Home / Opinión / Colaboraciones / Lo que nos espera
isabelino, espera, necedad, remedios, remedios mortales, acaba, truco o trato, truco, trato, griego, grecia, dios, constitución, creador, verdadero, egipcio, éxodo, biblia, castellano, español, estados, economía, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, salario o limosna, isabelino, decir, opinión, blog, océanos, conocer,

Lo que nos espera

A lo largo de nuestra vida todos estamos permanentemente, aunque no nos demos cuenta por los afanes de cada día, en una gran sala de espera invisible  interminable y pocas veces acogedora. Unos esperan por esperar pues no se enteran de nada, otros sin embargo esperan salir de la pobreza o hacerse ricos o más ricos; hay quienes esperan impacientes o temerosos que llegue el mañana y quienes esperan, ilusos, que el hoy no se acabe nunca; los hay que esperan la ocasión para dominar impunemente mientras otros hacen lo posible para evitarlo; no faltan los que quieren explotar un poco más al que depende de ellos y al mismo tiempo estos sueñan y confían poder evitarlo; los enfermos aguardan recuperar la salud y los sanos no perderla; unos anhelan vivir más años y los que ya los vivieron la llamada del Señor, se supone bien preparados por la cuenta que les tiene. La casuística es tan grande como el número de personas y situaciones en las que cada cual pueda encontrarse en la gran panoplia existencial. Sin embargo, a pesar de la lotería del cara y cruz y la fortuna o infortunio de su reparto, todos sin excepción participamos del mismo deseo y esperanza: ser felices.

 

Mientras llega esa anhelada felicidad, interesa y mucho ser realistas para evitar desengaños que nos hagan caer en la desesperación. Por ello conviene ver el panorama y particularmente aquellas cuestiones que pueden facilitar o impedir lo que pretendemos. Son muchas y ante la imposibilidad de tratar todas veamos, dada su importancia, la soberanía de las naciones, la masiva inmigración y las reformas del sistema democrático.

 

En lo tocante a la soberanía está claro que si ésta falta, malamente podremos hacer nada, ni bueno ni malo, pues la dependencia de otros nos lo impide y como es fácil imaginar, esos otros pondrán por delante sus intereses que con toda probabilidad no serán los nuestros. Hoy por hoy, nuestra pertenencia a la Unión Europea es un lastre dado el papel de segundones que ocupamos por no decir que realmente no pintamos nada, por tanto todo nos es impuesto y el único privilegio que disfrutamos es ver el partido dentro del recinto como simples recoge pelotas. Es fácil imaginar que con la intención anunciada de completar la unión económica, se pretende crear un Fondo Monetario y el consiguiente nombramiento de un ministro de Finanzas para toda la Unión. En el momento que esto sea una realidad, adiós a nuestra ya escasa  soberanía nacional y desaparición para siempre de nuestros intereses en aras del beneficio de los que cortan el bacalao.

 

En cuanto a la inmigración, la citada Unión pretende porque así lo necesita su industria, gestionar todo lo relativo a la política de las migraciones para poder imponer sanciones a los países miembros que se nieguen a acoger el número de inmigrantes que se les asigne, sin tener en cuenta si les conviene o pueden. Los poderosos necesitan mano de obra barata y punto en boca. Arguyen que la solidaridad así lo exige, pero claro, la solidaridad es con sus intereses, no con las necesidades de los inmigrantes que necesitan paz en sus naciones para poder vivir en ellas y que no se les despoje de sus riquezas naturales pagadas a precio de ganga o a cambio de armas siempre letales aunque sean obsoletas. Tampoco cuentan, claro está, con las posibilidades nacionales de acogida de los países miembros sin o con poca industria y víctimas del paro. A estos sólo se les puede pedir la caridad cristiana que obliga a todos, es cierto, pero según los medios disponibles. Desbordar la capacidad de acogida sólo lleva al enriquecimiento de las mafias que los transportan y de tanto desaprensivo por alquileres astronómicos de viviendas insalubres o en ruinas y a la explotación de jornaleros pesimamente pagados en la temporada de recolección y luego llenar con ellos las calles de pedigüeños, cuando no de delincuentes. Eso es inhumano e inadmisible. En cualquier caso, a España sólo la interesa para no perder su identidad y su estabilidad y por el propio interés de los inmigrantes, acoger a los de Hispano América cuya cultura, lengua y religión compartimos.

 

Otro de los objetivos a la vista es el de reforzar la triste democracia europea que buena falta hace, pero ¡ay!, empeorándola con leyes que atentan directamente el Derecho Natural y van contra la libertad religiosa y por tanto ateas y anti religiosas, como legalizar los vientres de alquiler, la eutanasia y la ideología de género. ¡Qué falta de respeto a la humanidad toda!. A través de esas leyes dejarán a las personas como una mera mercancía y un objeto de consumo a utilizar cuando convenga y tirar cuando no interese. Es la pura y dura negación del ser humano como hombre y mujer, única y verdadera realidad. Lo demás, le pongan el nombre que le pongan con la vocal última que quieran dar al engendro o añadan a sus siglas pocas o muchas consonantes, es lamentable invención, vicio o desvarío.

 

Al tiempo nos arrancarán todas nuestras tradiciones y nos entretendrán y macerarán con el cambio climático, las energías renovables, el feminismo desbocado, injustificado y vengativo, la violencia de género del machismo, la igualdad bruta por cuota, la incorporación de Afrodita al Olimpo de la mitología progresista y la maldad del Homo Erectus en su versión masculina. No se entiende que se le tenga por un ser abyecto y la otra versión no haga más que imitarle en todo. Desde que perdió el Paraíso no a dejado de ser nunca Homo Viator, caminante infatigable y descarriado en busca de dar sentido a su vida y  encontrar a Dios, tarea nada fácil pues aunque siempre está con él, no lo ve por las acechanzas de los enemigos de su alma: el demonio que le tienta e impele al mal; el mundo tan hostil como permisivo y materialista; y la carne siempre débil, propensa al goce y la comodidad. ¡Ah!, también nos embrutecerán con toda clase de sucesos morbosos referentes a la intimidad de los famosos, crímenes, atracos y demás actos violentos que genera el sistema, menú preferido de la televisión mañana, tarde y noche, cuyo conocimiento es necesario por ser materias que marcan la cumbre del saber permitido al hombre consumidor de hoy.

 

Bien se ve que es a lo más que puede aspirar a conocer el vulgo si quiere pastar sin que lo apaleen, pues el régimen establecido no permite traspasar ese nivel, sólo necesita masas ignorantes. Para los sabios comunitarios no hay más verdades absolutas que las que ellos marquen. Como anticipó Campoamor, “nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”, el que ellos pongan por supuesto.Con la reforma lo que realmente se pretende es acabar con la civilización cristiana y quitar a los individuos la libertad que Dios les da con el pretexto de una falsa igualdad. Se busca afanosamente el pensamiento único que conduce inexorablemente al control mental de los individuos y por ende al sojuzgamiento total. En eso está el nuevo orden mundial con sus universidades y foros económicos internacionales, sus prohombres y su dinero. Atentos pues a la jugada.

Te puede interesar

mosca, discursos, julia otxoa, valentía, maría jesús prieto, colaboración, filosofía, emilio lledo, julia otxoa, belleza, incontestable belleza, belleza, ana pérez cañamares, cañamares, pelo, barba, kilos, solo, leer, vivir, mejor, libertares, virtudes, poderío, amar, agradecer, isabel garcía mellado, garcía mellado, mujeres, marta sanz, 37, literatura, filosofía, colaboración, versión, muñecas, caucho, maría jesús prieto, esperanza ortega, trapiello, jolgorio, dulzura, palabras, andrés trapillo, risa, arca, palabras, emily dickinson, mujeres, marta sanz, 37, literatura, filosofía, colaboración, versión, muñecas, caucho, maría jesús prieto, esperanza ortega,

‘Confesiones de una mosca’, Julia Otxoa

“Su seriedad asnal se extendía como masa de estiércol hacia nuestras narices, tan solo en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann