Home / Opinión / Editorial / Yo no quiero banderas

Yo no quiero banderas

Yo no quiero banderas que enarbolen mis pensamientos, no quiero ir detrás de pancartas que no expresen lo que siento, no pretendo ir tras quimeras que rompan mi sueños.

No, tan sólo quiero un poco de sensibilidad, de cariño y de respeto. No deseo que nadie me represente detrás de unas siglas, sólo que trabaje por mi, como yo me empleo cada día en él.

No ansío que me defiendan ante gigantes fantasmagóricos sino ante pueblos desiertos. No espero que me vengan a coger en brazos cuando me caigo, porque me levanto sola cada mañana. No aguanto que las muchedumbres de Saura se vean comprometidas por la falta de cultura.

No puedo parar de correr bajo la lluvia, de frenar en seco y sentir como cada una de las gotas se posiciona bajo mi sombrero recordándome que estoy viva. Y volver a casa… Al calor de casa… A la calefacción encendida… Al amor entregado…

No quiero dejar de sonreír porque el viento tape mi rostro con el pelo, porque las lágrimas ocupen mi rostro o porque la sociedad me diga qué es lo que debo hacer. Sí, yo sólo me sumo a los estandartes que defienden la paz, la utópica no violencia…

En TODAS sus vertientes, desde el ataque ‘intangible’ a la pobreza al golpe físico a la persona. Sí, me sumo a escuchar, a salir y sentarme frente al mundo, o escribir ante las páginas que no somos una masa aforme sino que yo siento. Sí, me asomo a la ventana y grito para que no se juzgue a todos por igual: a los políticos, a los periodistas, a los manifestantes, a los poetas, a los profesores, a los médicos, a los artistas, a los albañiles, a las pinches de cocina, a los jubilados, a los pensionistas, a los ‘viejos’…

Porque en la diferencia, en la bella diferencia es donde reside nuestro poder y por esto es por lo que yo me sumo al carro. Porque todos somos Castilla y León, y todos entramos, (vivamos en un pueblo feo o bonito, en una capital grande, o pequeña sin autovías, con rotondas y circunvalaciones…) en las estadísticas que nos marcan y a veces nos machacan. Sí, no, coherencia, incoherencia…

Vida.

Te puede interesar

016, violencia de género, violencia género, mujeres, violencia mujeres, dependencia, discapacidad, discapacidad violencia-genero, mujeres discapacidad, juventud, adolescencia, delegación gobierno, gaceta castilla-león, esther duque, gaceta castilla y león, prevenir, cuidar, proteger, 016, violencia de género, violencia género, mujeres, violencia mujeres, dependencia, discapacidad, discapacidad violencia-genero, mujeres discapacidad, juventud, adolescencia, delegación gobierno, gaceta castilla-león, esther duque, gaceta castilla y león

Prevenir, cuidar, proteger

La Oficina de Igualdad convoca el 22 de noviembre a personas e instituciones implicadas en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann