Home / Opinión / Colaboraciones / Amelia Herrero Diosdado, la maestra

Amelia Herrero Diosdado, la maestra

En la Plaza del Vaticano de Roma, hay una gran figura de Santa Teresa de Jesús, con esta significativa ‘leyenda’, maestra de los espirituales. Porque Santa Teresa fue santa, fue reformadora del Carmelo, fue escritora, ahora también es doctora de la Iglesia y… siempre fue Maestra de los cristianos espirituales.

La protagonista de la entrevista, Amelia, presume y está muy orgullosa de haber sido maestra en la escuela y quiere seguir siendo maestra durante su jubilación. Ha cumplido los 81 años. Nació en Alba de Cerrato, provincia de Palencia, muy cerca del Monasterio de la Trapa, donde se santificó el Hermano (ya santo) Rafael.

Sus padres se llamaron Gonzalo y Amparo, y su esposo Emilio, que murió hace un año sin dejar descendencia. Murió en la Residencia de San José, dirigida por las Carmelitas Misioneras Teresianas, en la ciudad de Palencia, donde sigue viviendo nuestra Amelia.

Han sido cuatro hermanos, dos varones y dos mujeres: Ana María, Amelia, Carlos y Gonzalo. La primera ha muerto, y también su esposo, dejando cuatro hijos que son los sobrinos, como hijos, para nuestra Amelia.

Estuvo interna todos los estudios hasta magisterio en el Colegio de las Filipenses de Palencia. Guarda en su corazón gravísimos recuerdos y no cesa de agradecer a las religiosas filipenses todo cuánto hicieron por ella.

Amelia es muy religiosa y tiene especial devoción por La Purísima, a San Pedro, a San Felipe Neri y a Santa Teresa de Jesús. Esta devoción a Santa Teresa es fruto de su amistad con Antonio Álamo Salazar, también maestro, que fue secretario de la Inspección de Enseñanza, siendo su jefe el sabio y extraordinario pedagogo, también maestro, Antonio Hernández, nacido en tierras extremeñas Que publicó muchísimos libros, muy interesantes.

Álamo Salazar nació en Alba de Tormes, Salamanca, donde está enterrada Santa Teresa y, sin exagerar nada de nada, es uno de los seglares calóricos que más ha escrito de San Teresa, a la que rezaba, decía el, que hasta cuando estaba dormido.

La conversación con Amelia giró en torno a este extraordinario poeta teresiano, Álamo Salazar, a quién tuve la suerte de conocer en Alba de Tormes y después tratare en esta ciudad de palencia.

Escribió varios libros sobre Palencia, recibiendo muchos premios como poeta.

Nuestra Amelia se hace lenguas valorando el trabajo de los maestros y maestras, por cuanto significa en el futuro de los alumnos/as deseosos(as de ser personas de cultura y ricos en las virtudes cristianas.

Amelia, aún siendo muy joven, formó parte del tribunal para oposiciones en el Magisterio. Dio clases en distintos pueblos y,finalmente en Palencia. Su esposo, secretario de juzgado, ejerció en Palencia. Jubilados los dos, se retiraron a la Residencia de San José de las Carmelitas Misioneras Teresianas. Querían prepares para el encuentro con Dios, cuando el Dios Padre les llamase a la jerusalén Celestial. Todos tenemos que preparaos a la llamada de Dios Padre.

Te puede interesar

german garcía ferreras, german garcía ferreras, padres, familia, religión, dios,

Mis padres

Con el mes de septiembre comienzan los estudiantes su curso de saber y recordar lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann