Home / Opinión / Colaboraciones / ‘“Ecofeminismo para otro mundo posible”
mosca, discursos, julia otxoa, valentía, maría jesús prieto, colaboración, filosofía, emilio lledo, julia otxoa, belleza, incontestable belleza, belleza, ana pérez cañamares, cañamares, pelo, barba, kilos, solo, leer, vivir, mejor, libertares, virtudes, poderío, amar, agradecer, isabel garcía mellado, garcía mellado, mujeres, marta sanz, 37, literatura, filosofía, colaboración, versión, muñecas, caucho, maría jesús prieto, esperanza ortega, trapiello, jolgorio, dulzura, palabras, andrés trapillo, risa, arca, palabras, emily dickinson, mujeres, marta sanz, 37, literatura, filosofía, colaboración, versión, muñecas, caucho, maría jesús prieto, esperanza ortega,

‘“Ecofeminismo para otro mundo posible”

Alicia Puleo

POR Mª Jesús PRIETO VILLARINO
Lic. Filosofía

«En las últimas décadas, en la Filosofía Moral y en otras disciplinas, se ha comenzado a hablar de “animales no humanos” como una forma de recordarnos que compartimos con los llamados “animales” una naturaleza básica común..»

Elijo este texto por su “actualidad futura”. El cuidado de este planeta y la vida que lo alberga será posiblemente la preocupación más importante de las nuevas generaciones. Las reflexiones éticas actuales están sentando las bases sobre las que, individuos y sociedades, irán construyendo la nueva cultura de respeto.

Hablo de experimentación con animales o ganadería intensiva sin límites que prioriza el beneficio sobre cualquier otra consideración. Hablo de fiestas y manifestaciones de alegría conjunta que conllevan crueldad con los animales. Hablo del verano y el abandono de mascotas en las cercanías de las ciudades. Hablo de la destrucción de los hábitats naturales.

Incluir como valor y hábito el cuidado del planeta y de los seres que comparten espacio con nosotras/os, no es tan difícil si redefinimos la extensión de quien son “los demás”, ampliando la consideración ética con independencia de la especie. Como apoyo reflexivo os propongo el principio de “no maleficencia”. Su origen parece remontarse al juramento hipocrático, y exige no causar daño innecesario.

Comencemos con algunas pequeñas decisiones personales: un cambio en los hábitos de consumo que priorice productos de empresas comprometidas con la reducción de la contaminación y el cuidado de los seres sintientes; rehuir fiestas donde el sufrimiento animal sea el centro de la alegría; elegir transportes públicos siempre que sea posible, reducir el uso de plásticos, etc. Todo cuanto evite daños innecesarios. Responsablemente.

Te puede interesar

UBUAbierta estudia la diversidad funcional, la historia del cine y la contaminación ambiental

Del 30 de septiembre al 4 de octubre, con la colaboración de Cruz Roja, UBUAbierta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann
A %d blogueros les gusta esto: