Home / Opinión / Cartas a la directora / De mayor a residente
residencia, mayor, residente

De mayor a residente

Azucena Martín

Esta carta a la directora y precisamente en un periódico para nosotros para hablar sobre lo que nos sucede. Los mayores como víctimas estamos expuestos a todos los escarnios que suceden en algunas residencias privadas por ello, queridos colegas estas líneas las escribo después de haber visitado varios centros y hablado con alguno de los residentes para seleccionar aquella en la que algún día tendré que ingresar.

Allí he podido ver lo que os hacen sufrir, no sólo por parte de la familia que ‘abandona’ a los mayores, sino porque en estos lugares todo está medido y contado menos el amor.

A  las palabras a voces y los gritos, se suman la falta de higiene y la mala alimentación.

Cuando acudes a las mismas como visitante, como me ha pasado a mi, puedes ver todo, y olerlo, porque los pañales están muy contados y cada persona tiene un número determinado asignado. Si el enfermo tiene la mala suerte de mancharlo nada más ser cambiado deberá esperar sucio hasta la próxima puesta; con todo el ‘paquete’ encima hasta que le toque.

Los compañeros con más demencia están todos en el mismo habitáculo, con lo que la respiración al final no identifica el aire viciado al limpio. Esto es terrible.

Un apartado especial es la alimentación, que es un capítulo con muchas deficiencias. Las que son de catering están muy medidas y pesadas, casi siempre se sirve frío, en platos con un material parecido al plástico y si por ejemplo no te gusta el yogurt te marchas a la cama sin postre, porque es normal que en la ‘cocina’ no haya nada más. Ni siquiera los empleados/as pueden tomar cosa alguna. Las meriendas ridículas, los zumos de caja (incluyo para los diabéticos), agua y poco más. El desayuno, en uno de los centros, dos churros. Todo igual para todos, ya seas diabético, tengas el colesterol alto o problemas de otro tipo. Y claro, lo tienes que tomar para que no te crujan los intestinos. He visto en el comedor como algunos mayores frotan los platos con el poco pan que les dan hasta sacar brillo al mismo, pues los utensilios propios para la alimentación son de plástico policabornatado sin desinfectar, rayados por el paso del tiempo, en ocasiones sucios pues los limpian a máquina y después no los revisan… En fin, un suma y sigue de despropósitos.

Pasillos estrechos, ascensores con olor a humanidad excretora…

Algunos empleados sin tacto y educación, no les harán ningún test de capacitación en trato a mayores al contratarlos, se comportan de mala manera con los trabajadores, y eso cuando no se quejan, con razón de que son mano de obra barata y maltratada.

Se habla mucho de las mujeres que sufren violencia de género y hay que seguir hablando de éste tema, y sumar el de los mayores que ya han pasado los suyo: una guerra, enfermedades mal cuidadas por falta de las tecnologías actuales, pérdida de seres queridos.. Y situaciones en general que llevan en algunos casos a los mayores a una silla de ruedas sucia y con mal funcionamiento y de la que no se atreven a decir nada por si les ponen en la calle o los tratan aún peor.

Por favor, si alguien que pueda remediar estas situaciones lee esta carta y ve situaciones similares que las denuncien como yo, y traten de arreglar este terrible drama, porque hay que tener en cuenta que además los usuarios pagan una gran cantidad de dinero por su estancia.

Te puede interesar

asombro, concentración, resiliencia, pitágoras, luz, prueba, razón, antípodas, queda, todo queda, todo pasa, cerezos, nieve, valle, primavera, imaginarse, pregunando, caballos, cabriolas, luna, sol, luz, enroscada, cerezo, callejón, salidas, olores, sabores, infancia, callejón, salida, pirámide, oscuro, balzac, monstruosidad, tribu, costumbres, ángel de castro, valores, insistir, resistir, persistir, vida, violencia, justicia, libertad, igualdad, feminismo, tolerancia, chimenea, tierra campos, frío, cálido, abandono, desvarío, casa, cosas, puertas, guardar, adn, ventanas abiertas, ventanas, paisajes, proust, marcel proust, contemplar, casa, cosas, libros, cuarto baño, baño, amistad, camaradería, caracol, portugués, lorca, casa, cosas, dime, andas, quién eres, refrán, refranes, mayor, ser mayor, ángel de-castro, de castro, valladolid, centro día, centros día, actual, pasado, presente, futuro, ángel castro, ángel de-castro, colaboración, bolero ravel, ravel, caballero bonald, juventud, pasado presente, vivir, vida, aristóteles, horizonte, javier marías, marraja torres, viudas, mujeres, dolor, angustia, duelo, colaboración, opinión, vida,

ABRIR LAS PUERTAS AL ASOMBRO Y A LA CONCENTRACIÓN

En un mundo en exceso gris, con demasiados ruidos, exagerada información y en ocasiones despistado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann