Home / Opinión / Colaboraciones / El lenguaje de la casa y de las cosas, y VI
cerezos, nieve, valle, primavera, imaginarse, pregunando, caballos, cabriolas, luna, sol, luz, enroscada, cerezo, callejón, salidas, olores, sabores, infancia, callejón, salida, pirámide, oscuro, balzac, monstruosidad, tribu, costumbres, ángel de castro, valores, insistir, resistir, persistir, vida, violencia, justicia, libertad, igualdad, feminismo, tolerancia, chimenea, tierra campos, frío, cálido, abandono, desvarío, casa, cosas, puertas, guardar, adn, ventanas abiertas, ventanas, paisajes, proust, marcel proust, contemplar, casa, cosas, libros, cuarto baño, baño, amistad, camaradería, caracol, portugués, lorca, casa, cosas, dime, andas, quién eres, refrán, refranes, mayor, ser mayor, ángel de-castro, de castro, valladolid, centro día, centros día, actual, pasado, presente, futuro, ángel castro, ángel de-castro, colaboración, bolero ravel, ravel, caballero bonald, juventud, pasado presente, vivir, vida, aristóteles, horizonte, javier marías, marraja torres, viudas, mujeres, dolor, angustia, duelo, colaboración, opinión, vida,

El lenguaje de la casa y de las cosas, y VI

“Como en casa en ninguna parte”, a pesar de lo cual las residencias no dejan de ser un mal menor… y al fin, un bien.

Después de haber hecho este recorrido por los rincones, espacios y algunos objetos de la casa no puedo por menos de pensar en las personas mayores que se ven obligadas a ir a una Residencia de Ancianos, qué digo, en mí mismo si termino con mis huesos en una de ellas.

Lo primero y principal: ¿qué te llevas, qué me llevo conmigo, qué libros y cuántos (todos levantan la voz y se mueven nerviosos alertando su presencia y lo siento, pero tendré que escoger no más de una docena y está claro: entre ellos a mis poetas preferidos), qué fotos, algún álbum, el ordenador, qué ropa y cuánta, sabiendo que cabe poco en una habitación y tal vez compartida? Es la austeridad a máximo nivel, el desapego a casi todo de lo más querido y unido a tu persona, es la aproximación ineludible a la desnudez más plena en  donde ya sobra casi-casi todo. Porque es ya etapa de pérdidas. Y aún los que hemos ido por la vida de austeros nos hemos llenado de mil cachivaches, excesivos en la mayoría de los casos. Pero, naturalmente, las Residencias aun las de lujo, están bien diseñadas y una habitación no puede hacerse a la escala de una casa al uso.

Por eso un nuevo aprendizaje, uno más, que aún quedan lecciones por dar y recibir, se hace tan necesario e imprescindible. Es tiempo de madurar, de seguir escalando la montaña e ir abandonando en el llano cuanto de inútil e innecesario sea para los tramos finales. Y quedarnos, porque eso no nos lo quita nadie, con esos pocos libros, pero seleccionados con todo detalle, la ventana y el canto de los pájaros en el jardín, las comidas con los colegas y algún café a media mañana o a media tarde con los amigos, la cama, la ropa limpia, el agua de la ducha bien templada, la espuma de afeitar, la colonia y la camisa recién planchada y oliendo a suavizante, seguir abriendo el ordenador y asomarse a Facebook y continuar alargando el blog… y al acostarte cada noche dar un repaso a los rincones de la casa y los mensajes de los libros que dejaste y no volverás a ver ni leer, esperando las visitas de los más tuyos y los más amigos que no te han abandonado y que te llevan al huerto de los recuerdos de otros tiempos que sigues añorando y te devuelven el pasado.

Y con el ánimo en pie recorriendo los pasillos, paseando por el jardín, participando en todas las actividades, y una más, que para eso te pasaste media vida perorando sobre el envejecimiento activo, y agradeciendo a la vida, sin olvidar a los cuidadores, todo cuanto han hecho y hacen por ti. Y así, ya, has olvidado el verso de Jorge Guillén: “Como en casa en ninguna parte”,  que es dicho popular, porque ahí donde te encuentras, en el nuevo hogar, estás casi-casi como en tu propia casa y a veces hasta mejor, escuchando, como el rumor de las aguas de un río, su lenguaje.

Te puede interesar

El Registro Mundial de Trasplantes, que gestiona la ONT, eleva a 126.670 los trasplantes realizados en el mundo en 2016, con un aumento histórico de un 5,8%

 Las cifras reflejan una España más líder que nunca en este campo: con 2.019 donantes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann