Home / Opinión / Editorial / Un poco de humanidad
humanidad, inmigración, inmigrantes, castilla, venta baños, refugiados, banco alimentos, refugiado, siria, asociación, vicente ferrer, cruz roja, esther duque, gaceta castilla y león, dignidad, mayores, editorial, dolor, esther duque, gaceta castilla, castilla leon, cariño, emoción, amor, valorados, philadelphia, diploma, old peple, elderly, elecciones, pp, psoe, campaña electoral, municipales, autonómicas, podemos, dignidad, trabajo, erasmus, futuro, dignidad, motores, cobijo,

Un poco de humanidad

Quizá los lectores me puedan llamar insistente, por la reiteración en el tema de los editoriales. Pero veo en la sociedad una falta tremenda de humanidad. Desde los informativos radiofónicos o televisivos o las páginas de los periódicos en los que pasamos de páginas sobre el tiempo a personas que se aferran por coger un tren que los saque de la miseria de la guerra hasta la desfachatez de pasar junto a una persona que se cae y grabarla en vez de agarrarla de la mano.

La pérdida de valores en la sociedad está siendo palpable. Se decía, que con la crisis económica, iban a comenzar a aflorar otro tipo de actitudes que se habían quedado sepultadas bajo el afán consumista de tener más, pero en lo cotidiano, veo que es lo de siempre.

Se crean alianzas y se afianzan las asociaciones entre quienes se necesitan, eso sí ha crecido a mansalva, los que quieren ser voluntarios acuden a las sedes de las entidades sin ánimo de lucro a dejarse el alma por la causa en la que creen y las vecinas de los pueblos siguen llamando a la puerta de quién vive al lado para dar un paseo o ver si quién se quedó viuda hace poco necesita algo.

“Cuando éramos pobres estábamos más unidos, teníamos menos pero vivíamos  más felices”. Decían el otro día en un pequeño pueblo unos señores mayores. Quizá sea que el vil metal lo pervierta todo o que somos los humanos los que sacamos a relucir nuestro rostro podrido.

A lo mejor, sólo sea necesario escuchar, en vez de oír, la voz de los que gritan en silencio en esos vagones, que tanto recuerdan a tiempos no tan lejanos en estaciones como la de mi pueblo, Venta de Baños, llevándose de la tierra de Castilla a los que no tenían de comer para el Norte buscándose un futuro mejor para sus familias. Recordar que no hay nadie más que nadie y que todos somos iguales, porque todos tenemos un pasado y tenemos un futuro muy incierto. Nadie es más que nadie.

Tal vez, haya que quitarse la pereza y acudir a esa Cruz Roja, Banco de Alimentos, Banco del Tiempo, Asociación de Vecinos, agrupaciones de Animales …. Darse un poco para que esto cambie. Como decía Vicente Ferrer: “Ninguna acción buena se pierde en este mundo. En algún lugar quedará para siempre”. Porque la humanidad, al igual que la podredumbre está dentro de uno y está dentro de cada cual elegir que es lo que saca para mostrarlo ante la sociedad. Sólo hay que elegir si ser guapo o feo.

Te puede interesar

equipo olímpico, JJOO, sara bayón, Alejandra Quereda, Sandra Aguilar, Artemi Gavezou, Elena López, Lourdes Mohedano, psicólogos, colegio oficial psicólogos, castilla león, gimnasia rítmica, alfonso polanco, convivencia, hermanas hospitalarias, hermanas hospitalarias, hermanas, hospitalaria,

Más de 2.500 personas se unen al equipo olímpico de gimnasia rítmica para celebrar con las Hermanas Hospitalarias sus Convivencias Sociales

El equipo olímpico de gimnasia rítmica y su entrenadora, la palentina Sara Bayón, han celebrado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann