Las bondades de ser peludo

Regula la temperatura, ofrece protección, ayuda a eliminar toxinas… Las funciones del pelo en los mamíferos son múltiples y diversas

Alina Gabriela Monroy-Gamboa y Sergio Ticul Álvarez-Castañeda/CIBNOR/DICYT 

Una característica única de los mamíferos es poseer pelo, pero seguramente has visto otros animales que no son mamíferos como orugas, tarántulas, pseudoescorpiones, entre otros, que tienen pelo. Entonces, ¿también son mamíferos? No, las estructuras que presentan los invertebrados no son pelos verdaderos, en realidad son extensiones de su exoesqueleto formados por quitina, que tienen una función táctil a los que se les llama tricobotrios.


Los pelos de los mamíferos están formados por hebras de proteína fibrosa (queratina), material que se encuentra en piel, uñas y pelo. Cada uno crece dentro de un folículo, que es una fosa pequeña con forma de bolsa en la dermis (piel). El pelo tiene dos partes principales, la raíz ubicada dentro del folículo capilar (parte viva) y la segunda es el tallo que es la parte visible (no viva) y se divide en tres capas. De adentro hacia afuera está la médula, donde se encuentran áreas llenas de aire, que sirven como aislante térmico. La corteza, en la que están los pigmentos y la cubierta tegumentaria, que contiene estructuras que protegen al pelo.


Los pelos pueden ser de diferente tamaño, grosor, extensión y color. Aunque la coloración de todos los mamíferos son variaciones de la intensidad, croma y tono de los colores amarillo y rojo. O la ausencia total de color que es el blanco. Hay especies que parecen de color negro, pero son de un marrón muy oscuro. Los encargados de dar coloración son los pigmentos, la melanina de tonalidad marrón oscuro y la xantofila con tonos rojo y amarillo. La coloración cumple varias funciones, desde el camuflaje para pasar desapercibidos, esconderse y cazar con más facilidad; hasta los aposemáticos, con patrones claramente visibles y notorios, para ahuyentar a los depredadores. También tiene connotaciones sexuales o diferencia entre sexos, más conspicuos en los machos que en las hembras; hasta para señalización entre especies gregarias o termorregulación de las que viven en ambientes de temperatura extrema.


Una de las principales funciones del pelo es la regulación de la temperatura, debido a que es aislante térmico y varía dependiendo del hábitat de las especies. En especies con distribución de temperaturas extremas frías, el pelo se puede presentar en forma de lana (pelo muy denso y retorcido) como en las ovejas. En estas especies, es también más clara la diferencia entre “pelos de guarda o cubierta” y de “bajo piel o borra”. El primero es un pelo largo generalmente áspero grueso, híspido y con una médula muy amplia. Su función es la de proteger al individuo de las inclemencias del tiempo como lluvia, nevadas y viento. El segundo es un pelo por lo general corto, muy fino y denso cuya finalidad es la preservación de la temperatura corporal. En el caso de muchas especies acuáticas este pelo es prácticamente impermeable, lo que permite mantener seco el cuerpo del individuo, aunque parezca húmedo externamente, como en las nutrias o en mamíferos marinos, que les ayuda a mantener su temperatura cálida a pesar de estar en agua gélida.


El pelo de los mamíferos se puede modificar de diferentes formas, principalmente para protección física, como defensa o agresión. El pelo se modifica aumentando la queratina, haciéndolo más rígido y fuerte, a estos se les llaman espinas, siendo más gruesos y duros. El caso más representativo son los diferentes puercos espines. También hay los mal llamados cuernos que son un cúmulo de pelo altamente queratinizado sin una médula ósea (característica de los cuernos verdaderos). El más conspicuo en estos casos es el de los rinocerontes. La segunda variación es la sensorial donde se modifican como vibrisas o bigotes, son por lo general pelos extra largos ubicados en el rostro y cabeza, especializados en detectar al contacto físico en sitios con visibilidad nula o muy limitada, es el caso de mamíferos acuáticos en aguas turbias como los castores, nutrias, focas y leones marinos, o con hábitos nocturnos que les ayuda a determinar los espacios u obstáculos en la oscuridad total, como el caso de felinos o roedores.


Otra función interesante es la desintoxicación, por ejemplo, se sabe que los peces que viven en temperaturas bajas concentran altas cantidades de amoniaco, al ser consumidos por los mamíferos marinos, éstos ingieren el tóxico y lo acumulan en el pelo, proceso que también sucede con diferentes metales pesados y otros tóxicos, por lo que, al deshacerse del pelo mediante la muda, desechan el exceso de tóxicos. En las hembras monotremas (ornitorrincos y equidnas) al carecer de pezones, el pelo del área donde secretan la leche, sirve como guía conductor para que la cría pueda amamantarse.


El folículo del pelo tiene varias estructuras asociadas una de las más fascinante puede ser el músculo horripilador o de erección del pelo. Este músculo tiene la capacidad de erectar el pelo. La erección del pelo se asocia con dos eventos principales. El primero es el de aumentar el colchón de aire entre la cubierta de pelo y la piel, por lo que al ser el aire un mal conductor de la temperatura sirve para poder aislar de una mejor manera el cuerpo (el humano puede sentir trabajar estos músculos cuando hace frío, principalmente en los brazos). El segundo, es una reacción a un exceso de adrenalina, cuando el organismo tiene una descarga inesperada de adrenalina este músculo se activa y los pelos se erectan. Una de las funciones más aceptadas es que al producirse esta erección se da la apariencia de que el tamaño de individuo es más grande, lo que se interpreta como una expresión visual de intimidación al oponente para evitar el encuentro físico, sucede en prácticamente todas las especies de mamíferos en menor o mayor grado (en la vida cotidiana, es fácil de ver en perros y gatos domésticos).


Los folículos pilosos contienen glándulas sebáceas que producen aceites cuya función es la de mantener el pelo en buenas condiciones para que pueda cumplir con sus funciones y se conserve sedoso, flexible, impermeable y limpio. En especies asociadas principalmente al agua la cantidad de glándulas es proporcionalmente mayor y es frecuente que el individuo se acicale para tener una distribución homogénea de las grasas o aceites en todo el cuerpo. Los casos extremos son las sifacas (especie de lémur) o los colugos que poseen los incisivos de la mandíbula en forma de peines. El acicalamiento también tiene una función sanitaria al eliminar piojos y liendres o conductual por cuidado parental, jerarquía social o cortejo, como en los primates.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s