Home / Opinión / Colaboraciones / LO RARO ES VIVIR, Carmen Martín Gaite
carmen martín gaite, martín gaite, gaite, maría jesús prieto, prieto, prieto villarino,

LO RARO ES VIVIR, Carmen Martín Gaite

“Me senté en la terraza de un bar, pedí una cerveza y saqué del bolso la hoja del bloc. Debajo del itinerario tachado con una equis roja decía: «pista engañosa. Por ahí te pierdes seguro.» Bueno -suspiré-, me había metido por la pista engañosa, no es una situación desconocida para mí y tiene su aliciente porque invita a reflexionar. En todos los juegos infantiles, en los cuentos de hadas en las adivinanzas, hay una o varias pistas engañosas.”

De vez en cuando merece la pena abandonarse a la seducción de los experimentos mentales. Placer que, aunado con la inteligencia, regala la magia de la motivación: ¿Y si, llegados a este punto de la vida, imaginamos que hemos seguido pistas falsas? Supongamos que las elecciones iniciales, la profesión, el lugar de vida, las creencias, la pareja, los y las amigas… algo de esto, o todo ello, fue resultado de unas decisiones basadas en premisas engañosas. ¿Qué habría sido de nuestra vida? ¿Qué amistades y conocimientos diferentes disfrutaríamos o lloraríamos? ¿Qué expectativas juveniles saborearíamos o perderíamos? ¿Cuántos sudores nos hemos ahorrado siguiendo el señuelo errado? Sentémonos apaciblemente al sol, en la terraza de Martín Gaite, a meditar durante el tiempo de una fría cerveza.

La evaluación imaginaria puede guiarnos amorosamente por el recorrido real de la vida. O no… Esta segunda opción abre una luminosa ventana: queda mucho por hacer. No se desandan los años, pero es posible alcanzar algunos objetivos abandonados en el camino. La rendición debe ser el último día de la vida, no antes. Acaben la cerveza y manos a la obra.

Te puede interesar

blixen, Karen Blixen, agua salada, mar, agua salada, deseo, andré, áfrica, evolucionar, máquina escribir, opinión, colaboración, colaboraciones, maría jesús prieto, filosofía, literatura, contraportada

“Agua salada”. Karen Blixen

“La cura para todo es siempre agua salada: el sudor, las lágrimas, el mar”. Karen …

Un comentario

  1. Sugestiva reflexión. Se hace inevitable recordar el ‘Diario de los errores’, de Ennio Flaiano, y sonreír al evocar uno de sus muchos hallazgos: “Llegamos a una cierta edad en la vida y nos damos cuenta de que los mejores momentos los hemos tenido por equivocación. No estaban dirigidos a nosotros.” Avanzando por esa vía, María Jesús Prieto se pregunta aquí: “¿Cuánto sudores nos hemos ahorrado siguiendo el señuelo errado?” Ay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann