Home / Opinión / Cartas a la directora / Manifiesto del 15M en el tercer aniversario
Fotografía del blog del 15M de Palencia

Manifiesto del 15M en el tercer aniversario

Manifiesto remitido por el 15M

Un 15 de Mayo el pueblo se levantó contra el poder y la mentira. Un pueblo harto de un Poder que se hacer llamar político pero que en realidad se ha vendido a los mercados y al capitalismo más salvaje de la historia. Harto de la mentira de que esto en lo que vivimos pueda llamarse democracia. De allí el grito “No nos representan”. Y sobre todo, harto de la mentira, que aún perdura, de llamar ‘crisis’ a lo que todos sabemos que es una estafa. Las calles se llenaron de dignidad, de buenas ideas, de solidaridad entre las gentes, de la demostración palpable de que otro mundo es posible, y el pueblo sabe cómo construirlo. Volvieron a tener sentido palabras como pueblo, fraternidad, mundo mejor. ¿Qué ha cambiado desde entonces? Para bien, la gente. Para mal, los poderes políticos y financieros. La gente que se ha dado cuenta de que el Poder se ha convertido en el enemigo y no cabe esperar nada de él, más que la estafa y la mentira, y se han puesto manos a la obra para ayudarse unos a otros y movilizarse en pos de sus derechos. Desde aquel Mayo el 15M se extendió en innumerables plataformas y mareas que defienden el trabajo, la sanidad, la educación, los derechos, que reclaman contra las injusticias y la destrucción del estado de bienestar; ahí está la PAH, ayudando a los desahuciados, evitando cientos de desalojos, ahí están los afectados por el atraco de las preferentes, ganando un juicio tras otro con la ayuda gratuita en muchos casos de abogados con sentido de la decencia y la justicia, los bancos de alimentos gestionados por particulares, los bancos de tiempo, las asociaciones y organizaciones no gubernamentales para prestar ayuda de todo tipo, las personas anónimas que aun sin pertenecer a ninguna plataforma ayudan a un necesitado, a un vecino, a alguien que lo pasa mal. Todo esto, que dignifica al pueblo, es sin embargo la vergüenza de sus gobernantes. Éstos, como culpables de la estafa, habrían de ser los encargados de repararla. Ya vemos que todo lo contrario.

    Cuando hace dos años el candidato elegido como presidente del país, el mismo día de las elecciones, pronunció aquel discurso que sólo se le ocurre a un mentiroso, a un cobarde, dijo, entre otras muchas vacuidades, algo como que iba a devolver a los ciudadanos el orgullo de ser españoles (¿alguna vez existió tal cosa?). Pero cuál es la realidad tras más de dos años de desgobierno: que cada día, la dignidad que nos da la gente, nos la convierte en vergüenza decir que uno pertenece a este país y su gobierno. Que es una vergüenza pertenecer a un país donde habiendo personas que tienen que elegir entre comer y tomar sus medicamentos, el estado regala a los banqueros miles de millones de euros para esconder sus estafas y su corrupción. Donde, cuando se vota una ley para quitar prestaciones a los parados y una diputada grita “¡Que se jodan!”, no es destituida fulminantemente. Un país donde, oh casualidad, desde lo que llaman crisis y es una estafa, los ricos son más ricos. Donde se han impuesto unas brutales tasas judiciales para que la gente no pueda acceder a la justicia universal y gratuita que defiende la constitución. Da vergüenza vivir en un país donde es más fácil que un político empapele a un juez que viceversa. Donde se destruyen pruebas judiciales de gravísimos casos de corrupción, y no pasa nada. Donde se suben los impuestos hasta cifras escandalosas, a menudo declarados ilegales por tribunales europeos, impuestos hasta en los cuadernos de los niños y los estudiantes, hasta en los gastos de las funerarias; esquilman a los niños, a los muertos, no tienen pudor ninguno. Mirándose a sí mismos han hecho un descubrimiento portentoso: el de que pueden vivir sin dignidad. Da horror que se quiten médicos y servicios de urgencias en localidades pequeñas; ya ha costado más de una vida, como están costando vidas los desahucios, la desesperación, la destrucción de los derechos básicos. Estamos hablando de homicidios por omisión. De personas que mueren. Estamos hablando de vergüenza. Y todo ello ¿para qué? : para que sean los ciudadanos quienes paguen una deuda ilegítima contraída por el sistema financiero que a su vez los estafaba; véase las preferentes, la cláusula suelo de las hipotecas, la usura y las comisiones indebidas, etc. Vergüenza de una clase política y financiera que no ha hecho la transición; lo demuestran con la ley Mordaza; ni siquiera en la dictadura se ocurrió poner 600.000 euros, (100 mill. de ptas) de multa por manifestarse. Incapaces de arreglar uno sólo de los problemas de la gente, optan por la represión, la prohibición, las multas, las porras y las pelotas de goma que también han costado lesiones gravísimas y muertes. Y éstas no son por omisión. Mientras se recorta en sanidad, en educación, en investigación, mientras se les quita la asistencia a personas desvalidas, enfermos, ancianos, aumenta el presupuesto de material antidisturbios. Pero ¿Cuál es verdadero disturbio?: Pues es este: un país con 6 millones de parados, emigración masiva, con la corrupción impune y galopante en personajes públicos e instituciones, con políticos que mienten cada vez que hablan; ahora llaman ‘recuperación’ al hecho de que sus amiguetes del IBEX y especuladores de la bolsa sigan enriqueciéndose mientras sigue habiendo niños que se desmayan en el colegio porque no han podido desayunar, gobernantes serviles de los grandes estafadores financieros, ciegos y sordos a los problemas de la gente, dejando que las grandes compañías de luz, gas, etc, suban los precios de forma escandalosa, con los bancos apoderados de cientos de miles de pisos vacíos mientras hay personas sin casa, revendiéndolos luego a precio de saldo a las nuevas mafias del ladrillo. Eso es un disturbio. Eso es lo antisistema. Siguen insistiendo en la patraña de que lo que hay que hacer es “salir de la crisis”; no hay ninguna crisis, hay una estafa, y lo que hay que hacer es meter a los estafadores en la cárcel. Se cae la cara de vergüenza escuchar a un mandatario dar las gracias a la gente por no salir a la calle a manifestarse; uno se pregunta si se puede ser tan ignorante como para no ver hasta qué punto se quitan la máscara en esos gestos, se delatan confesando que lo que quieren es un pueblo sumiso, aterrorizado, un pueblo sin voluntad y sin agallas. Un pueblo que se les parezca. Porque de otro modo no durarían tres días en el cargo. Vivir en un país donde en casi 40 años de presunta democracia sólo ha habido dos referéndums. Da pena vivir en un país donde un gobernante no cumple ni el 3 % de su programa electoral y puede seguir en el cargo. Instalarse en el poder de esa forma es parecido a dar un golpe de estado; es un fraude electoral, moral y humano. Da vergüenza decir “En mi país gobiernan unos defraudadores, inmorales e inhumanos”. El desmantelamiento de los servicios públicos, como la sanidad, para vendérsela barata a sus amigos y especuladores de la empresa privada. La desfachatez con que usan la palabra democracia, palabra que ni siquiera saben lo que significa, porque entonces tendrían que dimitir; les da igual. Insisten en la patraña de que las urnas legitiman a los gobiernos. Es mentira. Todos sabemos que los grandes partidos ya no tienen nada de políticos: se han convertido, a nivel económico, en mafias, y a nivel ideológico en sectas, de modo que ya no tienen votantes, sino cómplices y fanáticos: por tanto, llamar democracia a lo que sale de esas votaciones es un insulto a la inteligencia. Da vergüenza ver cómo los medios de comunicación, en vez de ser, como decía Pulitzer, “el azote de los poderosos” se han convertido en sus más perfectos aliados, con el caso sangrante, entre otros muchos, de esa comparecencia, a través de una pantalla, de un presidente implicado en un caso flagrante de corrupción, sin derecho a réplica ni preguntas. Y así, según sus palabras: “Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico”. Da vergüenza.

  Contra todo ello, ahí está la estela de aquel Mayo: gente que no se resigna, que sale a la calle, que ayuda a otros, que se organiza en movimientos y plataformas, que no se calla y da cada día la lección de dignidad que hace posible, por ellos sí, sentir ese orgullo de vivir en este país.

Un comentario

  1. Es curioso que ahora haya tanto medio de comunicación crítico. Muchos, por no decir casi todos, han hecho lo mismo que critican pero, ya se sabe, para ganar en países como el nuestro, hay que aliarse con los grandes, si no, no cotizas en el Ibex y, lo peor de todo es que a los, verdaderamente plurales, nos cierran por ser eso, plurales y no estar en venta. Para enmarcar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann