Home / Opinión / Colaboraciones / ¡CUANTAS FLORES MUEREN EN EL BOSQUE! Emily Dickinson
poema, poesía, flores, Emily Dickinson, Dickinson, brisas, majestuosos vientos, autocuidados, independencia,

¡CUANTAS FLORES MUEREN EN EL BOSQUE! Emily Dickinson

¡Cuántas flores mueren en el bosque

o se marchitan en la colina

sin el privilegio de saber

que son hermosas!

¡Cuántas entregan su anónima semilla

a una brisa cualquiera,

ignorantes del cargamento escarlata

que a otros ojos lleva!

Cuantas veces una imagen a tiempo salva de la rendición. Cuantas veces una metáfora recoge y eleva, en un solo movimiento, las propias cenizas y el resurgimiento del ave Fénix. Este poema contiene, en dos estrofas, el hálito de la autoestima, la potencia de la verdad enunciada y el impulso hacia posibilidades aún no alcanzadas. Sentirse en el poema es terapéutico. Qué buen pensamiento sería este: soy de esas flores del bosque, pero lo sé y haré buen uso de este conocimiento.

Con la población adulta mayor aún funciona el modelo de disminución. Y el espejo, con azogue de prejuicios y estereotipos, nos devuelve una imagen mentirosa y mendaz. Contra este cuento, como en Alicia en el País de las maravillas, disponemos del brebaje que corrige el empequeñecimiento: mirar la realidad, comparar y desmentir. Es urgente no tragar el señuelo, porque la representación, llena de enfermedades, soledad, ensimismamiento y lentitud, socaba el autoconcepto que sostiene la salud, la alegría y las ganas de proyectos futuros.

Recuerden que, al menos estadísticamente, los estudios muestran esta etapa como una de las más felices. Se sabe más sobre la vida, se domina el campo emocional y la adaptación a las nuevas circunstancias. Se distingue, con claridad, lo importante de lo secundario… Es un estado de sabiduría.

Por tanto, nada de brisas cualquiera, sino majestuosos vientos, autocuidados e independencia.

Te puede interesar

carmen quintanilla, quintanilla, semana santa, valiente, maltrato, poema, poesía, baúl, recuerdos, poema, poema, mi corderillo, esther duque, poesía, poema, gaceta castilla y león, pateras, colaboradora, carmen quintanilla, quintanilla buey, carmen quintanilla buey, chaqueta, mota, rota, ropa, broncas, temporadas, solapas, armazón, mi corderillo, esther duque, poesía, poema, gaceta castilla y león, pateras, colaboradora, carmen quintanilla, quintanilla buey, carmen quintanilla buey,

SEMANA SANTA

Estoy a vuestros pies, y no sabría decir cual de los dos me dais más …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann