Home / Opinión / Colaboraciones / Carta de un jubilado a otro de 83 años
magias rueda

Carta de un jubilado a otro de 83 años

“Miguel Ángel disfrutó toda su vida de padre y madre, de su esposa, de sus hijos y nietos… ¿Por qué vamos ahora a estar descontentos con su destino? Cumplió perfectamente toda una vida”.

Santa Teresa de Jesús vivió y escribió estos versos: “Vivo sin vivir en mí/ y tan alta vida espero/ que muero porque no muero”. Y añade a renglón seguido: “Sólo con la confianza/ vivo de que he de morir/ porque muriendo el vivir/ me asegura mi esperanza”.

Siendo muy niña quiso irse a tierra de moros, para que la matasen por Cristo y así, como mártir, entrar en el cielo y ser feliz para siempre. Santa Teresa, cuyo V Centenario de su nacimiento vamos a celebrar del 15 de octubre de 2014 al 15 de octubre de 2015. ¿Vendrá el Papa a España?

En mi mesa de trabajo-estudio, he recibido una Carta de un jubilado que ha nacido en Salamanca y vive en la misma ciudad de las ciencias. Conocedor de la muerte de un primo de 83 años que nació en Salamanca y se fue a Argentina a trabajar y formar una plantilla con esposa, hijos y nietos, escribe a la viuda Rosa María y le dice:

“Dios quiso que Miguel Ángel había cumplido ya con sus designios en este mundo y decidió que era el momento de llevárselo junto a Él tiene decidido, que seguro que era lo mejor para el que nos ha abandonado”.

“La muerte -dice la carta-no es más que un paso a algo mejor para que el que cree. Es que le ha llegado el momento de recoger y guardar para el olvido todo lo de este mundo e ir a gozar con Dios para la eternidad. Y si el que muere ya ha cumplido con creces toda una vida de buen hijo, buen esposo, buen padre y abuelo… ¡pues no sé que más le vamos a exigir a la vida!”.

“Miguel Ángel disfrutó toda su vida de padre y madre, de su esposa, de sus hijos y nietos… ¿Por qué vamos ahora a estar descontentos con su destino? Cumplió perfectamente toda una vida y Dios ha querido que vaya con Él para toda la eternidad a esperarnos a los demás”.

Este jubilado de 83 años es un cristiano de a pie que vive su fe rezando cada día, habla con Dios, apoyado en su divina providencia. Esta es una manera muy elegante y muy cristiana de dar el pésame ante la muerte de un familiar o de un buen amigo.

Termina así la carta: “Miguel Ángel estará orgulloso de haber dejado tras de sí una hermosa familia que no le olvidarán nunca. Que sus hijos no olviden el modelo de su padre y que a los nietos se les recuerde la suerte que vivieron de tener un abuelo tan estupendo”.

Nos despedimos con estos versos de Santa Teresa de Jesús “Hasta que esta vida muera/ no se goza estando viva. Muerte, no seas esquiva; viva muriendo primero/ que muero porque no muero”.

Cristo, muriendo en la Cruz, venció a la muerte y nos libró del demonio.

Te puede interesar

german garcía ferreras, german garcía ferreras, padres, familia, religión, dios,

Mis padres

Con el mes de septiembre comienzan los estudiantes su curso de saber y recordar lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann