Home / Opinión / Colaboraciones / Flora Martín Rodilla – cocinera –

Flora Martín Rodilla – cocinera –

Nació Flora en Segura de Toro, provincia de Cáceres. Ha sido hija única y pronto cumplirá los 94 años

“Hasta en los pucheros anda Dios”, frase que pronunció Santa Teresa para convencer a una religiosa que sentía envidia de las que iban al coro a cantar y rezar mientras ella estaba en la cocina preparando la cena y la comida para la Comunidad. Pensamiento maravilloso y muy acertado de Santa Teresa y que los predicadores hemos repetido en los sermones y pláticas de los ejercicios espirituales y fiestas solemnes en los pueblos.

Nuestra protagonista, Flora -Florentina en la partida de bautismo- se ha pasado muchos años en la cocina de su Mesón de San Bernardo frente al Colegio de la Salle y su restaurante San Bernardo en la avenida República Argentina. Nació Flora en Segura de Toro, provincia de Cáceres. Ha sido hija única y pronto cumplirá los 94 años. Sus padres se llamaron Florencio y Emiliana. Cuando acababa de cumplir los tres años se murió la madre a los 29 años. Su padre murió cuando ella tenía solamente 16. Esta gran contrariedad de perder tan pronto a los padres, no ha sido obstáculo para triunfar en la vida y sentirse muy feliz, superando una y mil dificultades. Muy niña, lo hemos dicho, a los 16 años, se quedó sola siendo dueña de muchas tierras y ganado en abundancia. Flora ha vivido para hablar mucho con Dios, trabajar muchísimo como empresaria y… ayudar a los pobres en el cuerpo y el espíritu.

Tiene una fe muy grande y muy viva. Reza muchísimo y no tiene una devoción especial a alguna imagen de la Virgen o un santo en concreto. Es Dios Padre a quién dirige sus plegarias. Siendo muy niña su padre la mandó a un Colegio de Monjas a Madrid, hasta que la República suscitó la persecución a la Iglesia y tuvo que regresar al pueblo pues peligraba su vida.

Esa formación religiosa y cultura, la sirvieron para triunfar en la vida. Se casó con Pedro Sánchez Babero, hijo único que tenía como oficio zapatero y músico de clarinete y saxofón tocando en las Fiestas de los pueblos. Han tenido cuatro hijos: dos chicos y dos chicas. Tres viven en Palencia y el otro en Madrid: Florencio, Pedro, Consuelo y Emiliana.

En tierras de Cáceres ha sido empresaria de ganado, de fruta por toda España y de aceite de Aldenueva del Camino. Una vez, padeciendo depresión, se fue a vivir a Candelario y para pagar el hospedaje puso una tienda en la Calle Principal de Béjar vendiendo de todo. Dos pueblos de Salamanca de los más bonitos de España, pues la creación, obra de Dios, les enriqueció con toda hermosura.

Flora se vino a vivir a Palencia para acompañar a su hijo Pedro que estaba interno en La Salle. No quería dejarlo solo y la acompañó toda la familia. En Palencia quiere morir y ya tiene su preciosa sepultura donde está enterrado su marido. En Palencia, dado su espíritu de emprendedora, construyó el Mesón de San Bernardo y aumentó el negocio con el Restaurante San Bernardo a unos metros de distancia. Ella fue siempre la cocinera y la primera, entre el personal, a la hora de trabajar. Sólo salía del Mesón para ir a la Iglesia a rezar y hablar con Dios, tanto es así que confiese que a pesar de llevar años y años en Palencia, casi no conoce la ciudad. Su orgullo es que sus cuatro hijos han triunfado en la vida y están muy bien colocados.

Flora habla con admiración de la Acción Católica a la que pertenecía, trabajando en su apostolado para ayudar a los demás. Jubilada ha vivido sola para no molestar a sus hijos e hijas, por más que la quieren muchísimo y tratan de mimarla en todo. En el mes de abril se cayó y quedó inválida por lo que se fue a la Residencia de las Carmelitas Misioneras Teresianas. Hace unos días se ha vuelvo a caer de la cama, rompiéndose el brazo derecho. Pero no se queja a Dios y sigue tan alegre rezando y acudiendo a misa cada día. Su ilusión es morir en la Residencia ayudada por las monjas y enfermeras. Es feliz, muy feliz y no tiene miedo a la muerte. Recita de memoria una poesía que pronunció el día de su Primera Comunión. Habla bien de todas las personas y quiere a sus hijos e hijas como el mejor regalo de Dios.

Te puede interesar

teatro accesible, teatro, accesible, accesibilidad, teatro calderón, calderón, festival, participación, palencia, discapacidad, sociedad, servicios sociales, san cebrián, atacas, valora2, capacidades, san cebrián, teatro, teatro

El Calderón, Teatro Accesible

La concejala de Cultura y Turismo y vicepresidenta de la Fundación Teatro Calderón, Ana María Redondo; …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann