Home / Opinión / Colaboraciones / El tren burra
tren burra

El tren burra

Hoy es el AVE, pero en mi infancia estaba el Tren Burra, uno de Valladolid a Medina de Rioseco  y otro de  Medina de Rioseco a Palanquinos, mi primer tren y la primera estación que yo vi en Medina de Rioseco, a donde fuimos a esperar a mi hermano mayor que venía, de vacaciones de Navidad, de León, aunque no sé cómo llegaría a Palanquinos, que dista 18 kilómetros de la capital.

Pero para mí fantasía no fue menor la “chocolatera del burra” que el esqueleto del leopardo, en la cumbre del Kilimanjaro de la novela de Hemingway, fuera para el novelista Juan Marsé y principalmente la musicalidad del arranque de Las nieves del Kilimanjaro, que le sigue cautivando desde que la leyera de adolescente. No había misterio mayor que pudiera asemejarse a aquel leopardo bestial saliendo del túnel gris de Tierra de Campos que la locomotora inmensa tronando despavorida delante de mis narices.

Hace ya unos años, en un curso sobre envejecimiento activo de la Junta de Castilla y León, mi gran amigo, Oscar Carranza, entonces técnico de la Federación Provincial de Jubilados  Pensionistas de Valladolid, nos entregó, como tarea del curso para corregir, un Proyecto extraordinario y original:

El tren de una vida

Orientado a un colectivo como es el de las personas mayores del medio rural de la provincia de Valladolid, concretándose la mayor parte del mismo en la zona de los Montes Torozos y Tierra de Campos.

Se trata de personas mayores pertenecientes a las Asociaciones de Jubilados y Pensionistas de los municipios objeto de intervención (Zaratán, Villanubla, La Mudarra, Castromonte, Valverde de Campos y Medina de Rioseco)

El tren de una vida debería emprender un viaje simulando al recorrido del conocido popularmente como “Tren Burra”, que entre 1884 y 1969 sirvió para unir Valladolid con Medina de Rioseco, cruzando los páramos de los Montes Torozos, y albergando en sus vagones, con total seguridad, los sueños y realidades, de muchas personas mayores actuales de municipios de los pueblos ya citados. Un tren que con sus carencias y lagunas, tenía un marcado acento social, si bien es cierto que el proyecto inicial se asentaba en un proyecto apoyado desde Cataluña para crear una línea de transporte de cereal hacia la región del noreste peninsular y especular allí con su comercialización.

Las paradas de El tren de una vida serían seis: Valladolid, Zaratán, Villanubla, La Mudarra, Castromonte (La Santa Espina), Valverde de Campos y Medina de Rioseco.

Cada una de las paradas sería testigo de una actuación distinta, un camino que tendrá como nexo de unión los diferentes recursos que se ubican en la comarca.

Y siguen 36 folios más, explicando, con todo lujo de detalles, toda la estructura del Proyecto de dinamización sociocultural.

De haberse puesto en marcha probablemente hubiera estado allí echando una mano, todo un placer porque sería una buena experiencia y me hubiera permitido ensamblar más y mejor aquél ayer que se difumina en la memoria y este hoy que se estrena cada día, pero que tiene sus raíces profundas en aquél. ¡Lástima!

Te invito hoy a recorrer, no en AVE, para estos menesteres, mejor el Tren Burra, por los entresijos de la memoria, las distintas estaciones donde merece la pena bajarse, detenerse y conservar esos oasis que jalonan tu biografía y la mía y que suponen posiblemente los mejores momentos de una vida y aceptando otros que hubiera sido mejor no conocer, pero ésta está hecha de luces y sombras y no hay más tela que cortar, aunque sí podemos decidir lo que debe anidar en nuestro cerebro. Para ello nada mejor que dejar que aflore el niño que llevamos dentro y que, queramos o no queramos, nunca muere, afortunadamente.

Te puede interesar

asombro, concentración, resiliencia, pitágoras, luz, prueba, razón, antípodas, queda, todo queda, todo pasa, cerezos, nieve, valle, primavera, imaginarse, pregunando, caballos, cabriolas, luna, sol, luz, enroscada, cerezo, callejón, salidas, olores, sabores, infancia, callejón, salida, pirámide, oscuro, balzac, monstruosidad, tribu, costumbres, ángel de castro, valores, insistir, resistir, persistir, vida, violencia, justicia, libertad, igualdad, feminismo, tolerancia, chimenea, tierra campos, frío, cálido, abandono, desvarío, casa, cosas, puertas, guardar, adn, ventanas abiertas, ventanas, paisajes, proust, marcel proust, contemplar, casa, cosas, libros, cuarto baño, baño, amistad, camaradería, caracol, portugués, lorca, casa, cosas, dime, andas, quién eres, refrán, refranes, mayor, ser mayor, ángel de-castro, de castro, valladolid, centro día, centros día, actual, pasado, presente, futuro, ángel castro, ángel de-castro, colaboración, bolero ravel, ravel, caballero bonald, juventud, pasado presente, vivir, vida, aristóteles, horizonte, javier marías, marraja torres, viudas, mujeres, dolor, angustia, duelo, colaboración, opinión, vida,

DONDE DECÍAMOS ENTEREZA AHORA PONEMOS RESILIENCIA

“Sea cual sea la parte de desgracia que te toque en suerte padecer, acéptala de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann