Home / Opinión / Colaboraciones / Una leyenda palentina
carmen arroyo
Escenificación de la obra de Zorrilla

Una leyenda palentina

El romanticismo nos dejó  leyendas repartidas por nuestra tierra. Cada una de ellas  tiene un componente popular transmitido por vía oral y, con el paso del tiempo, se le fueron agregando pequeños detalles que sirvieron para hacerla mucho más cercana al gusto de la época.

Palencia es tierra de leyendas. Hace ya mucho tiempo que, en el convento de las Madres Clarisas situado en la calle Burgos, el escritor romántico y vallisoletano José Zorrilla quiso situar la leyenda de Margarita la Tornera. Este convento fue fundado por gracia y generosidad del rey Enrique IV de Castilla y su esposa Juana Manuela. Las monjas que lo habitaron llegaron desde el convento que la Orden de Santa Clara tenía en Reinoso de Cerrato. Más tarde, el Almirante de Castilla, don Alonso Enríquez, junto a su esposa, Juana de Mendoza, comenzarían a construir la iglesia con la intención de ser enterrados en ella. Y luego fue la Casa de Alba la encargada del mantenimiento y conservación de iglesia y monasterio.

No les faltaron preocupaciones a las religiosas ya que con la revolución de 1.868 fue usado el monasterio como hospital y ellas tuvieron que vivir en Calabazanos hasta su vuelta definitiva en el año 1.874.

Entre las numerosas leyendas marianas que circularon por Europa en la Edad Media, destaca la de Beatriz  una monja que, seducida por un caballero, o por un clérigo, que ambas versiones hubo, abandonó el convento para vivir su pasión amorosa. Dice la leyenda que al cabote los años, desengañada por los frecuentes desdenes del amante y, tal vez arrepentida,  decidió volver al convento dispuesta a hacerse perdonar.

Su sorpresa fue mayúscula al comprobar que nadie, absolutamente nadie, había notado su ausencia. La Virgen María había tomado su puesto y sus características físicas…Ella siempre había sido devota de la Virgen y ésta supo pagar su devoción.

La leyenda popular transmitida de boca en boca fue llevada al papel por distintos autores. Y también la recogió José Zorrilla, cambiando el nombre de la monja que, de Beatriz pasó a llamarse Margarita, pero manteniendo en lo esencial su mensaje.

Roberto Chapí la convertiría con su arte en zarzuela en el año 1.901.

La leyenda de Margarita, mujer enamorada, y desdichada como tantas otras, sigue emocionándonos porque ya sabemos que el amor es dulce como miel pero, a veces, amargo y difícil de lidiar como un mal toro.

Te puede interesar

empleabilidad, cultura, colaboración, fundación, santa maría la real, empleabilidad, metodologías, objetivos, fases, innovación social, empleo, unamuno, libro, aguilar campo, estudios románico, calle mayor, palencia, aguilar campoo, escuelas taller, áfrica subsahariana, fundación españa duero, calle mayor, josé maría perez, fundación España Duero, peridis, esperando al rey, palencia, novela, histórica, novela histórica, santa-maría la-real, jcyl, junta castilla-león, venta de baños, club lectura, cervera, carrión, carrión condes, palencia, bibliotecas monásticas, alfonso VIII, nobles, canteros, obispos, reyes, infantas, biblioteca pública, biblioteca pública palencia, palencia,

Peridis presentará en Palencia su libro “Hasta una ruina puede ser una esperanza”

La conocida frase de Unamuno inspiró la restauración del monasterio de Santa María la Real …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann