Home / Opinión / Colaboraciones / DIME CON QUIÉN ANDAS…
mar, cerebro, cognitivo, STEFAN ZWEIG, zweig, clarisa, memorias, intelectuales, muñoz molina, angel de castro, angel de castro, queja, colaboración, apocalipsis, asombro, concentración, resiliencia, pitágoras, luz, prueba, razón, antípodas, queda, todo queda, todo pasa, cerezos, nieve, valle, primavera, imaginarse, pregunando, caballos, cabriolas, luna, sol, luz, enroscada, cerezo, callejón, salidas, olores, sabores, infancia, callejón, salida, pirámide, oscuro, balzac, monstruosidad, tribu, costumbres, ángel de castro, valores, insistir, resistir, persistir, vida, violencia, justicia, libertad, igualdad, feminismo, tolerancia, chimenea, tierra campos, frío, cálido, abandono, desvarío, casa, cosas, puertas, guardar, adn, ventanas abiertas, ventanas, paisajes, proust, marcel proust, contemplar, casa, cosas, libros, cuarto baño, baño, amistad, camaradería, caracol, portugués, lorca, casa, cosas, dime, andas, quién eres, refrán, refranes, mayor, ser mayor, ángel de-castro, de castro, valladolid, centro día, centros día, actual, pasado, presente, futuro, ángel castro, ángel de-castro, colaboración, bolero ravel, ravel, caballero bonald, juventud, pasado presente, vivir, vida, aristóteles, horizonte, javier marías, marraja torres, viudas, mujeres, dolor, angustia, duelo, colaboración, opinión, vida,

DIME CON QUIÉN ANDAS…

Nunca me gustaron algunos refranes y menos que se haya dicho hasta la saciedad que conformaban el saber del pueblo, porque muchos de ellos no encierran sabiduría alguna por lo zafios, mostrencos, engañosos, embusteros y machistas que resultan a todas luces. Ya nos avisó de ello quien acertó en prácticamente todo: Miguel de Cervantes, profundo conocedor de la sabiduría popular, escribió: “Los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos sabios; y el refrán, que no viene a propósito antes es disparate que sentencia”.

Hace años les dediqué a algunos de ellos mis diatribas particulares en una serie que titulé Viejos refranes nuevos. También le tocó en suerte a éste sobre el que quisiera añadir algunas pinceladas más que en aquella ocasión.

Dime con quién andas… y te diré con quién vas, decía yo entonces, con la idea de no añadir nada más e ir por lo llano que es la mejor manera de andar por la vida sin engolamientos  ni mala baba.

El refrán “dime con quién andas y te diré quién eres”, lleva una retranca, o si prefieres una filosofía, que a mí nunca ha terminado de encajarme bien, incluso llegaba y llega a molestarme un tanto, porque quien lo decía hacía una mueca de sabérselo todo y de si tenías amistades peligrosas tú eras un peligro a la vuelta de alguna esquina no lejana y si tus amigos tenían algunas costumbres no bien vistas para el Tartufo de turno, tú forzosamente llegarías a verte vestido algún día con los mismos defectos y salidas del dócil rebaño.

Dime con quién andas y podré decir simple y llanamente con quién vas. Lo demás es meter las narices donde no nos llaman, querer aventurar sabidurías que no están al alcance de nadie, porque nadie es profeta-dueño del futuro al que todos nos acercamos inermes, analfabetos integrales en tantas materias esenciales de la vida y desconocedores de lo más elemental tantas veces. ¿Qué sabemos de mañana por la tarde y de todo cuanto de grande y minúsculo rodea al universo, excepto los cuatro saberes puntuales y algunas pocas cosas más, si nos medimos con todos los sabios que en el mundo han sido y son?

Así que no sería bueno usar el refrán de marras: dime con quién andas y te diré quién eres, porque no tienes ni idea de cómo soy aunque te dijera con todos cuantos he estado a lo largo de mi vida y lo más fácil es que te equivoques rotundamente. Cada uno es hijo de su padre y de su madre, hecho de todas las circunstancias que le han rodeado, con las que se va haciendo a sí mismo. Somos fruto del viento, que nos trae y nos lleva, nos empuja y nos conforma, y el universo entero se encierra en una flor, eso sí, pero a la vez, somos esencialmente diferentes de todo cuanto nos rodea, incluidos los más allegados, los más amigos y cuanto con nosotros van. Así que los que van con nosotros son otros y nosotros muy ajenos a ellos en casi todo con nuestras múltiples personalidades.

Te puede interesar

cermi, predif, asistencia personal, servicio integral asistencia personal, discapacidad, valladolid, castilla león, castilla y león,

El primer Servicio Integral de Asistencia Personal de Castilla y León celebra su primer aniversario

La oficina está gestionada por PREDIF Castilla y León, con la colaboración de la Junta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann