Home / Opinión / Colaboraciones / La imparable decadencia
necedad, remedios, remedios mortales, acaba, truco o trato, truco, trato, griego, grecia, dios, constitución, creador, verdadero, egipcio, éxodo, biblia, castellano, español, estados, economía, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, salario o limosna, isabelino, decir, opinión, blog, océanos, conocer,

La imparable decadencia

Creo que hay cierta unanimidad en admitir que estamos viviendo, no sólo en España sino en todo el mundo, si bien aquí especialmente por la nefasta crisis económica y la tragedia de los nacionalismos exacerbados y fanáticos, fomentados y consentidos desde hace más de treinta años por, dicho suavemente, la miopía del poder central, tiempos más que difíciles, peligrosos.

Por otra parte, las tensiones internacionales provocadas por ambiciones y el radicalismo e todo pelaje, nos están llevando a continuos enfrentamientos tanto a los ciudadanos como a las naciones.  Con el pretexto de extender la democracia, en el fondo la manera más eficaz, presuntamente civilizada claro, de dividir a los pueblos dependientes tecnológicamente cuando en realidad se persigue el dominio y la explotación, los que rigen el mundo no están a gusto si no meten las narices en los asuntos internos de los países indefensos o atrasados. Los cuales, asisten impotentes al ataque sibilino a su independencia e identidad al tiempo que comprueban como arrasan las creencias, patrimonio y costumbres que los a caracterizado históricamente como pueblos, con las consignas, imposiciones y guerras que los poderosos originan con su intromisión. Nunca han sufrido tantas naciones tantos conflictos fratricidas, como los que se producen actualmente por culpa de las grandes naciones, que no sabemos, es un decir, si lo que pretenden es implantar paradójicamente lo contrario de lo que proclaman, esto es manu militari, falsos sistemas democráticos que debiliten las defensas  de esos pueblos o vender armas. Y hecho el destrozo, hacer negocio con la reconstrucción de lo que ellos previamente han destruido.

Al ser España desde hace tiempo un país venido a menos no ya en lo material, sino sobre todo en lo espiritual, perdida en buena parte la dignidad nacional y con la auto estima nacional por los suelos, hemos pasado en la actualidad a ser simples peones o marionetas dóciles a la voz de los amos internacionales de turno. Nuestro papel, triste papel, se limita a obedecer, dar cobijo, subvenciones y comida a toda la patulea sin cualificar que otros no admiten, recoger sin rechistar la basura foránea que no quieren ni en sus propios países y enviar nuestras tropas donde nos manden a pesar de no habérsenos perdido nada en esos lugares. A cambio nos dejan ir tirando con las migajas de un turismo ramplón, cada año de inferior calidad, grosero, hambriento y borrachín  a más no poder. Ante esta realidad, los españoles, da igual si están en activo, en paro o jubilados, se preguntan escamados y estupefactos hasta cuando estarán con la soga al cuello, el cinturón apretado, el miedo en el cuerpo, la rabia contenida y la cara roja de vergüenza al ver lo que dicen y hacen sus políticos.

Estos, decir, lo que se dice decir, no dicen nada nuevo. La verdad es que tampoco pueden pues entre sus limitaciones como la falta de ideas propias, interminables vacaciones, miedo al jefe y a perder el chollo y el status social alcanzado, a lo más que se atreven es a repetir como loritos las correspondientes consignas oídas o impuestas en los cenáculos de rigor. Cada vez está más clara la gran intuición y clarividencia de hombres como Cicerón o Séneca que ya en la antigüedad denunciaron lo que veían a diario y les hacía añorar otros tiempos mejores y otras costumbres más cívicas y morales. El gran Horacio definió con exactitud en una de sus odas el proceso de la permanente degradación humana diciendo que la generación de sus padres, peor que la de sus abuelos, les engendró a ellos, más perversos aún, quienes habrían de procrear con el paso del tiempo una prole más viciosa todavía. La  prueba la tenemos mirándonos nosotros mismos y a las nuevas hornadas de cachorros maleducados, violentos, destructores porque sí de principios, costumbres y lo que encuentran a su paso, y viendo como crece la inmoralidad, la infidelidad, la promiscuidad, la homosexualidad y todo lo que se oponga a su libre albedrío

Y  eso es precisamente lo que está pasando después de más de dos mil años. Si en España Quevedo, en el siglo XVII, miró en uno de sus famosos sonetos los muros de la patria suya y nuestra, no hallando nada que no fuera reflejo de la muerte, también nosotros si hiciéramos lo mismo, veríamos no ya muerte, sino una agonía terminal y total producida por la corrupción omnipresente. Corrupción alentada por la malicia y ambición, permitida en el mejor de los casos por la inepcia y estulticia a partes iguales de quienes tienen la obligación de cortarla de raíz y tratada, por aquello de la publicidad, con los célebres e inocuos parches sor Virginia. Los antiguos podrían alegar en su descargo que eran tiempos menos civilizados y que el variado número de dioses que adoraban les tenía confundidos. Pero nosotros, los cristianos, ¿qué alegaremos? ¿Ignorancia del mensaje purificador y salvador de Jesucristo? No parece, al menos los españoles. ¿Sórdida ganancia aún a costa de una condenación eterna? Sería una locura sabiendo como sabemos que cuando nos llegue la hora que ignoramos no podemos llevarnos nada. ¿Apostasía del tesoro de la fe heredada de nuestros mayores, seducidos por la publicidad engañosa y hedonista? Suena fuerte, pero es la palabra que procede emplear y la que mejor define la situación de inmoralidad, injusticia y libertinaje que vivimos.

Puede que alguien crea que exagero al describir la realidad que percibimos y sufrimos la mayoría de españoles, pero es lo que hay. Es un panorama desolador, lo reconozco, y lo es todavía más por que si nuestros políticos no dicen nada que nos levante el ánimo y merezca ser creído, hacer lo que hacen merece un juicio aún peor. Cuando nuestra deuda como país a superado el pasado 14 de Agosto el Billón de euros que equivale a más del cien por cien del Producto Interior Bruto, el Gobierno lo ha celebrado según el BOE del 22 de Agosto, concediendo 70 millones en subvenciones y ayudas públicas a sindicatos, industrias deficietarias y asociaciones de diverso pelaje entre las que están, cómo no, los sindicatos y la patronal. En el ámbito internacional también han sido concedidas y agraciadas con 160 millones de euros, a pesar de haber tenido España en el año 2013 un déficit superior al 7% del P.I.B., subvenciones para apoyar procesos de participación democrática en Marruecos, las desigualdades de género en Nicaragua, reconocimiento y ejercicio a la salud sexual y reproductiva en Bolivia, crear oportunidades y alternativas económicas sostenibles en Mozambique, contribuir al derecho a la salud en las regiones de Cochabamba y La Paz, contribuir a la gobernabilidad y seguridad democrática en El Salvador, reforzar el tejido asociativo rural y derechos socioeconómicos de mujeres y jóvenes en Senegal, desarrollo rural sostenible y equitativo en Cisjordania… ¡Ah, qué fácil es pasar en el exterior por generoso y progresista a costa de esquilmar en casa a los pocos que van quedando como contribuyentes!

Mientras tanto, los ladrones siguen robando sin devolver nada, la Deuda del Estado va engordando sin que nadie la ponga a régimen, al contrario, estamos tan felices cuando la damos de comer en las subastas, ¡ay! qué tontos somos,  en la Hucha de las Pensiones  sólo quedan telarañas, nuestros jóvenes están en el paro, los que pueden se van al extranjero, los de cuarenta y tantos en adelante ya han perdido toda esperanza de volver a trabajar, los sueldos y las pensiones empiezan a ser tercermundistas y Cáritas se las ve y se las desea para dar de comer a tantos que pasan hambre. España, quién lo iba a decir, es el país de Europa donde se produce la mayor destrucción de puestos de trabajo, donde hay más paro y de mayor duración por culpa de unos gobernantes anteriores pésimos, y de unos actuales ilusos que nos quisieron hacer creer que su infame reforma laboral iba a ser la panacea de nuestros males.

Te puede interesar

españa, unión europea, hipocresía, comunidad, caretas, fuera, necedad, remedios, remedios mortales, acaba, truco o trato, truco, trato, griego, grecia, dios, constitución, creador, verdadero, egipcio, éxodo, biblia, castellano, español, estados, economía, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe,

Caretas fuera

Cabe suponer que al menos desde que los griegos inventaron el teatro, es conocida la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann