Home / Opinión / Colaboraciones / De mitos y trujamanes
españa, unión europea, hipocresía, comunidad, caretas, fuera, necedad, remedios, remedios mortales, acaba, truco o trato, truco, trato, griego, grecia, dios, constitución, creador, verdadero, egipcio, éxodo, biblia, castellano, español, estados, economía, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe,

De mitos y trujamanes

Estamos viviendo en España una época que será  recordada por la Historia como el ejemplo por antonomasia de engaño permanente al pueblo, a través del lavado continuo del cerebro de los ciudadanos con la técnica inveterada de los trujamanes. Sí, de esas personas que se dedican al trueque de unas cosas por otras, palabra y oficio antiquísimo que provienen a dúo del “turyumän” árabe, persona sagaz y astuta y poco escrupulosa en su proceder. Fue tal la astucia empleada por los trujamanes de lo público, léase políticos, una vez muerto Franco, que consiguieron hacer creer a muchos que la democracia era como el cántaro de la lechera, pero en irrompible, no como en la loca fantasía de la lechera. En esta fábula de tradición medieval que Samaniego recrea magistralmente, el cántaro a rebosar se rompe cuando el ambicioso sueño era más bonito y los palacios en el viento eran más maravillosos y rentables. Su rotura significó el adiós a la leche y a lo que iba a producir: dinero, huevos, pollos, lechón, vaca y ternero. Asombra la habilidad de los trujamanes, pero más aún la ingenuidad del pueblo español que todavía cree, pese a la generalizada pérdida de todo tipo de valores, del paro y de la destrucción de España, que esto es democracia, o sea, la leche de la opulencia y de la libertad, de paz, unidad, patria, justicia, trabajo y dignidad.

Por la fuerza de las cosas cuando estas no se hacen como Dios manda y debe ser, lo que mal empieza, mal acaba. Para desgracia nuestra y fortuna de trujamanes, léase políticos, las prisas por aprovechar la ocasión de desconcierto que se produjo al faltar el Caudillo y que tantos años llevaban esperando los ya mencionados, que con él no tenían nada que hacer dicho sea de paso, para traer esta democracia, no la verdadera, les hizo cometer graves errores e ilegalidades que se taparon con el consenso entre ellos y el forzado “consentimiento universal” de los engañados por los que habían jurado fidelidad a los Principios Fundamentales hasta entonces vigentes. Los fórceps empleados para saltar de la ley a la ley, dejaron secuelas que con el paso del tiempo han devenido en letales, imposibles de superar por una nación dividida y un sistema corrompido que nos ha empobrecido y dejado a los pies, no de los caballos como se suele decir, sino de los hampones de toda laya y condición.

Todo lo fiaron a que con la simple simulación de implantar una democracia, aunque fuera solamente un remedo de las que andan por ahí, entraríamos en la Unión Europea y esta se encargaría de solucionar todos nuestros problemas, introduciéndonos de paso en el paraíso. Entrar, entramos, pero al precio de perder el Tratado preferencial que hasta entonces teníamos, muchísimo más beneficioso y sin servidumbres. Así que escaldados, pero contentos, perdimos nuestra soberanía, dejamos de ser diferentes que lo éramos a mucha honra y, eso sí, pasamos a ser consumidores preferentes. Bonita palabra, en verdad sugerente, que posiblemente les suene a los crédulos de vocación por la tragedia que están viviendo los estafados por ese “producto” bancario y les haga caer del guindo, devolviéndoles de una vez por todas a la triste realidad que estamos viviendo.

Ya como siervos de derecho, revestidos solemnemente de gregarios, nos vimos obligados a obedecer abandonando toda idea de independencia. Con el corsé de indignidad tan anhelado como merecido por nuestra torpeza y felonía, tuvimos que cerrar fábricas para no producir ninguna clase de bienes de consumo que pudiesen hacer competencia a los que mandan en Europa, arrancar olivos centenarios y vides igualmente seculares, deshacernos a toda prisa de la ganadería, declarar Parques Naturales los mejores paisajes, bosques y vegas para que puedan solazarse y oxigenarse los obreros y pensionistas de los países que mandan en Bruselas, pues ellos sí pueden y están bien pagados. Nosotros, con una Administración corroída por las termitas de la corrupción y el despilfarro, causantes de la impresionante Deuda Pública superior al Producto Interior Bruto anual que tenemos, sólo podemos aspirar, en el mejor de los casos, a empleos a tiempo parcial eventuales y mal pagados. Un país como el nuestro con el mayor índice de Autonomías por metro cuadrado que existe en el mundo, por fuerza tiene que venirse abajo. Y en esas estamos. Se pide a Grecia reformas estructurales mientras nosotros ni las contemplamos. En lugar de aligerar de Organismos inútiles, Coronas innecesarias, Consejos Consultivos de la nada, Defensores de no se sabe qué, Autonomías, Fundaciones, Cadenas de televisión y demás gastos suntuarios escandalosos, nos sentimos satisfechos con subidas de impuestos confiscatorias y sueldos y pensiones de subsistencia, sólo para los obreros, claro.

Como es natural, tantas desgracias juntas tenían que acabar con el hastío del pueblo español y resquebrajando un Sistema democrático tan aparente como falso. Los partidos dominantes se vienen abajo y el bipartidismo conseguidor de toda clase de prebendas para los suyos, principal causante de tantos desmanes en la economía, en la justicia, en la política exterior, en lo social y en lo moral, se ve obligado a inventarse de nuevo o dejar paso a otro Sistema que sea más práctico y sobre todo, español. Pero, ¿cómo salir de él si vino para quedarse? Está demostrado que en este mundo no se consigue nunca lo posible si no se intenta, una y otra vez, lo imposible. Hay que salir a toda costa de esta encerrona en la que nos encontramos, cuidadosa y astutamente planeada por los enemigos de España, que no tardaron en encontrar la colaboración entusiasta de los tontos útiles, por no llamarles por lo que realmente son o fueron, a los cuales se les concedió toda clase de honores y se tuvo, y tiene, por hombres preclaros de Estado, cuando su verdadera condición no pasó ni pasa de meros y desaprensivos títeres.

Sumidos en el sopor de un desencantado y dulce no hacer nada y del horaciano aunque nefasto carpe diem, traducido gozar del día presente como las cigarras; sin pulso aparente y faltos de defensas religiosas y morales, tendrían que venir otra vez los poetas como dijo José Antonio, a galvanizar la voluntad de un pueblo engañado. ¿Más dónde están hoy esos poetas? Porque a los pueblos no les salvan las soluciones tibias y engañosas de los políticos profesionales carentes de credibilidad por sus muchas y repetidas mentiras, ni los medios de comunicación subvencionados para crear opinión interesada antes de que los ciudadanos la tengan propia. A los pueblos los mueven de su estatismo los poetas, los poetas sí, pero no los que destruyen, sino los que edifican, los que aleccionan como lo hicieron en su día Miguel Hernández con su: Alza toro de España, levántate, despierta. O como Manuel Machado cuando escribió: Honra a los padres, goza de su herencia gloriosa, el sol es viejo y cada día, joven renace y nuevo en la alborada, reniega de una vana pseudo ciencia, vuelve a la tradición España mía, ¡sólo Dios hace mundos de la nada!

Te puede interesar

stem, mentor women, real work, stemtalentgirl, talentgirl, perfil, empoderamiento, mujer, mujeres, valladolid, burgos, mentorización, bachillerato, universitarias, licenciadas, burgos, fases, fase, stem, contextos reales, trabajo, alicia garcía, maría josé ingelmo, connectis, telefónica open future, open future, blanco, ruth blasco, centro nacional investigación, carme artigas, ciencia, tecnología, evolución humana,

‘Stem Talent Girl’ para el fomento entre las alumnas del talento y las vocaciones en las carreras de ciencias y tecnologías se inició el sábado en Valladolid

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades impulsa esta colaboración orientada a la promoción …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann