Home / Opinión / Colaboraciones / Somos el pasado, el presente y el futuro I
asombro, concentración, resiliencia, pitágoras, luz, prueba, razón, antípodas, queda, todo queda, todo pasa, cerezos, nieve, valle, primavera, imaginarse, pregunando, caballos, cabriolas, luna, sol, luz, enroscada, cerezo, callejón, salidas, olores, sabores, infancia, callejón, salida, pirámide, oscuro, balzac, monstruosidad, tribu, costumbres, ángel de castro, valores, insistir, resistir, persistir, vida, violencia, justicia, libertad, igualdad, feminismo, tolerancia, chimenea, tierra campos, frío, cálido, abandono, desvarío, casa, cosas, puertas, guardar, adn, ventanas abiertas, ventanas, paisajes, proust, marcel proust, contemplar, casa, cosas, libros, cuarto baño, baño, amistad, camaradería, caracol, portugués, lorca, casa, cosas, dime, andas, quién eres, refrán, refranes, mayor, ser mayor, ángel de-castro, de castro, valladolid, centro día, centros día, actual, pasado, presente, futuro, ángel castro, ángel de-castro, colaboración, bolero ravel, ravel, caballero bonald, juventud, pasado presente, vivir, vida, aristóteles, horizonte, javier marías, marraja torres, viudas, mujeres, dolor, angustia, duelo, colaboración, opinión, vida,

Somos el pasado, el presente y el futuro I

Como el genial Bolero de Ravel, que repite hasta el paroxismo unas solas notas de principio a fin, me sucede a mí con el tiempo no precisamente meteorológico: Comencé por reivindicar el carpe diem para pasarme al lado del poeta y ensalzar a continuación ese futuro, poco o mucho, que no espera de forma paciente para quienes vamos por la vida intentando vivirla casi-casi antes de que llegue el preciso momento.

Pero, esta vez, tengo que enmendar la plana del maestro, que siendo una hermosa y gran verdad no es toda la verdad por ser infinitamente más hermosa y grande si se la contempla con una perspectiva todo lo amplia que da de sí el tema que nos ocupa. ¿Cómo no valorar el pasado y el presente, precisamente, del gran novelista y poeta, Caballero Bonald, y considerarlo hasta el día de hoy como espléndidos? El también es pasado y presente además de lo que le quede de vida. El vaso de cada cual lo va llenando el tiempo, y la mano de cada cual, y sólo está a punto de rebosar cuando ese tiempo da a su fin y su contenido está ahí sin  haber tirado nada por la borda.

Así que después de todo ello no he podido por menos de mirar hacia atrás y contemplando la obra que uno ha logrado hacer consigo mismo reconocer que una inmensa mayoría es debida a todo y a cuantos aportaron materiales imprescindibles a tal efecto. “Vivir sólo en el presente es vivir en una prisión intelectual”, dice Carlos García Gual.

Por lo que se me antojan más incuestionable las tres verdades que se acoplan y se enriquecen entre sí para conformar una gran verdad, que son:

Somos lo que hemos sido. Hazme el favor, da marcha atrás con el recuerdo y verás, si has entrado en años, cómo van reverdeciendo, con mayor fuerza y pujanza todo cuanto viviste día a día, minuto a minuto y año tras año. Y es ahora cuando se detienen aquellos momentos de infancia, adolescencia y juventud que pasaron a la velocidad del sonido, al menos, y ahora hacen nido en tus rincones más predilectos. Y se acoplan a tu ser para demostrarte que el niño y el joven que fuiste siguen ahí eternamente niños, milagrosamente jóvenes y te reconcilian con quienes fuiste y sigues siendo.

Te daré pistas: ¿Cómo que no recuerdas escenas de lumbre y tertulias de invierno y tardes de Carnaval, que por mayo era por mayo, canciones de siega y trilla, alegría en las vendimias y en los lagares a punto de probar el primer mosto, el comienzo del curso y de los primeros cuadernos…; y si pasamos a las personas que han pasado por tu vida, dejando huella, ni te cuento; como libros, películas, canciones, los mejores momentos en  familia, anécdotas sabrosas que te hacen aflorar media sonrisa dejándote un regusto en los labios y en la mirada… Observa cómo el pasado reverdece y continúa dejando sus semillas, porque el ayer nunca termina de irse ni muere del todo. ¿No ves que sigue agazapado, como hace un momento te insinuaba? Es El Bolero de Ravel que vuelve y vuelve ensanchando la melodía y dando entrada a todos los instrumentos. Y así repasando tu pasado vas salvando del olvido todo eso que vas recordando, como cuenta tan bellamente Carmen Martín Gaite en El cuarto de atrás.

Y si te va fallando la memoria echa mano a los versos de la poeta Olvido García Valdés: Si falla / la memoria, todo quiebra; / si es escasa, empero,  / significa: aquel valle / tan dulce y tan sombrío.

Es aquel valle tan dulce y tan sombrío, aquella playa luminosa, los bosques misteriosos de tu infancia…, todo el pasado, en definitiva, lo que de verdad tiene más peso específico en la vida de una persona.

Te puede interesar

stem, mentor women, real work, stemtalentgirl, talentgirl, perfil, empoderamiento, mujer, mujeres, valladolid, burgos, mentorización, bachillerato, universitarias, licenciadas, burgos, fases, fase, stem, contextos reales, trabajo, alicia garcía, maría josé ingelmo, connectis, telefónica open future, open future, blanco, ruth blasco, centro nacional investigación, carme artigas, ciencia, tecnología, evolución humana,

‘Stem Talent Girl’ para el fomento entre las alumnas del talento y las vocaciones en las carreras de ciencias y tecnologías se inició el sábado en Valladolid

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades impulsa esta colaboración orientada a la promoción …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann