Home / Regional / Ledo Ivo: “Un poeta ‘viejo’ sin el apoyo de los jóvenes poetas no es nada”

Ledo Ivo: “Un poeta ‘viejo’ sin el apoyo de los jóvenes poetas no es nada”

Ledo Ivo, el poeta del compromiso social, de la defensa del estudio de lenguaje como acto necesario para la creación de la poesía por encima de todo, recibió el año pasado en león el premio Leteo entre los grandes, los jóvenes y los amantes de su obra

“¿qué me queda por decir? Es muy difícil porque hay cosas que no he conseguido expresar. Yo siento que a mi me gustaría decir algo que aún no fue dicho pero no se lo que es (entre risas). Soy un poeta incompleto, casi mudo tras escribir casi mil páginas (sigue riendo)”

Ledo Ivo, poeta nacido dentro de la generación del 45 de poetas brasileños que pretendía romper con la ruptura y que ha conseguido todo lo que un escritor de versos puede conseguir de forma digna en la lucha por lo humano y que va transformando su realidad y la realidad en la música rítmica de los vocablos que le han llevado hasta León a recoger el premio Leteo correspondiente a 2011 que en ediciones anteriores reconocieron el trabajo de otros genios como Antonio Gamoneda, Fernando Arrabal o Paul Auster. Un poeta que se ha alzado con este prestigioso galardón por tener una coherencia entre su obra y su persona comprometida con la realidad en la que vive.

¿Por qué cree que ha recibido este premio?

Una vez yo viajaba de Veracruz a México cuando vi por primera vez una noticia sobre el premio Leteo, y yo pensé que jamás podría figurar en la lista de los premiados y ahora sin saber por qué, porque soy un poeta local, no internacional, de mi cuna, de mi pueblo, de mi zona, he recibido este galardón, supongo que por mi trabajo y por las circunstancias de los últimos años, ya que se ha producido una traducción y publicación de algunas de mis obras. Todas las traducciones han realizado un recorrido afortunado. He recibido en Brasil la visita del escritor leonés Antonio Pereira que fue un gran amigo mío y que ha hablado de mi trabajo a los jóvenes poetas españoles. Porque un poeta viejo sin el apoyo de los jóvenes poetas no es nada. De modo que al hablar de mi trabajo a varios poetas de forma fraternal mis libros han sido descubiertos y leídos por jóvenes privados y yo presumo que es lo que ha llevado a que me den este premio.

ledo ivo 8

¿Por qué aceptó el premio Leteo teniendo en cuenta que no tiene dotación económica?

Nosotros los poetas no pensamos en las retribuciones económicas, un libro de poesía habitualmente tiene una tirada de unos 1.000 ejemplares, de modo que el lucro de los poetas viene de las circunstancias que un poeta tiene para convertirse en un personaje importante, con repercusión social, y eso es lo que te da premios como este, un prestigio imposible de adquirir de otra manera. Los poetas no somos buenos banqueros, la poesía es parte de nosotros.

En estos tiempos que vivimos dicen que además de una crisis económica existe una crisis de valores, ¿qué papel ocupa la poesía en este panorama?

Yo creo que todas las épocas son épocas de crisis y cuánto más agudas y más intensas las personas realizan un trabajo crítico y eso es saludable que el mundo. La visión del poeta del mundo debe partir, con independencia de lo que ocurra, de un trabajo previo de investigación y de estudio de la forma y de la palabra, para potenciar la creatividad a base del conocimiento de la lengua porque sino es imposible realizar un trabajo digno con independencia de la época en la que se viva.
La poesía es un arte del lenguaje, una expresión, una afirmación de la capacidad artística del hombre que lo convierte en un ‘elemento’ transmisor de las cosas que le rodean. Para mi, es un acto personal y lo que busco es transmitir lo que veo y lo que siento por medio del lenguaje. La poesía no es solamente la capacidad de creación sino de transmisión de su sentimiento con respecto al mundo.

¿Qué papel tiene la literatura en la historia?

Para mi, en España la parte más considerable de la poesía se produce en la época de Quevedo, Lope de Vega, Góngora, Garcilaso de la Vega, Cervantes.
La literatura tiene la función de guardar la memoria del mundo sometida al lenguaje. Si no existiese la literatura el hombre no sabría nada de si mismo. Estos escritores hablan del hombre de su ficción, su realidad, sus pesadillas, sus sueños…
La poesía es un lenguaje comprometido con el mundo.

¿Qué consejo ofrecería a los jóvenes poetas a los que mencionaba antes?

Procuro decirles que aprendan idiomas para poder leer la poesía en su lengua original porque en las traducciones se pierde toda la sonoridad, se pierde la esencia del autor y así aprender mucho más y conocer más lo que se hace y también conocer la tradición literaria del país originario para conseguir que el artista sea más bravo, más maduro porque en todos los países ha habido grandes poetas y hay que conocer lo que hacen los demás para hacer cosas más permanentes.
Aconsejo al joven poeta para que deje de ser un joven poeta, se convierta en un viejo poeta y se eduque como tal. Para que se conozca y se sepa si tiene repercusión hay que esperar cuarenta años, si lo versos permanecen, ese autor estará siempre en la memoria.
La poesía es una especie de enfermedad de juventud que desaparece (expresa entre risas).

Se le ha calificado como un poeta ‘indignado’, ¿se siente identificado con los movimientos sociales que tienen tal denominación?

Eso ha sido un calificativo de un periodista en Madrid. En abril me preguntaron sobre los movimientos de los jóvenes y para mi es un movimiento muy importante que está ocurriendo en varios países, en Río, París, Nueva York, Roma, Madrid, en las capitales mediáticas del mundo, que refleja la inconformidad de los jóvenes en un escenario económico inquietante.
Cuando yo era joven yo sentía que tenía un futuro. Toda mi generación esperaba realizarse, la afirmación personal para conquistar su lugar en el mundo y ahora yo siento que los jóvenes salen de la universidad y no tienen empleo, ni perspectivas. El mundo ha cambiado de un modo negativo que no muestra expectativas para ellos y de ahí su indignación reclamando su lugar en la vida, su derecho a vivir.
Yo ahora vivo entregado a mi trabajo y a mi poesía que está muy marcada por las sorpresas de la vida, por la pobreza, porque provengo de un país donde existe una gran desigualdad social.
Donde existe miseria, todos los días nacen en las fabelas millares y millares de pobres, desvalidos y esto se ha marcado en mi poesía.

¿Cómo se involucra la realidad de su país en su poesía?

Brasil siempre está presente siempre en mi, y por lo tanto en mi obra.
Mi poesía es una poesía pura, de inspiración asiática, que habla de mi vida y en ella está todo esto que he vivido y vivo y por eso está presente en ello.
Pero yo no creo que la poesía sea un camino único, desde mi punto de vista el poeta debe hablar de su vida, de su experiencia personal. Yo no hablo de los problemas sociales como algo aislado, sino que es un ejercicio multidisciplinar. Es como la Biblia, donde en la casa del Señor hay muchas paradas. Mi poesía es muy diferente.
Cuanto más diferente sea la poesía de cada poeta más importante para el pecunio intelectual, para el legado intelectual de su país y del mundo.

¿Qué le falta por escribir?

Es muy difícil porque hay cosas que no he conseguido decir. Yo siento que a mi me gustaría decir algo que aún no fue dicho pero no se lo que es (entre risas). Soy un poeta incompleto, casi mudo tras escribir casi mil páginas (sigue riendo).

Desde el punto de vista formal volvió a retomar el soneto en un momento en el que la tendencia de los poetas y de sus versos era del verso libre. ¿Por qué?

Ha sido accidental. Uno de mis amigos, compañero de generación, el poeta Joao Cabral, que fue cónsul de Brasil en Barcelona -que fue amigo de Joan Brossa y otros poetas- cuando nos conocimos en los años cuarenta, momento en el que iniciamos una amistad que duraría toda la vida, tenía una poesía muy diferente a la mía, con una gran obsesión formal, celebrado, y la mía era fluvial, oceánica, con influencias de diferentes mundos y entonces él decía que mi era incapaz de escribir un soneto.
Entonces yo comencé a escribir soneto y en ese momento comencé a escribir sonetos y me invitaron a escribir un pequeño libro sobre los mismos y entonces, de repente, el soneto adquirió una gran importancia en mi vida. Fue por eso por lo que yo me interesé por el soneto.
Hay una gran tradición en la historia de la literatura española y portuguesa por el soneto: Góngora, Quevedo y muchos poetas influyentes de latinoamérica se han visto influenciados y han escrito, al igual que los de lengua inglesa siguiendo el ejemplo de Shakespeare, en fin, el soneto es un género imperecedero, pero yo creo que el ‘menos peor’ es una mezcla del verso ‘inspiratorio’, llamado verso libre, mucho más íntimo y tal vez es mi visión más natural.
A mi me interesa desde el poema épico al haiku y por eso he intentado cultivar todos los géneros.

Te puede interesar

carmen quintanilla, quintanilla, semana santa, valiente, maltrato, poema, poesía, baúl, recuerdos, poema, poema, mi corderillo, esther duque, poesía, poema, gaceta castilla y león, pateras, colaboradora, carmen quintanilla, quintanilla buey, carmen quintanilla buey, chaqueta, mota, rota, ropa, broncas, temporadas, solapas, armazón, mi corderillo, esther duque, poesía, poema, gaceta castilla y león, pateras, colaboradora, carmen quintanilla, quintanilla buey, carmen quintanilla buey,

¡ HOY NO !

Hoy no. No me hables de Cataluña, de banderas y de emblemas de protestas y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann