Home / Regional / Los mayores prefieren desplazarse en su vehículo antes que en transporte público
tráfico, conducción, sanción, tristeza, alegría, circulacion, seguridad vial, estadística, conductor, tráfico, seguridad vial, carta directora, directora, opinión, poema, control, velocidad, frontal, bicicleta, turismo, turista, conducir,

Los mayores prefieren desplazarse en su vehículo antes que en transporte público

En 2013 fallecieron en España 1.128 personas en accidente de tráfico ocurrido en vías interurbanas, 173 menos que en 2012, lo que representa un descenso del 13,3 %. Esta cifra es incluso mucho más baja que la de 1960, primer año en que existen estadísticas y el número de vehículos era 30 veces menor.

La mayoría de los grupos de edad han descendido en el número de fallecidos, con la excepción del grupo de edad de 65 a 74 años, en el que han fallecido 10 personas más, lo que supone un incremento del 9 %. Los mayores descensos se han producido en el grupo de 35 a 44 años, donde la reducción de víctimas mortales ha sido de un 25% y el grupo de 15 a 24 años, donde el descenso ha sido de un 20%. Pese a la reducción del número de fallecidos del grupo de 35 a 44 años, esta franja de edad es la que mayor porcentaje de fallecidos aporta sobre el total, 199 fallecidos con un 18%. Los menores de 14 años, con 29 fallecidos, han supuesto el 3% del total de fallecidos.

Las carreteras convencionales siguen siendo las vías donde ocurren el mayor número de accidentes de tráfico, aún así, es la primera vez que baja de 1.000 personas el número de fallecidos en vías convencionales. Concretamente en 2013 fallecieron en estas vías 898 personas, lo que supone un descenso del 12% respecto a 2012. Los fallecidos en autovía (178) se han reducido un 19% y en autopista ha habido 9 fallecidos menos, habiéndose registrado 52.

Seguridad vial de los mayores

Merece especial atención la siniestralidad peatonal en el colectivo de usuarios mayores, especialmente en vías urbanas. El peso de la siniestralidad se concentra en el grupo de peatones, representando los usuarios de 65 años en adelante más de la mitad del total de fallecidos (55%), seguidos por el grupo de pasajeros (25%) y conductores (14%).

Usos del vehículo

Hasta los 75 años el primer motivo de los conductores españoles para desplazarse con su vehículo es el ocio o el turismo. según una encuesta realizada por el Race en la que también se desvela que más del 30% de los encuestados asegura tener poco o nada de conocimiento sobre las nuevas tecnologías de los vehículos (ABS, ESP…).

Por otro lado, también refleja que las situaciones de tráfico que con mayor riesgo son percibidas por los conductores mayores son: conducir bajo condiciones meteorológicas adversas, conducir con mucha intensidad de tráfico y conducir por zonas con muchas intersecciones seguidas.

A medida que avanza la edad, los conductores son menos sancionados, aunque su exposición al riesgo por kilómetro es menor, también su prudencia aumenta.

Envejecimiento normal y conducción

Debemos distinguir aquellas condiciones o déficit relacionados con un envejecimiento normal y aquellas otras relacionadas con enfermedades que aparecen asociadas a la vejez, conocidas como envejecimiento patológico.

Cambios sensoriales

El 90% de la información que procesa un conductor la recibe a través de la visión, por lo que cualquier patología o déficit que impida una correcta visión impedirá una conducción segura. A medida que avanza la edad, se produce un deterioro general del sistema visual, que se manifiesta con un menor rendimiento en los movimientos oculares, una dificultad para la adaptación a la oscuridad, la pérdida de resolución espacial (agudeza visual estática y dinámica), una pérdida de sensibilidad al contraste, problemas de recuperación al deslumbramiento, reducción del campo visual y de la percepción de la profundidad, entre otros. Entre las patologías más frecuentes asociadas a la edad se encuentran las cataratas, la degeneración macular, las patologías de la retina y el glaucoma. Algunas investigaciones ponen de manifiesto la incidencia de estos factores en los conductores mayores especialmente durante la conducción nocturna (Evans, 1987, Owsley 2001, Owens et al, 2007, Wood, 1998). Otras investigaciones, donde han participado de forma experimental conductores mayores, evidencian cómo éstos autorregulan su conducción a sus limitaciones (West et al, 2003). Otro deterioro sensorial asociado a la edad es la pérdida de audición, también conocida como presbiacusia, entre cuyos síntomas de aparición se encontrarían los siguientes: dificultad para escuchar sonidos en zonas muy ruidosas, algunos sonidos parecen muy fuertes, zumbido en los oídos, las voces de otras personas se escuchan de forma poco clara o enredada, etc. Este deterioro progresivo de la capacidad auditiva puede representar algunos problemas para el tráfico, especialmente para los peatones mayores que en muchos casos se siguen guiando por el oído para estimar la proximidad de un vehículo a la hora de cruzar.

También la dificultad de detectar la sirena de un vehículo de emergencia o un vehículo pesado. En este sentido, hay evidencias científicas sobre las diferencias que existen entre la percepción subjetiva de la capacidad y el estado real. Una vez conocido el estado objetivo de la capacidad sensorial (auditiva o sensorial), los conductores adaptan su conducción (Holland et al, 1992).

Cambios cognitivos

Los principales cambios cognitivos que aparecen con la edad están relacionados con un enlentecimiento en el procesamiento de la información, algunos estudios lo relacionan directamente con ese deterioro en la capacidad visual, principal sistema de percepción de estímulos en la conducción (Horswill et al, 2008). Pero es evidente que también se producen cambios a nivel atencional, es decir, en la capacidad de seleccionar aquellos estímulos que son relevantes para la tarea de conducir. Estamos ante una compleja actividad que exige una importante demanda de recursos cognitivos a la vez que una coordinación psicomotriz. Por un lado, exige una atención selectiva o la capacidad de seleccionar la información relevante en el tráfico, por ejemplo fijarse en la señalización para dirigirse a un destino concreto. (Baldock et al, 2007). Por otro lado, interviene la atención divida o la capacidad de simultanear varias tareas a la vez. Por ejemplo, a la hora de efectuar un giro a la izquierda en una intersección, el conductor tiene que evaluar el tráfico (velocidad, distancia, posición) de los vehículos que circulan en todas las direcciones del mismo. Algunas investigaciones relacionan el déficit en la atención de los conductores mayores con su rendimiento en la conducción (Owsley et al, 1998, Brouwer et al, 1990,1991, Wood, 2002). Por otra parte, hay evidencias de algunas estrategias compensatorias que utilizan éstos para evitar situaciones con una alta exigencia de recursos atencionales, como planificar las rutas antes de emprender el viaje, evitar las horas punta de tráfico, reducir el tiempo de conducción nocturna o evitar algunas intersecciones. (Charlton et al, 2006, Canton- Cortés et al, 2009).

Cambios físicos

Los cambios físicos asociados a un envejecimiento normal conllevan una disminución de la capacidad motora y articular. En el caso de los conductores se manifiesta con una menor agilidad motriz en el manejo de los mandos del vehículo, que puede aumentar el tiempo para tomar una decisión. Pero especialmente, se han estudiado los efectos de este déficit en la capacidad de movimientos de giro de cabeza, cuello y nivel cervical. Algunos estudios cuantificaron la incidencia de este deterioro en la conducción, especialmente cuando los conductores tienen que girar la cabeza o mirar hacia atrás (Yee, 1985). Estas capacidades juegan un papel importante en la conducción a la hora de afrontar una intersección, mirar por los espejos retrovisores o ejecutar una maniobra marcha atrás. Otro estudio determinó que los conductores de avanzada edad encontraban mayores problemas en los cruces de 75º o menos (Hauer, 1988). Este déficit está ligado a otras restricciones del campo visual y es por ello que en estudios experimentales donde manipularon la edad de los grupos y la capacidad de movimiento del cuello, los jóvenes tenían mayor capacidad de compensación a la hora de percibir el campo visual aun teniendo el cuello limitado, siendo los conductores más mayores los que más tardaban en ejecutar la tarea y menor capacidad de percepción del campo visual tenían, aun sin la restricción de los movimientos cervicales. (Hunter-Zaworski, 1990). Otras fuentes han evidenciado la influencia de programas de entrenamiento físico en la mejora de las habilidades en la conducción (Ostrow et al, 1992, Porter et al. 2006).

Recomendaciones

Para compensar los cambios que se producen con la edad, y mantener una conducción segura es importante que tenga en cuenta estos consejos:

1. Realice habitualmente ejercicio físico moderado, esto le permitirá mayor agilidad de movimientos al volante.

2. No espere a la renovación del permiso, hágase controles médicos periódicos, especialmente de la visión, al menos, una vez al año.

3. Si toma medicamentos, consulte a su médico o farmacéutico de los efectos en la conducción.

4. Evite conducir cuando hay poca visibilidad, por la noche o con mal tiempo.

5. Evite conducir con mucha intensidad de tráfico.

6. Antes de salir, planifique su ruta, le ayudará a no perderse durante la conducción.

7. Si realiza un viaje largo, efectúe una parada cada hora y media, y manténgase hidratado.

8. En ciudad, valore usar el transporte público.

9. Como peatón cruce siempre por lugares señalizados, y si es por la noche por zonas bien iluminadas.

Te puede interesar

vehículo adaptado, vehículo, alzhéimer, zamora, alzhéimer zamora, vehículo adaptado, diputación zamora, zamora,

Alzheimer Zamora estrena vehículo adaptado

La Asociación de Familiares y Amigos de enfermos de Alzheimer y otras demencias de Zamora …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann