Home / Opinión / Colaboraciones / Somos el pasado, el presente, el futuro II
cerezos, nieve, valle, primavera, imaginarse, pregunando, caballos, cabriolas, luna, sol, luz, enroscada, cerezo, callejón, salidas, olores, sabores, infancia, callejón, salida, pirámide, oscuro, balzac, monstruosidad, tribu, costumbres, ángel de castro, valores, insistir, resistir, persistir, vida, violencia, justicia, libertad, igualdad, feminismo, tolerancia, chimenea, tierra campos, frío, cálido, abandono, desvarío, casa, cosas, puertas, guardar, adn, ventanas abiertas, ventanas, paisajes, proust, marcel proust, contemplar, casa, cosas, libros, cuarto baño, baño, amistad, camaradería, caracol, portugués, lorca, casa, cosas, dime, andas, quién eres, refrán, refranes, mayor, ser mayor, ángel de-castro, de castro, valladolid, centro día, centros día, actual, pasado, presente, futuro, ángel castro, ángel de-castro, colaboración, bolero ravel, ravel, caballero bonald, juventud, pasado presente, vivir, vida, aristóteles, horizonte, javier marías, marraja torres, viudas, mujeres, dolor, angustia, duelo, colaboración, opinión, vida,

Somos el pasado, el presente, el futuro II

Decíamos en el mes anterior que somos lo que hemos sido y dábamos algunos repasos al pasado de cada cual. Sin olvidar que precisamente cuando vamos cumpliendo muchos años se saborean más los múltiples momentos del ayer:“es en la actualidad cuando se detienen aquellos momentos de infancia, adolescencia y juventud que pasaron a la velocidad del sonido, al menos, y ahora hacen nido en tus rincones más predilectos. Y se acoplan a tu ser para demostrarte que el niño y el joven que fuiste siguen ahí eternamente niños, milagrosamente jóvenes y te reconcilian con quienes fuiste y sigues siendo”, escribía. Pero somos más:

Somos lo que estamos siendo. Podrás dudar del pasado, que se fue para no volver, pero estarás conmigo que hay un presente continuo, ese que se va estirando como el día cuando el entusiasmo se acopla a tus emociones, y aunque se te vaya de las manos como el agua de entre los dedos, está ahí agazapado como perro fiel sin perderse ni un solo instante. Y siempre viene a tu encuentro ese feliz carpe diem para que no se te escape nada de la vida y sus momentos. Pero sin pasarse como en el chiste, aquél que dice de alguien que mira hacia lo alto y ve que un suicida se arroja por la ventana de un rascacielos y cuando está hacia la mitad a la pregunta de qué tal va, el que va cayendo precipitadamente contesta que de momento bien. Moraleja: un personaje sin pasado ni futuro es solo un presente instantáneo que sacraliza.

Hoy es siempre todavía, que decía Antonio Machado.

Somos el tiempo que nos queda. Hace días, lo escribí, pero no lo copiaré, es mejor dar vueltas a la hormigonera de la mente y que El Bolero de Ravel siga y siga, siempre igual y siempre nuevo y diferente, permitiendo que todos los instrumentos entren en escena y enciendan su particular melodía. Contaba la conversación con un amigo que reivindicaba con pasión el pasado y el presente porque lo que no existe de verdad, decía él, es el futuro, y le tuve que decir que no estaba de acuerdo,  recordándole  los versos del poeta de la Generación del 50, Caballero Bonald. No seríamos el tiempo que nos queda si estuviéramos muertos, si no ardieran las grandes pasiones y las leves emociones que aún persisten y lucen como la vela que se resiste a apagarse cuando aún le queda cera y pábilo. Es difícil querer morirse antes de tiempo, sólo si estás muy desesperado o muy disminuido y deteriorado. De lo contrario querrás apurar el último baile de la fiesta de la vida a la que te han invitado con todos los derechos y obligaciones de disfrutarla y vivirla hasta el final.

Somos lo que hemos sido, lo que estamos siendo y lo que estamos a punto de ser, recuérdalo y recuérdaselo a los que lo olvidan o no lo saben.

Pero será mejor, para finalizar estas reflexiones, dar la palabra a uno de los grandes  escritores del siglo XX: “Todo es presente. Ayer no terminará sino mañana, y mañana empezó hace diez mil años”, escribió con la lucidez que le acompañaba siempre, William Faulkner, haciendo una síntesis preciosa y perfecta.

Te puede interesar

consejo gobierno,consejería familia, familia, igualdad oportunidades, voluntariado, juventud, scout, centros juveniles don bosco, aspaym, cruz roja juventud, castilla y león, sij+, red informadores juveniles, garantía juvenil, juventud, voluntariado joven, voluntariado, voluntariado ambiental, jcyl, fomento, turismo,

La Junta destina 223.800 euros a la difusión e información a los jóvenes a través del Consejo de la Juventud de programas de voluntariado y de la Garantía Juvenil

A través de esta aportación se pretende impulsar, con la colaboración del Consejo de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann