrión y el Canal de Castilla; abastado como antes se decía de toda clase de materias primas, vive ajeno a fenómenos meteorológicos y temporales, y con la tranquilidad y la convivencia aseguradas por la calidad de sus gentes.

Todas estas cosas hacen que la libertad personal y vecinal sea envidiable. En honor a la verdad, el Ayuntamiento contribuye en gran medida a este buen vivir haciendo la vista gorda a la anarquía cívica imperante y proporcionando, (bien es cierto que a costa de esquilmar con los impuestos más altos de España a los que tienen la desgracia de ser propietarios de algo por lo que hoy día nadie da un duro), diversos servicios prácticamente gratis y la concesión de pingües ayudas sociales a los que todos sabemos. Sin embargo, la crisis actual está dejando al descubierto la gravedad de los fallos, descuidos o errores cometidos a los que no se dio la importancia que tenían.

Ahora se ve con claridad meridiana cómo no se supo defender el poderoso entramado industrial de esta localidad, cómo se fue perdiendo poco a poco, jirón a jirón, su razón de ser y de existir hasta llegar a la atonía actual. Instalado en la bonanza y fortalecido por la clarividente y afortunada visión de futuro de un alcalde llamado José Paredes Barrigón, al que este pueblo debe tanto por haber dado todas las facilidades necesarias para la venida providencial de Siro, este pueblo sesteaba feliz. Hoy día, si no fuera por Siro, una de las principales empresas del sector agroalimentario, todos sabemos que Venta de Baños sería lo que fue siempre Baños, un lugar como tantos otros del Cerrato, despoblado, sin trabajo, sin industria, sin comercio, es decir, un pueblo muerto por haber perdido lo que más quería, el nudo ferroviario y la azucarera. Aún hoy, a pesar de Siro, el pueblo no es ni la sombra de lo que fue y de sus cerca de 9.000 habitantes de antaño apenas se cuentan 6.000 en la actualidad. Respecto a la Azucarera, es mejor no entrar en detalles porque desgraciadamente es agua pasada que no mueve molino y no hay remedio posible. Pero para la historia queda el engaño del que fue víctima la población por parte de las autoridades autonómicas y provinciales, de la confederación de empresarios palentinos, de la empresa Ebro y de los propios sindicatos de los trabajadores.

Para evitar el cierre se pidió la solidaridad del pueblo y éste respondió con una manifestación espectacular, de proporciones nunca antes conocidas. Todo en vano, pues ¡ya estaba pactado el cierre por las partes directamente implicadas con la colaboración y anuencia de todos los mencionados y sin que nadie haya protestado por las promesas incumplidas que a cambio del cierre se hicieron. Sin embargo, el desguace paulatino de la importancia ferroviaria de Venta de Baños aún puede paliarse en algunos aspectos a pesar de que en la actualidad todavía se sigan tomando medidas para acabar con ella. Es cierto que no se ha producido, ni se vislumbra siquiera, la necesaria y contundente respuesta por parte de las autoridades, del pueblo, de los trabajadores y de los sindicatos, pero si se produce puede salvar la economía del pueblo y de la comarca.

La supresión de paradas de casi todos los trenes de los pocos que circulan, además de inconveniente desde el punto de vista comercial para la propia empresa, es, sobre todo, antisocial. Es una medida para justificar la posterior privatización de un servicio público que sólo al Estado corresponde proporcionar y la evidencia de la dejación punible de las funciones de éste, obligado como está a la debida vertebración del territorio que las comunicaciones proporcionan. En justa y lógica correspondencia, a falta de éstas también los ciudadanos tendríamos que hacer dejación del deber de pagar impuestos. En el caso concreto de Venta de Baños, las obras para el paso del AVE han dejado la Estación como un erial, haciendo imposible el acceso a los andenes a discapacitados y viajeros con equipajes. El agravio que se produce es tanto mayor cuanto lo es la servidumbre a la que está sometido este pueblo y que, a la vista está, no puede ser de mayores proporciones como tampoco el estropicio efectuado en calles y avenidas originado por las susodichas obras.

Razón de tanto peso y tan vital, hace del tema un “casus belli” para que las autoridades locales no se limiten a aparecer en los medios de comunicación con protestas de salón, sino para actuar y movilizar al pueblo hasta donde haga falta. Para empezar, un argumento de peso a esgrimir es de tipo legal y de obligado cumplimiento. Este argumento no es otro que el de la accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los medios de transporte. El Código Técnico de la Edificación es el marco donde se recogen los requisitos básicos de seguridad establecidos en la ley 38/1999, que continúa con los artículos 37 y siguientes del Reglamento de Accesibilidad y Supresión de Barreras aprobado por el Decreto277/2001 de 30 de Agosto, que a su vez son ampliados por el Real Decreto 1544/2007 de 23 de Noviembre y la Ley 51/2003 de 2 de Diciembre. En el peor de los supuestos, ahí está para valerse de él, el apartado 5 del artículo 4 del citado Reglamento donde se dice que en ningún caso las obras podrán presentar peores condiciones de accesibilidad de las que ya poseían.

No es de recibo, añado, alegar para su incumplimiento que las obras sólo están paralizadas y no han concluido mientras haya trenes circulando, pues la seguridad y accesibilidad son prioritarias. Una vez perdida prácticamente la industria y la capacidad ferroviaria, la mayor potencialidad con futuro de Venta de Baños está, como hace años escribió el catedrático Carlos Ruiz Miguel en el libro “Venta de Baños, negro sobre blanco y sepia en el recuerdo”, en la herencia visigoda, tan olvidada hasta el momento. En él explica a grandes rasgos, y sin embargo no exentos de detalles, todo lo que se puede hacer para convertir esa herencia en algo tangible y real. La dejación de esta potencialidad, consecuencia de la inoperancia de nuestras instituciones regionales, provinciales y locales y a la repoblación producida en los años de desarrollo del pueblo con gente de todos los rincones de España, ignorante o despegada de la historia y tradiciones locales, ha impedido ver el sagrado lugar de Baños donde están las raíces del pueblo, descansan los antepasados y se encuentra el templo español más antiguo con las fuentes que propiciaron su construcción, como lo que es, un filón turístico de gran futuro. Dignos de aplauso son los tímidos y folklóricos actos visigóticos, también recomendados en el libro por dicho profesor para rentabilizar esa herencia, que por fin se han hecho este año en las fiestas de San Juan con gran éxito y gran afluencia de público.

Pero hay cosas más serias, más permanentes y muchísimo más productivas que hacer para la economía no sólo local, sino también provincial. ¿Para cuando un taller de empleo, o los que hagan falta, para la construcción de un entorno visigodo dotado de los inmuebles necesarios para su explotación turística? ¿A qué se espera para utilizar las extraordinarias condiciones acústicas del templo para programar conciertos de música, visigótica, medieval o al menos antigua? ¿Para cuando un Centro y un Instituto de estudios históricos visigóticos, un hotel de época o una residencia o posada donde puedan alojarse estudiosos y turistas? ¿Por qué no se potencia la gastronomía visigótica o mozárabe? Y, al menos en verano, ¿por qué no se celebran en la Basílica y en días señalados, misas de rito mozárabe?

Te puede interesar

boadilla rioseco, ea mi niño, público, convivencia, costumbres, navidad, baños, baños cerrato, palencia, música, santa rosa de lima, venta de baños, venta banos, cevico de la torre, cevico, convivir, cantar, coro, coral,

‘Santa Rosa de Lima’ se llena en el I Encuentro de Coros de Palencia que acoge en Navidad

El primer encuentro de villancicos de corales no profesionales organizado en Venta de Baños logró …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann