Home / Opinión / Colaboraciones / 11.- La higuera
angel castro, amigos, colaboración, opinión, cultura, colaboración, educación, adultos, angel castro, conmigo, buscarla, contra, pensamiento, divergente, presente, futuro, descafeinada, amistad, sangre, política, lenguaje, child, children, niño, sueños, deseoósn, opinó, colaboración, infancia, angel de-castro, de castro, existir, existencia, juventud, inocencia, esther duque, gaceta castilla y leon, viaje a mi infancia pasando por la tuya
Venta abierta

11.- La higuera

Una de las cosas que más me gustaban de niño era subirme a una higuera cuando los higos estaban maduros. 

Era a finales de agosto y primeros de septiembre. No fallaba, todos los días había que hacer una visita a la higuera y subirse a ella, bien por el tronco, bien por los tejados de las conejeras, que mis tíos cuidaban con esmero. Era uno de los postres más apetecidos, en tiempos de pocos postres. Cuando la cosecha iba siendo abundante subía con la cesta para llevársela a mis padres, llena de higos, que les gustaban tanto como a mí.

Al lado había otras dos higueras de distinta clase de una vecina muy mayor y no había mayor placer, ¿por prohibido? que atravesar los tejados y acercarse a las dos higueras, probar sus higos y comparar con los de la higuera de mis tíos. Podría pedirle permiso porque teníamos muy  buenas relaciones de vecindad y hasta cierto parentesco. Pero no era lo mismo.

Hace veinte años planté en la parcela de Viana dos higueras, en el subconsciente seguro que como homenaje al niño que llevo dentro, y a pesar de no tener suerte, porque el suelo es parte del pinar y por lo tanto desierto puro y duro, el menos apto para las higueras, heme ahí año tras año, cuidándolas, contemplándolas y esperando la cosecha de cinco o seis higos, el año que más. Éste se auguraba la cosecha del siglo, porque llegué a contar más de ciento veinte higos entre las dos, pero desgracia de desgracias, no tuvieron final feliz, se fueron cayendo todos sin madurar.

Hasta aquí mis primeras palabras: frío, palo y tentetieso, el verano, los lagarejos, aprender, mis primeros amores,  higuera, experiencia de la muerte, caballo, padre,  maestro…     ¿Las tuyas? ¿No crees que podrías pensar-visualizar y hasta escribir tu propia biografía? Si tú no lo haces nadie lo hará por ti.

Te diré, de nuevo, con la escritora Susana Fuertes: “Las palabras que de verdad cuentan nunca son más que unas cuantas y a través de ellas uno podría explicar su vida”.

Seguiré dejando este tipo de espacios, amplios, a lo largo de todo el recorrido, para que corra el aire entre el texto y dé tiempo y paso a pensar.

También para imitar a los pájaros cuando beben, como dice el profesor de Ética Juan Miguel Palacios respecto al que lee filosofía, que levantan a menudo la cabeza, para que lo leído se filtre, como el agua en la garganta del pájaro, y se asiente en el entendimiento.

Eso mismo he tenido que hacer cuando he leído el excepcional e inolvidable libro de Héctor Abad Faciolince, El olvido que seremos. Es de los que te dejan tocado. Era tanto el disfrute y las ganas de que no se terminara, que era necesario detenerse, escuchar a Bach, por ejemplo, como hacía el padre de Héctor, el doctor Héctor Abad Gómez, un hombre sabio y bueno, tolerante y comprometido con la justicia, asesinado por los paramilitares, y permitir que la belleza de una  prosa envidiable, por sencilla y profunda, la enorme cantidad de emociones hondas y las lecciones de un gran humanista se asentaran por mucho tiempo en el recuerdo. El olvido que seremos, nada más terminarlo de leer, anoté por mi cuenta y riego: un libro emocionante, necesario, hermosísimo y valiente.

Te puede interesar

españa, unión europea, hipocresía, comunidad, caretas, fuera, necedad, remedios, remedios mortales, acaba, truco o trato, truco, trato, griego, grecia, dios, constitución, creador, verdadero, egipcio, éxodo, biblia, castellano, español, estados, economía, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe,

Caretas fuera

Cabe suponer que al menos desde que los griegos inventaron el teatro, es conocida la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann