Home / Opinión / Editorial / Haz lo que yo digo… y lo que yo hago
Foto Maria Esther Duque Martin Promotora

Haz lo que yo digo… y lo que yo hago

… Y cada vez son más, como el progenitor de mi ‘hermana’ que practican lo que se denomina envejecimiento activo. En este caso sí se puede decir: haz lo que yo hago y lo que yo digo…

Una amiga me contaba el otro día como su padre acude cada día a la Biblioteca de Palencia a estudiar. Cada mañana la rutina de levantarse pronto, limpiar, y a las nueve, estar en la puerta del centro para ocupar su sitio, escoger los libros y formarse para después aprovechar las clases de Historia a las que acude en la Universidad Popular de Palencia, y ampliar sus conocimientos. Y por las tardes… Ejercicio, paseos. Lo que se podría denominar: un hombre del renacimiento.

A simple vista algo que se consideraría excepcional, no lo es. Éste es el ejemplo de lo que son muchos de los jubilados de la región. Personas inteligentes, que con estudios o sin ellos, lo que quieren es mejorar su cultura y vivir, aprovechar el tiempo del que no dispusieron durante su etapa laboral y crecer como personas.

También los hay que apoyan a sus hijos y tienen más vida laboral que cuando estaban en una factoría. Recogiendo a los niños, del colegio, haciendo recados, ayudándolos en sus empresas. En el espejo de estos padres se reflejan muchos. Aunque en el caso de los hombres aún hay una asignatura pendiente. En cada acto, en las actividades a las que acudo, el porcentaje de mujeres es muy elevado, llegando en algunas ocasiones al cien por cien y en la mayoría de los casos al 80.

Es cierto que tradicionalmente los varones acudían al bar después del trabajo, mientras las féminas paseaban, se sentaban en las puertas de las casas a hablar y coser o continuaban trabajando en otras actividades… Estaba muy mal visto que pisasen una sala donde se consumía alcohol. Y eso se nota. Ahora llenan las aulas y, claro, también van a la cafetería o al baile.

Los del sexo masculino parecen aún reticentes, se ven más en los salones del centro de día jugando la partida que en yoga. Pero todo va paso a paso. Y cada vez son más, como el progenitor de mi ‘hermana’ que practican lo que se denomina envejecimiento activo. En este caso sí se puede decir: haz lo que yo hago y lo que yo digo.

Te puede interesar

salamanca, envejecimiento activo, salud, salamanca, ayuntamiento salamanca,

Salamanca cierra el plazo para participar en el Programa ‘Depende de ti’

Los municipios de la provincia de Salamanca con una población inferior a los 5.000 habitantes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann