Home / Opinión / Colaboraciones / Una infancia de frío y sabañones
angel castro, amigos, colaboración, opinión, cultura, colaboración, educación, adultos, angel castro, conmigo, buscarla, contra, pensamiento, divergente, presente, futuro, descafeinada, amistad, sangre, política, lenguaje, child, children, niño, sueños, deseoósn, opinó, colaboración, infancia, angel de-castro, de castro, existir, existencia, juventud, inocencia, esther duque, gaceta castilla y leon, viaje a mi infancia pasando por la tuya, angel castro, amigos, colaboración, opinión, cultura, colaboración, educación, adultos

Una infancia de frío y sabañones

“De los desvanes baja un clamor de palomas. Es el sonido de mi infancia ”.

Antonio Gamoneda

El frío me ha perseguido tanto-tanto que aún lo conservo a flor de piel,  mis manos casi siempre están exageradamente frías y tal vez por ello sea tan amigo de dejarme acariciar y acariciar al mismo tiempo y mi palabra favorita del diccionario sea la ternura;  me pregunto, a veces, si me viene del  frío de los 40, años de posguerra y escasez o del primer día que vi la luz, un dos de marzo, tras haberme arrojado a este mundo inhóspito, como todo hijo de vecino y buena madre, después de haber permanecido durante nueve meses en el mejor y más cálido de los mundos posibles, yo en vos nadando a ciegas, como tan bellamente escribe, en un magnífico poema, Juan Gelman.

Es el frío que noto, todos los martes, en las manos de los ancianos de la Residencia Cardenal Marcelo, que te agarran y no te sueltan fácilmente, porque es tanta el hambre de piel que, en ello, encuentran grandes dosis de seguridad y pequeños oasis en su camino de felicidad, cuando  permites el encuentro, el roce de la piel, la escucha de sus historias y escuchas de labios de Amalia, 84 años, el mejor de los piropos que nunca me han dicho ni me hubiera imaginado: “Usted nos hace  majos, porque usted lo es”.

Frío en casa, en la calle, en la escuela… donde no había más calefacción que las carreras que nos dábamos en el recreo o los bufandazos donde pillábamos, que no tenían otro móvil que el de calentarnos, sólo las chicas lo tenían mejor, porque llevaban de casa una lata de conservas con brasas que ponían debajo de los pies.

Leo con disfrute las páginas sobre el frío y la infancia, en general, en la novela de Juan José Millás, El mundo, premio Planeta.

Hay escritores que deslumbran por su genialidad y su maestría y escritores por los que, además de deslumbrar, sientes una debilidad hacia ellos por cuanto dicen, cómo lo dicen, la magia con la que su pluma o su ordenador juega con las palabras y las domina, retuerce las historias que inventa y reinventa con una facilidad asombrosa, desde la  fuerza generadora del lenguaje.

Juan José Millás deslumbra en una brevísima columna, pero además, no puedes por menos de sentir una enorme debilidad por la gracia, la hermosura, la originalidad, el sentido crítico y la habilidad para sacar de la chistera las mayores sorpresas generadas por la fuerza de las palabras y el duende de las historias.

 “En el principio fue el frío. El que ha tenido frío de pequeño, tendrá frío el resto de su vida, porque el frío de la infancia no se va nunca. Si acaso, en los penetrales del cuerpo, desde donde se expande por todo el organismo cuando le son favorables las condiciones exteriores. Calculo que debe de ser durísimo proceder de un embrión congelado”.

Pues eso.

Te puede interesar

experiencia, universidad experiencia, castilla y león, jcyl, universidad, experiencia,

La ‘Experiencia’ cumplió 25 años con récord de alumnos matriculados, cerca de 5.000

El Programa Interuniversitario de la Experiencia comenzó hace 25 años en Castilla y León con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann