Home / Regional / El reto del envejecimiento en las personas con discapacidad intelectual
esther duque, gaceta castilla-león

El reto del envejecimiento en las personas con discapacidad intelectual

El aumento de la calidad y la mejora de los tratamientos socio-sanitarios ha elevado la esperanza de vida en las personas con discapacidad intelectual, lo que lleva a los expertos a enfrentarse al reto de la atención a través de la innovación

El paulatino aumento de la esperanza de vida, afecta tanto a la población general como al colectivo con discapacidad intelectual. La mejora de los recursos, y en la atención socio-sanitaria han llevado a realizar un análisis sobre cómo y donde atender a cada persona. Entre las opciones que se desarrollaron la de utilizar los recursos residenciales para mayores; algo que se descartó ya que no contaban con los servicios especializados y tampoco se lograba la integración del usuario en el centro. Es por ello que lo que se ha comenzado a desarrollar un nuevo modelo centrado en la persona que se desarrolla desde los propios centros de atención de DI.

Hay que tener en cuenta que muchos de los que cada día acuden o residen en centros especializados lo hacen desde muy corta edad, por lo que es en estos lugares donde también desean envejecer. Algo que ocurre en las personas mayores en la actualidad que, por ejemplo, con 80 años, prefieren seguir viviendo en sus casas el máximo tiempo posible y utilizan los apoyos que se les ofrecen para mantener su independencia, como teleasistencia, ayuda a domicilio o asistente personal, entre otros.

El pasado 7 de julio, la Confederación Feaps expresaba su preocupación “la escasez de recursos residenciales específicos, o incluso las plazas vacías en determinados centros de mayores con dificultades de viabilidad económica, no pueden ser razón para ofrecer servicios y apoyos que no se corresponden con las necesidades de estas personas”

Para este organismos de asociaciones de Personas con discapacidad Intelectual, la solución radicaría en acciones como la que están desarrollando dentro del Proyecto ‘Buena Vejez’, que promueve una atención en servicios centrados en proyectos de vida.

Su objetivo es fomentar, con el protagonismo y la participación directa de cada persona, una vejez activa, rica en experiencias, que posibilite entornos significativos y positivos y evite procesos de institucionalización y abandono.

Caraterísticas

Primero, hay que conocer la realidad de las personas con discapacidad intelectual. Su envejecimiento se produce de forma prematura, a partir de los  45 años (35 en el caso del Síndrome de Down).

Generalmente, el envejecimiento de este sector de la población se asocia a un deterioro cognitivo mayor y a pesar de que la existencia de criterios para confirmar su presencia no son determinantes, y se puede apreciar que en muchos casos existe una progresiva perdida funcional, diferente de la que es propia del envejecimiento normal..

experiencia. El día a día en el Centro de San Juan de Dios en Valladolid y el observar cómo envejecían sus usuarios les llevó a investigar y a comenzar el desarrollo de nuevos servicios destinados a sus personas más mayores.

“Empezamos a ver que había usuarios que trabajaban más despacio, se cansaban más o tenían un mayor deterioro cognitivo y decidimos que era hora  de ofrecer servicios que se adaptasen a ellos”, explica Noemí Silva directora Técnica en el centro de la orden en la capital.  Desde ahí, el proceso de investigación y la apertura de talleres, dentro del área de los centros ocupacionales. Hace tres años comenzaron con 8 usuarios y ahora son 45 los que cada día acuden a los tres talleres dedicados especialmente a ellos.

“Hay que tener en cuenta que  en las personas con discapacidad intelectual el envejecimiento no se produce de la misma manera, no se puede determinar exactamente por la edad, sino por sus necesidades”, explicaba la especialista.

De hecho, según la experiencia adquirida, han sido los propios usuarios los que han pedido incorporarse al programa de forma natural, cuando han visto que su forma de vida era más acorde a lo que desarrollaban sus compañeros.

Noelia apuntaba que “hay por ejemplo, uno de los mayores que lleva aquí desde que hizo la Primera Comunión, esta es su casa, por ello el centro se ha adaptado a ellos”.

En esta unidad conviven personas, divididas en tres talleres según sus capacidades de edades de entre 45 (35 en caso de down como se indicaba antes) y 68 años, con casos, como comentaba Noelia, de entrar en el centro a los 12 años, por lo que de forma natural se entiende que su vejez esté en su ‘hogar’, adaptando y creando infraestructuras especiales. Aunque hay ocasiones en los que los padres se quieren llevar a sus hijos a las residencias de mayores, y en algunas comunidades autónomas cuando llegan a la vejez se opta por las residencias convencionales, la tendencia que están pilotando con éxito centros como San Juan de Dios   centrada en la persona, está siendo la predominante, tratando de mantener en su entorno a las personas, apoyar a las que viven en sus domicilios en los mismos hasta que se pueda, en los tutelados, o en el propio centro.

esther duque, gaceta castilla-león

Un día normal

Ernesto Juesas es uno de los profesionales que lleva trabajando en estos talleres desde su puesta en marcha. Lo primero es recibirlos a todos y celebrar una asamblea. No tienen prisa, cada uno llega cuando termina de desayunar y ya juntos planean qué hacer durante el día. Lo primero actividades de estimulación cognitiva, de adquirir responsabilidades compartidas durante todo el día, acciones de reminiscencia y gimnasia pasiva. Después, tiempo para café, disfrutar y seguir con los talleres hasta las seis de la tarde.

“Ellos mismos son los que marcan las pautas, los que deciden que les apetece, en verano o si hace buen tiempo salir al parque de biosaludables, dar un paseo.. Lo que prefieran”.

Las nuevas instalaciones están especialmente pensadas para ellos, con salas para fomentar  los sentidos y la mente, su propio comedor y su salón.

LOS SENTIMIENTOS

Una de las circunstancias a las que las personas con discapacidad intelectual deben enfrentarse es a la pérdida de sus seres queridos. En el caso de la discapacidad intelectual, eran los padres los que sobrevivían a los hijos, pero el aumento de la esperanza de vida ha hecho que se produzca el efecto inverso, lo que provoca cambios en las realidades de los usuarios de centros como San Juan de Dios. “Cada uno lo lleva de una forma diferente, en muchas ocasiones se quedan solos y nosotros somos su familia”, explicaba Ernesto.

Dentro de las observaciones que han hecho los profesionales se encuentra la circunstancia de que son los más activos y reinvidicativos de San Juan de Dios. “Cuando el transporte debe hacer un cambio en la parada son ellos lo que lo piden, pidieron cambiar la hora de ir a la cafetería para ir en un momento donde estuviera más tranquila… Son los más reivindicativos”, señalaba Juesas.

Otro de los aspectos que destacan es el respeto que el resto de usuarios de San Juan de Dios sienten hacia ellos y su forma de tratarlos, ellos son los ‘veteranos’ de un centro en el que se refleja el cambio demográfico y la aplicación de las nuevas políticas sociales.

Te puede interesar

fundaspe, médula, médula ósea, moteros, motos, león, ayuntamiento león, concentración, discapacidad, domingo, donación sangre, navidad, regio VII, botines, santo domingo, botines, donantes, donantes sangre, manceñido, aurora baza, sangre

Ayuntamiento, Fundaspe y Moteros Solidarios colaboran en una jornada de sensibilización el domingo

Cerca de 30 moteros solidarios participarán el próximo domingo, 26 de noviembre, en una jornada …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann