Home / Opinión / Colaboraciones / ‘Imaginación ética’
mosca, discursos, julia otxoa, valentía, maría jesús prieto, colaboración, filosofía, emilio lledo, julia otxoa, belleza, incontestable belleza, belleza, ana pérez cañamares, cañamares, pelo, barba, kilos, solo, leer, vivir, mejor, libertares, virtudes, poderío, amar, agradecer, isabel garcía mellado, garcía mellado, mujeres, marta sanz, 37, literatura, filosofía, colaboración, versión, muñecas, caucho, maría jesús prieto, esperanza ortega, trapiello, jolgorio, dulzura, palabras, andrés trapillo, risa, arca, palabras, emily dickinson, mujeres, marta sanz, 37, literatura, filosofía, colaboración, versión, muñecas, caucho, maría jesús prieto, esperanza ortega,

‘Imaginación ética’

Victoria Camps

POR Mª Jesús PRIETO VILLARINO
lic. filosofía

“La imaginación ética empieza por aprender a ponerse en el lugar del otro, en especial del que vive peor, del que sufre, del que es víctima de crueldades. La imaginación ética debe tener la valentía de identificar a los sujetos de la crueldad en nuestro tiempo, por ejemplo, los inmigrantes y los refugiados. Los valores son los de siempre: la solidaridad, el respeto, la equidad, pero focalizados hacia esos problemas nuevos.”

Producen “temor y temblor”, las opiniones inflamadas sobre lo que se debe hacer, o no, con las personas que huyen de la guerra, del hambre o de la violencia, arriesgando su vida en las fronteras o en el mar. Los discursos del miedo y xenófobos, legitimados por partidos de extrema derecha y el silencio de muchos, azuzan la lenguaraz inhumanidad de quienes nunca se han parado a pensar que “esto, también me podría ocurrir a mí”.

Conviene defender incansablemente los principios que a lo largo de nuestra historia hemos elegido como mejores: los Derechos Humanos. Sus tres primeros artículos proclaman lo mejor de la condición humana: bondad, empatía, generosidad, reconocimiento y responsabilidad. Declara que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, independientemente su origen, color, sexo, religión o cualquier otra condición, por ello debemos comportarnos fraternalmente. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal.

“La imaginación ética empieza por aprender a ponerse en el lugar del otro, en especial del que sufre”. Apliquemos la regla de oro: Tratemos a nuestros semejantes como nos gustaría que nos tratasen. Mañana podemos ser nosotras/os o nuestros seres queridos.

Te puede interesar

El 80 por ciento de las personas mayores piensa que «somos responsables» de la degradación del medio ambiente

Las basuras que más se separan habitualmente en los hogares de las Personas Mayores en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann
A %d blogueros les gusta esto: