Home / Opinión / Colaboraciones / Lo que vale una vida humana

Lo que vale una vida humana

Ha pasado ya tiempo desde que el dolor hizo presencia amarga y se llevó -ACCIDENTE DEL TREN EN ANGROIS- a 79 seres queridos. Tal suceso siembra, además, dudas aún no resueltas.

Seguimos sin conocer en su totalidad la causa real que originó semejante catástrofe. Quizás, no interesa llegar al fondo del asunto porque pueden verse salpicadas personas de alto nivel político o económico, directivos de las empresas que tienen RESPONSABILIDAD EN LA MISMA.

Es como pelota en campo de fútbol que cada jugador pasa al compañero para obtener la victoria sobre el contrario. En el caso del tren, simple y llanamente, tratando de eludir responsabilidades que afectarán a la vida de quienes se saben -sin admitirlo- culpables y eluden aceptar su responsabilidad.

Es fácil echar la culpa del siniestro al que está por debajo, y de este modo salvar la piel, que es tanto como decir el alto puesto de trabajo en la empresa, los repartos y beneficios afines al cargo, el prestigio, la continuidad en el mismo, sea político o empresarial…En una palabra, perder el status social, económico o político.

La verdad, como dijo Antonio Machado por boca de Juan de Mairena, “siempre será la verdad la diga Agamenón o su porquero”. Pero vivimos tiempos donde la corrupción campea como bandera impoluta. Las medias verdades se aceptan como auténticas y mentiras reales se disfrazan para oídos ávidos de creer que todo está bien, y aceptan como válido aquello de que “mientras a mí no me toque para qué voy a implicarme”…

Pero llega un momento en el que la indignación subleva y corre por la sangre un fuego que impide quedarse en silencio como tórtola adormecida con cantos.

Y leo con asombro que las compañías de seguros tratan de librarse de sus obligaciones pagando lo mínimo por cada muerte, por cada herido, por cada persona que, a partir del fatídico accidente, se quede en condiciones de minusvalía física o psíquica.

Y lo que más me ha dolido es leer que una de ellas, al hacer la valoración del pago que efectuar por la pérdida de un pequeño, una cantidad ridícula, manifiesta sin rubor su crueldad y tiene la osadía -insensibilidad llevada al límite del sarcasmo- de hacer “casi” un chiste al esgrimir como defensa que, al fin y al cabo, los padres se evitan seguir invirtiendo en el hijo muerto…

¿Quién hace la valoración de un hijo que se va por la negligencia de otros? Pregunten a esos padres con qué moneda se puede pagar el cariño del hijo al que jamás volverán a abrazar, cuánto vale no volver a oír su cálida voz, ni poder con sus manos acariciar el sedoso cabello, ni tener la posibilidad de consentirle un mínimo capricho, o cuánto vale el dolor de aceptar que, definitivamente, su hijo ya no podrá crecer, estudiar, enamorarse, darle unos nietos, acompañarles en su vejez…

Díganselo tasadores de la vida humana. Díganselo, cara a cara, a esos padres destrozados. Díganle a Débora, profesora de mi nieta Jimena durante el pasado curso en San Miguel, cuánto vale la vida de su madre a la que ya nunca volverá a abrazar. Pregunten, calibren los sentimientos, admitan, al menos, que están equivocados, que una vida humana significa más, mucho más que un pequeño puñado de euros y, por favor, ya que no van a remediar lo irremediable, al menos no sean tan cicateros, tan mezquinos, NO QUIERAN TANTO A LA EMPRESA, SEÑORES, amen un poco más al prójimo que sufre.

Posiblemente, de este modo, con la conciencia un pelín más limpia puedan conciliar el sueño. Aunque estén acostumbrados, por entrenamiento, a dormir a pierna suelta.

Te puede interesar

cursos verano, verano, ubu, universidad burgos, burgos, curso verano, verano, gemma miguel, azucena hubieran, tecnologías, nuevas tecnologías, mayores, personas mayores, salamanca, actividades, tierra charra, juan de la fuente, tics, tic, tecnologías, juntas directivas, cursos formativos, asamblea general, estatuto básico, televisión, equipos informáticos, cafetería, podología, libros, prensa, charlas, yoga, tai chi, bailes, animación, relajación, taller, talleres, gerencia servicios sociales, servicios sociales, palencia, delegado territorial, envejecimiento activo, informática, palencia, reinvidicaciones, dia mayor, mayor, mayores, mesa estatal, gobierno españa, españa,gobierno, administraciones, años, día mayor, informatica, ceas, palencia, provincia palencia, diputación palencia,

Los Cursos de Verano de la UBu ponen el foco en la necesidades de los mayores

El Curso de Verano “Herramientas y programas para cumplir años con calidad de vida” está …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann