Home / Opinión / Colaboraciones / El gran Cardenal
cardenal, isabelino, cardenal cisneros, cardenal, gran cardenal, españa, unión europea, hipocresía, comunidad, caretas, fuera, necedad, remedios, remedios mortales, acaba, truco o trato, truco, trato, griego, grecia, dios, constitución, creador, verdadero, egipcio, éxodo, biblia, castellano, español, estados, economía, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe, Hay un cantar muy popular en España cuya letra dice que al sol le llaman Lorenzo y a la luna Catalina, mitos, De mitos y trujamanes, colonizar, hernán cortés, historia, españa, antigüedad, isabelino, evolución, evolución humana, human evolution, timador, timadores, aforados, pelanas, corrupción, dios, desmanes, hacienda, justicia, opinión, colaboración, colaboradores, isabelino ruiz del-valle, isabelino ruiz, ruiz del-valle, isabelino, gaceta castilla león, opinión, cultural, culture, bible, biblia, pensar, think, to think or not to think, fidelidad, hidalgos, intercesores, clérigos, plebe,

El gran Cardenal

Pocas veces les es dado a los hombres pasar a la posteridad con la máxima nota y consideración de grandes, pues la Historia es en extremo rigurosa y exigente. A la hora de narrar lo hace con documentos debidamente contrastados de los hechos sucedidos en un tiempo y lugar determinado, realizados por los hombres y los pueblos. Pasada la primera hora de euforia, inquina o simpatía, o de ordeno y mando, donde cualquier acción puede parecer importante o dejar de serlo, se impone la verdad y aparecen las meritorias dignas de pasar a la posteridad con todo su esplendor y como ejemplo a seguir. Las indignas en cambio, si son citadas es para que sirvan de condena perpetua y evitar su repetición. 

Como las acciones siempre son realizadas por alguien, individual o colectivamente, hoy el recordado es un español del que el pasado 8 de Noviembre de 2017 se conmemoraba el quinto centenario de su muerte y del que el historiador de Rabanal de los Caballeros, Modesto Lafuente, dice en su Historia General de España: “fue un hombre singular, rígido anacoreta, austero franciscano, prelado ejemplar, confesor prudente, reformador severo, apóstol infatigable, administrador económico, celoso inquisidor, guerrero intrépido, político profundo, excelente gobernador; grande en la cabaña, en el claustro, en el confesionario, en el campo de batalla, en el gabinete, en el palacio y en el templo; piadoso, casto, benéfico, modesto, activo, vigoroso, enérgico, docto, magnánimo y digno en todas las situaciones de la vida; figura gigantesca y colosal que ni ha menguado con el tiempo ni disminuirá con el transcurso de las edades”.

Este español insigne, merecedor de unánimes adjetivos elogiosos de  los historiadores, fue Gonzalo Jiménez de Cisneros, para la Historia el Cardenal Cisneros, hijo de unos hidalgos comerciantes procedentes de la villa palentina de Cisneros, de cuyo topónimo quedó el apellido. Nació el año 1436 en Torrelaguna provincia de Madrid y murió siendo Regente el 8 de Noviembre de 1517 en Roa provincia de Burgos, cuando iba a recibir al nuevo rey Carlos I para entregarle los poderes recibidos de Fernando el Católico. También fue regente tras el fallecimiento de Felipe el Hermoso, de ahí que fuera llamado entre la nobleza tercer rey de España. Gracias a Cisneros se identifica en España por los apellidos, pues  hizo una Ordenanza fijando el apellido del padre a todos sus descendientes. Hasta entonces el caos era total y los apellidos variaban arbitrariamente con apodos alusivos tanto al lugar de nacimiento, como al oficio o cualquier otra circunstancia, hasta el punto de tener hermanos de los mismos padres, distintos apellidos.

Nuestro gran Cardenal, -coetáneo de otro grande de España como fue el gran Capitán Gonzalo de Córdoba, conquistador del reino de Nápoles; de Cefalonia después de cincuenta y cuatro días de cruenta lucha contra  los turcos; brillantísimo vencedor de las grandes batallas de Ceriñola y Garellano y ganador a lo largo de su vida de doscientas banderas y dos pendones reales en otras tantas batallas-, también se distinguió como un hombre excepcional en los campos de batalla, conquistando Mazalquivir y Orán en una campaña financiada con su peculio particular, liberando en esta última a más de trescientos cautivos que gemían bajo el peso de sus cadenas y del trato inhumano. Cisneros ha sido sin duda el estadista más grande que ha tenido España y el que más dificultades tuvo que vencer para imponer los intereses del Estado. Se sabe que con su energía y clarividencia hizo posible el reinado de Carlos I contra el parecer e intrigas de los nobles castellanos que no admitían ni sus razones ni su autoridad, a los cuales puso en su sitio saliendo al balcón de Palacio y enseñándoles los cañones y los soldados acuartelados en el patio, añadiendo: esos son mis poderes.

Cisneros estaba convencido de la necesidad de extender los conocimientos y educación a todas las capas sociales, por eso fundó la Universidad Complutense en Alcalá de Henares, similar en prestigio a la de Salamanca, y el Colegio de San Ildefonso fuente originaria de la Universidad. Desde ella y en ella, se hizo posible la gran obra del humanismo cristiano del Siglo de Oro español y faro del Renacimiento de Europa, concebida, dirigida y financiada por nuestro Cisneros: la edición de la primera Biblia completa en  hebreo, griego, latín y arameo, denominada Biblia Políglota Complutense. Terminada en Julio de 1517, no se publicó por expreso deseo de Cisneros hasta que no tuviera el visto bueno del Papa que se produjo en 1520. A lo largo de su vida fue pasando, siempre por méritos propios, de estudiante a arcipreste, cargo al que por espurios intereses del poderoso Arzobispo Carrillo tuvo que renunciar y le supuso además seis años de encarcelamiento entre Uceda y Santoraz, capellán de Sigüenza, fraile  franciscano donde al profesar cambia su nombre por el de Francisco, Provincial de los Franciscanos de Castilla y pionero reformador de las desviaciones acomodaticias de las comunidades religiosas empezando por las franciscanas, confesor de la reina Isabel la Católica, Arzobispo de Toledo, Cardenal, tercer Inquisidor General de Castilla y Regente por dos veces.

Cada vez que se repasa la gloriosa historia de España y vemos tanto el descubrimiento y evangelización de un nuevo mundo como las épicas conquistas realizadas por sus hijos, es decir, y conviene decirlo alto y claro, por los españoles que forjaron el mayor imperio conocido, se justifican plenamente el orgullo y el honor patrios de los bien nacidos. Al mismo tiempo se comprende el porqué de la inquina de las demás naciones que no fueron capaces de realizarlas, las cuales muertas de envidia, se dedicaron valiéndose de la piratería a quitarnos alevosamente lo que podían y por si fuera poco inventaron la falaz e insidiosa leyenda negra para desprestigiarnos. Pero también queda al descubierto no sin pena y espanto, la profundidad abismal a la que hemos caído en nuestra acelerada decadencia. Ante ello cabe preguntarse cómo ha sido posible semejante degradación del genio español y su bravura, qué ha pasado para llegar a la ignominia actual y al sometimiento borreguil a la dictadura de los malvados.

En pocas palabras podría decirse que el Maligno, valiéndose de todas las artimañas a su alcance y de los siempre peligrosos y antinaturales partidos políticos, nos engañó y sigue haciéndolo y obliga a reconocer nuestra culpa al no haber plantado cara al embeleco ofrecido. Aquellos españoles tenían una fe católica inquebrantable y creían en ellos mismos y lo que hacían, amaban a su patria y no temían la muerte, unos eran labriegos recios, otros sabios artesanos, soldados valerosos, conquistadores, evangelizadores, y todos, trabajadores y libres. Hoy, la democracia y la propaganda imponen otros condicionantes como la taifa, el egoísmo, la cobardía, la indolencia, el libertinaje, el paro, las peonadas, sumisión incondicional al dinero, el latrocinio a gran escala, la renta garantizada de ciudadanía y el engaño permanente de la clase política al pueblo. Para más desgracia, abundan los flojos y blandengues, los renegados de las tradiciones de nuestros antepasados, de la fe, de la patria. Sin resistencia, aquellos toros indomables se han convertido, por arte diabólica de la política debe ser, en dóciles bueyes uncidos sin remedio al yugo y la carreta que conducen los más ambiciosos e incompetentes. En estas circunstancias con la única nación que se encontrarán las futuras generaciones es con la España de los fenicios, o sea, la de los conejos. ¿Qué herencia podemos dejar a las futuras generaciones, si hemos cambiado nuestra primogenitura nacional y espiritual por un plato de lentejas Comunitario?

Te puede interesar

centro base, valladolid, servicios sociales, consejería familia, servicios sociales, gerencia servicios sociales, plan estratégico servicios sociales, plan estratégico, plan, estratégico, estrategia, cláusulas sociales, contratación pública, alicia garcía, planes sectoriales, web, certificados profesionalidad

La Comunidad, inmersa en el desarrollo de sistemas digitales para compartir datos sanitarios con fines asistenciales

La historia clínica digital y la receta electrónica interoperable son dos proyectos en marcha en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann