Home / Regional / Cuando el maltrato lleva ‘arrugas’ en el alma
gaceta castilla y león, maltrato, esther duque, violencia género

Cuando el maltrato lleva ‘arrugas’ en el alma

Frente a la vulnerabilidad del maltrato, el miedo, los estereotipos sociales, la educación y la dependencia económica y emocional actual están las mujeres mayores que denuncian, las asociaciones que las apoyan y el cambio en la ley promovido desde las administraciones

Dentro de la violencia de género hay un colectivo que apenas se visibiliza, uno especialmente vulnerable por estar en el umbral de sus vidas, el de la tercera edad. Ellas han normalizado ese maltrato y apenas se dan cuenta de que lo sufren. La vergüenza es un factor muy importante: qué dirán los vecinos, el entorno familiar, etc. y es lo que les frena a la hora de poner la denuncia. Además, no quieren ser una carga más para sus hijos, por lo que callan y aguantan. La mayoría depende  económicamente de sus parejas, lo que les crea una incertidumbre mayor sobre cuál será su situación tras la separación o divorcio al tener una educación tradicional basada en el “aguantar” y en el “callar” porque es lo que “hay que hacer”.

María (nombre ficticio) de 77 años, había sufrido malos tratos durante toda su vida. Con tres hijos, dos de ellos apoyaban al padre y minusvaloraban el dolor que ella sentía, diciéndole que aguantara. Esta mujer tenía dinero y propiedades, que pasó a gestionar su marido tras la boda como propias, porque era lo que se hacía, y sus vástagos los que trabajan para él. El cabeza de familia que  “le hizo creer que estaba loca. Que se inventaba el hecho de que su vecina fuese su amante, que veía la noche cuando era de día y a la inversa. Ella acudió al médico para ser tratada, realmente se creyó que no estaba bien, y fue su especialista de cabecera el que la animó a venir hasta la asociación. Porque las primeras veces acudía con un brazo roto, con moretones que tenían una ‘lógica explicación’, con depresiones…, ‘síntomas’ que hicieron que los profesionales del centro se pusiesen en alerta y actuasen”, explica Ascensión Iglesias Redondo, presidenta de la asociación Plaza Mayor de Salamanca, que ‘da la cara’ para que el testimonio de las víctimas se oiga y que explica que “realmente la colaboración de las personas que trabajan en los centros de salud es primordial para detectar los malos tratos. Ellos son los que están en contacto con la víctima, los que ven si acude varias veces por golpes, dolores, son unos grandes aliados para las mujeres”.

Cuando llegó a la calle Arco (sede de la agrupación) de Salamanca en 2013 no quería denunciar, sólo divorciarse para acabar con el sufrimiento. No de-seaba escándalos ni más movimientos. La psicóloga de la asociación le recomendó que le diese la noticia en presencia de toda la familia, por si su comportamiento se volvía agresivo con el anuncio y así fue. Delante de sus tres hijos y su hija política tuvo la reacción esperada a un maltratador que llevó a la familia a llamar a la policía y finalmente denunciar los hechos.

Ahora, tras un año desde la primera visita, ella tiene una nueva vida. Es feliz, apoyada especialmente por uno de sus hijos y por su hija política que fue su puntal desde que detectó la situación. Divorciada, reside en su casa, porque era suya, llevando lo que siempre quiso: una existencia tranquila, tejiendo y disfrutando de los años. Él lejos de ella ya sólo es una sombra del pasado. “Admiro profundamente a las mujeres mayores que dan el paso” , explicaba la presidenta de la organización que también recordaba uno de sus primeros casos. El de una mujer muy mayor sentada en un banco de la Alamedilla que lloraba desconsolada y se desahogó con la primera persona que le preguntó que le pasaba, “algo que sucede cuando sientes tanto dolor dentro y te encuentras tan vulnerable que sólo necesitas desahogarte”.  Esa voz que la escuchó la llevó hasta la asociación y allí consiguió liberarse de aquella situación, de aquel maltratador, que le convirtió la vida, hasta más de los 70 años, en un infierno. “La pena fue que el dolor que tenía dentro era tan grande que sólo dos años después falleció”, explica con un brillo y emoción en los ojos indescriptible Ascensión.

La asociación

‘Plaza Mayor’ fue una de las primeras organizaciones en la región que comenzó a trabajar con las víctimas de violencia de género. nació en 1986 con la única misión de ayudar y fue el embrión de una federación que en 1987 llegó a todas las ciudades de la comunidad, excepto Soria y a algunos de los grandes municipios de Castilla y León.

No se trata de una agrupación de mujeres, sino de personas que apoyan a las mujeres maltratadas. “Somos un recurso necesario. Hay que pensar que cuando una persona acude a un edificio público lo primero que tiene que hacer es idenficarse, dar su carné y decir a qué servicio va. Sólo eso ya, hace que las mujeres se pongan muy nerviosas y que sientan rechazo por acudir a estos lugares. Nosotros, desde nuestro piso, en el que no se piden datos, más que los fundamentales después de un primer encuentro para poder establer un contacto, ofrecemos esa seguridad, y esa tranquilidad del anonimato. Algo fundamental para una persona que va ha abrirse y contar algo tan fundamental como ésto”.

A esto añadía el hecho de que muchas en algunos casos ni siquiera son “conscientes” del maltrato, o acuden a la sede por otros motivos “encubiertos” como hacer voluntariado y que llevan en el fondo, a descubrir que son realmente personas maltratadas.

maltrato, esther duque, violencia género, gaceta castilla y león
El 25 de noviembre se constituyó el observatorio único regional compuesto profesionales de todos los ámbitos sociales, educativos, y administrativos, que pretende atender de una forma coordinada y única en tareas de detección, actuación, sensibilización, educación y prevención

Observatorio

Según previsiones de la OMS (Regional Office for Europe 2011: VIII), el número de casos de maltrato en las personas mayores puede verse incrementado en el futuro, teniendo en cuenta que Castilla y León experimenta un rápido envejecimiento lo que deriva a la puesta en marcha de nuevos mecanismos de defensa de los derechos de las mujeres. Actualmente, los datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Castilla y León a fecha 30 de septiembre de 2014, indican que en la región 2.477 víctimas con atención policial activa, es decir, atendidas y protegidas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de las que 71 mujeres tienen mas de 65 años, de las cuales 69 son españolas. Datos que hay que no reflejan el número total de mujeres mayores que están sufriendo malos tratos, sino que reflejan las que han denunciado y reciben apoyo, por ejemplo, dentro de los Servicios Sociales, hay 1.600 dentro del sistema, de las cuales, menos de la mitad han presentado denuncia.

“No hay un perfil, ni un mayor número casos por la crisis, ni por época del año. Los violentos ejercen su maltrato y punto”, explicaba Iglesias Redondo que también dejaba claro que “muchas veces la sociedad los trata como enfermos, pero no lo son. Si una persona sufre algún tipo de patología sería violento con todo el mundo. Pero en el caso de los maltratadores no ocurre ésto. Ellos pueden ser seres encantadores con el resto del mundo, seres a los que los que los rodean admiran y sin embargo, ser brutales con la persona con la que comparten sus vidas. Eso no es estar enfermo eso es ser un ser violento. A alguien que mata a su vecino no se le considera enfermo, sino asesino. Pues esto es, salvando las distancias, igual”.

La presidenta de Plaza Mayor explica también la sorpresa que la sociedad experimenta cuando son “supuestamente” mujeres independientes y con recursos las que sufren maltratos.

Casos de abogadas, médicos, profesionales inteligentes que sufren maltrato “porque hay algo básico que no se tiene en cuenta y son los sentimientos. Las víctimas quieren a sus parejas, están enganchados a ellas y a la esperanza de que cambien y eso es lo más duro para ellas. Por eso no quieren denunciar, esperan que con tratamiento psicológico, que con algún tipo de herramienta dejen de pegarlas o insultarlas. Este es el aspecto más costoso de tratar, y con el que la psicóloga trabaja de una forma más intensa. Sólo cuando se  desenganchan emocionalmente es cuando están preparadas para denunciar”.

Para desarrollar acciones coordinadas y efectivas, analizar la realidad social, el 25 de noviembre, Día Internacional  contra la Violencia de Género se constituyó un observatorio un único que aborda cuestiones de género, la convivencia escolar y las agresiones al personal de los centros sanitarios y que está formado por representantes de las consejerías competentes en cada sección, de las entidades locales de Castilla y León, de los sindicatos, patronal, delegación del Gobierno, y universidades públicas de la Comunidad.

En lo que respecta a la Sección de Género del Observatorio, reunida el mismo día, la consejera de Familia, Milagros Marcos, explicaba el modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ que la Junta de Castilla y León se ha marcado como reto y ha presentado una guía informativa y de sensibilización que trata de ayudarlas, pero también a su entorno, a identificar las señales de alerta y a detectar de forma temprana un caso de violencia de género.

Según Marcos, con las medidas tomadas se logrará “ofrecer una atención integral a las víctimas, hará que se genere confianza y que las afectadas sepan que hay personas en los servicios sociales y en otros organismos que les pueden acompañar y que están ahí para ayudar”.

Poco después en el Teatro Principal de Zamora se realizaba el acto institucional regional de esta jornada conmemorativa con el que se reconoció el trabajo en la lucha contra la violencia de género de la Asociación Mujeres en Igualdad de Zamora; la Oficina de Asistencia a Víctimas de Delitos (Ministerio de Justicia); la Policía Municipal de Zamora; a título póstumo, al guardia civil José Antonio Domínguez Aveledo; al Equipo Mujer-Menor de la Guardia Civil, Emume, y a la Unidad de Prevención, Asistencia y Protección a Mujeres Víctimas de Violencia de Género del Cuerpo Nacional de Policía.

poder judicial. El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción, ha suscrito un convenio de colaboración con la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, para que los jueces de la comunidad y los profesionales de los servicios sociales compartan en tiempo real información completa sobre los casos  que se produzcan en Castilla y León que facilitará sentencias y medidas cautelares mejor adaptadas a cada mujer que denuncia el maltrato.

Actualmente un total de 226 hombres de Castilla y León cumple condena en prisión por haber cometido algún delito relacionado con la violencia de género, lo que supone el 4,1 por ciento del conjunto de presos juzgados por este motivo a nivel nacional que ascienden a 5.520. El número de internos, con lugar de residencia en la Comunidad Autónoma a fecha del pasado 30 de septiembre, es similar al que había a finales del año pasado (229) e inferior a los 259 registrados a 31 diciembre de 2012 y a los 272 en diciembre de 2011. Además, el acuerdo firmado  supone también un avance en la formación jurídica y social de las personas que trabajan con las víctimas tanto a nivel judicial como desde la Gerencia de Servicios Sociales.

“Los cambios en la Ley son fundamentales, y todos los que se están realizando son realmente positivos. En los últimos años se han dado pasos de gigante. Algo que no ocurre con la sociedad, que aún no tiene una conciencia clara”, explicaba Ascensión que entiende que la solución pasa por la educación desde las primeras etapas de la vida, “no solo con tutorías sino aplicando la igualdad en el día a día de los colegios, de las familias, o del lenguaje”, explicaba sobre los avances legislativos logrados la presidenta de ‘Plaza Mayor’.

Recursos

Castilla y León dispone de  un amplio dispositivo de recursos que pueden ser utilizados por la víctima o por su entorno para dar a conocer un caso de violencia de género desde el teléfono 012 de la Junta, el teléfono 016 del Gobierno central, el 091 de la Policía Nacional, el  112 en caso de emergencia, los CEAS o las secciones de Mujer en cada una de las provincias y asociaciones como Plaza Mayor. Ante cualquier síntoma: denuncia.

Te puede interesar

india, viaje, predif, unesco, india, viaje, pablo pascual, violencia, violencia género, cermi, cermi, mujer, discapacidad, congreso, premios once, fundación once,india, viaje, predif, unesco, india, viaje, pablo pascual, violencia, violencia género, cermi, cermi, mujer, discapacidad, congreso, premios once, fundación once,

La Junta da un nuevo paso para facilitar la participación de las personas con discapacidad en itinerarios de inserción laboral con subvenciones de 1,5 millones de euros para apoyos a vivienda y a la vida independiente

Podrán ser beneficiarias de estas subvenciones las entidades sin ánimo de lucro que estén llevando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann